Mujer denuncia, $629 dólares por una curita en la sala de emergencias

Los elevados costes de los tratamientos médicos en las salas de emergencias no se explican y, en muchas ocasiones, están inflados

Guía de Regalos

Mujer denuncia, $629 dólares por una curita en la sala de emergencias
Sarah Kliff recibió una factura de 629 dólares por una band-aid.

Sarah Kliff, reportera de salud de Vox Media, recibió recientemente una factura de la sala de emergencias de $629 dólares, por lo que ella describe  “una curita entregada en una sala de emergencias”.

Sarah Kliff decidió investigar y denunciar los excesivos costes de las salas de emergencia.
Sarah Kliff decidió investigar y denunciar los excesivos costes de las salas de emergencia.

Toda la experiencia la hizo preguntarse qué podría haber detrás de un cargo tan excesivo por algo que podría haber hecho por sí misma en casa.

Por ese motivo se puso a investigar y escribió una historia sobre una factura de $25,000 dólares por una resonancia magnética. “Eso solo sucede en Estados Unidos”, publicaba en Twiter.

Dado que los registros médicos y las facturas, se mantienen en secreto, Sarah y Vox Media piden ayuda para que puedan estudiar de dónde provienen estas extrañas tarifas ocultas. Si tiene facturas médicas las puede hacer llegar para que investiguen.

Las facturas de las salas de emergencias son un misterio ya que intervienen los costes de otras partes, como proveedores, hospitales y seguros médicos. Cada uno de estos grupos determina sus costos, por lo que, a menudo, hay muchos costos ocultos asociados con la visita a la sala de emergencias.

Uno de los más elevados es el transporte  en una ambulancia, que puede costar miles de dólares por un recorrido que, en la mayoría de ocasiones, dura menos de una hora.

Otra razón por la cual las facturas pueden ser tan altas es porque un hospital cobra por todo.

Si ingresas para obtener algunos puntos de sutura, se te cobrará por cualquier cosa, desde un suero por vía intravenosa hasta una aspirina.

Un esguince o distensión es el diagnóstico más común en la sala de emergencias.

Un estudio publicado por PLOS ONE encontró que el tratamiento de las distensiones y los esguinces en una sala de emergencias podría costar hasta $ 24,000 dólares.

Por esto, la próxima vez que te lastimes un tobillo, tal vez quieras pensar si el viaje a la sala de emergencia es realmente necesario.