Glúteos a la carta

¿Estás planeando agrandar tu retaguardia? Ten en cuenta esta información

Guía de Regalos

Glúteos a la carta
Los expertos aseguran que antes de hacer cualquier cambio drástico en el cuerpo, es recomendable hablar con un sicólogo./Shutterstock

Lucir unos glúteos firmes y voluminosos se ha convertido en casi una obsesión entre muchas mujeres, porque al parecer la moda de los traseros voluminosos está aquí para quedarse. 

Y como con ejercicios y dieta no es suficiente para alcanzar ciertos objetivos, son cada vez más quienes recurren a la ayuda de un cirujano para diseñarse una retaguardia perfecta.

El doctor Hooman Khorasani, director del programa dermatológico, cosmético y de cirugía de la Escuela de Medicina Icahn, en el Hospital Mount Sinai, reitera que entre las opciones más populares actualmente figura el aumento de glúteos al estilo brasileño (Brazilian butt lift) que se realiza a través de una lipo-inyección en los glúteos.  

“Durante este proceso se agregan injertos grasos que se extraen del propio paciente. Esta grasa se obtiene de otras zonas del cuerpo, como la espalda, la cadera y el abdomen, y luego de un paso de purificación se seleccionan las células de grasa que luego son inyectadas en los glúteos. Los candidatos ideales para someterse al aumento de glúteos brasileño son personas que poseen una cantidad considerable de grasa en su cuerpo”, añade.

Khorasani detalla que otro método a disposición son los implantes de silicona, que se insertan a través de una intervención quirúrgica en la que se realizan incisiones pequeñas. “Este proceso es similar al que se hace con los implantes de senos y requiere de anestesia general”, explica el especialista.

Una tercera opción es Sculptra que ayuda a mejorar la textura y apariencia de esta parte del cuerpo.  

“No hay que hacer cirugía. Se inyecta un producto especial que aumenta el colágeno para hacer lucir la piel más tersa. Esta es una sustancia sintética, que el cuerpo absorbe sin efectos secundarios”, concluye Khorasani .

Cirugía en tu país de origen

El proporcionado trasero, que por lo general lucen las hispanas de forma innata, ha servido de inspiración a mujeres de las más diversas naciones para someterse a este tipo de procedimientos. Sin embargo, son las mismas latinas quienes forman el grupo más grande de mujeres que entra al quirófano con el propósito de aumentar el volumen de sus glúteos y la tendencia sigue en ascenso.  

En este sentido, al doctor John Mesa, cirujano plástico cosmético de origen colombiano, y que tiene oficinas tanto en Manhattan como en  Nueva Jersey, le preocupa que las hispanas viajen con frecuencia a sus países de origen para realizarse procedimientos quirúrgicos sin tomar precauciones, pensando sólo en el bajo costo del proceso.

“Un aspecto que generalmente no se tiene en cuenta cuando se considera hacerse cirugía plástica en el exterior, es el costo relacionado con el manejo de las complicaciones. Toda cirugía, incluyendo la plástica, tiene sus riesgos. El cirujano plástico que asegure que su procedimiento ‘no tiene riesgos’ o que ‘no se va a complicar’  está mintiendo o no opera”, explica Mesa.

 “Por esta razón, a todos los pacientes a los que se les van a realizar una cirugía, se les solicita firmar el consentimiento quirúrgico. Los pacientes latinos deben sumarle este costo oculto al costo total de la cirugía plástica en el exterior”, agrega.

Mesa asegura que aunque hay muchos pacientes que se han realizado cirugías plásticas en Latinoamérica con éxito, y a menor costo en comparación a los Estados Unidos, otros pacientes no han tenido la misma suerte e incluso han perdido la vida.

“Cuando un paciente latino o americano se realiza una cirugía plástica con un cirujano plástico certificado por el Consejo de Cirugía Plástica en un quirófano acreditado por las agencias federales como el AAAASF o JCAHO, se le están garantizando los más altos estándares de seguridad que existen en el mundo. Este nivel de seguridad desafortunadamente a veces no se ve en nuestros países”, concluye.

Los doctores también alertan sobre los peligros de someterse a alguno de estos procedimientos, como el riesgo de que el implante se mueva de lugar, en caso de elegir esa técnica; las hemorragias, cicatrices, infecciones y peligros propios de la anestesia general. También existe la posibilidad de que se produzcan moretones, coagulaciones y un desigualdad en los glúteos.

Lo que debes tener en cuenta previo al proceso

  1. Aspecto sicológico. Los expertos aseguran que antes de hacer cualquier cambio drástico en el cuerpo, es recomendable hablar con un sicólogo con el fin de evaluar las razones por las que se tomó la decisión y para adecuar la mente a los posibles resultados.
  2. Historial médico. Es vital informar al doctor sobre cualquier condición médica y si toma medicamentos hablar de esto y discutir junto al doctor las expectativas y el impacto que podría tener en su salud en general.
  3. Estilo de vida. Los expertos recomiendan, además, previo a este proceso ingerir alimentos que incluyan proteínas y vitaminas como la ‘C’ que puede contribuir a una mejor cicatrización. Si fuman también podrían recomendar suspender este hábito durante el proceso.