Capturan a Ana Isabel Treviño, la jefa “Zeta” del noreste de México

Ana Isabel Treviño Morales es hermana del "z40"

Guía de Regalos

Capturan a Ana Isabel Treviño, la jefa “Zeta” del noreste de México
Ana Isabel Teviño, líder "zeta" en el norte de México. PGR
Foto: PGR

Monterrey, México – Las fuerzas de seguridad mexicanas capturaron a Ana Isabel Treviño Morales, jefa del Cártel del Noreste (CDN) en Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con Estados Unidos, informaron hoy fuentes oficiales.

“En cumplimiento de una orden de aprehensión, policías de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas detuvieron anoche a Ana Isabel Treviño Morales“, acusada de un secuestro cometido en noviembre del año pasado, precisó la fiscalía estatal en un comunicado.

Ana Isabel es hermana de Miguel Ángel y Omar Treviño Morales, alias Z40 y Z42, respectivamente, y líderes de la organización criminal Los Zetas, ambos recluidos en prisiones mexicanas en espera de su extradición a Estados Unidos.

Tras la captura de los hermanos Treviño, la organización quedó en manos de su sobrino José Francisco “Kiko” Treviño, quien rebautizó a Los Zetas como Cártel del Noreste.

Kiko Treviño fue capturado por las autoridades estadounidenses en Houston en septiembre de 2016, lo que llevó a Ana Isabel Treviño Morales a asumir el control de Nuevo Laredo, en el nororiental estado de Tamaulipas, la urbe más importante para la organización criminal.

Ana Isabel “se ha caracterizado por tener el control de diversas actividades vinculadas a la trata de personas, el contrabando, el tráfico de personas, la extorsión y el secuestro, entre otros ilícitos, así como de ejercer desapariciones forzadas y homicidios”, destacó la fiscalía.

Formado en 1999 con militares desertores, Los Zetas nacieron como un brazo armado del Cártel del Golfo, pero en marzo de 2010 rompieron con esa organización y desde entonces han perpetrado numerosas matanzas en su lucha por ganar territorios.

Entre ellas, la masacre de 72 indocumentados en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010 y el asesinato en 2011 de 27 campesinos en la región guatemalteca de Petén.