El fantasma de la tragedia se reaviva en Bali ante la alerta máxima por el volcán Agung

Hace 54 años la erupción del coloso dejó más de 1,500 muertos

Guía de Regalos

El fantasma de la tragedia se reaviva en Bali ante la alerta máxima por el volcán Agung
La turística isla de Bali está en alerta máxima por la inminente erupción del volcán Agung, inactivo desde enero de 1964.
Foto: EFE

“Mi corazón todavía late fuerte cuando pienso en 1963”, dice a la BBC Wayan Sudana.

Él es uno de los sobrevivientes de la erupción del volcán Agung en la isla de Bali hace 54 años, el cual mató a más de 1.500 personas y forzó la evacuación de otras 75.000.

Este domingo las autoridades de Indonesia elevaron al máximo la alerta por el “riesgo inminente de un desastre” debido a la erupción de ese mismo monte que estaba inactivo desde enero de 1964.

Además, este lunes cerraron el aeropuerto y ordenaron la evacuación de 100.000 personas, la primera desde aquella devastadora erupción.

La BBC habló con tres sobrevivientes de aquella catástrofe.

“Como bombas explotando”

“Todavía recuerdo con claridad todo lo que pasó. Nada se borró de mi memoria“, dice Sudana, al explicar por qué no quería ver imágenes de archivo de la erupción de 1963.

I Nengah Nese, en cambio, se sorprende al ver los videos de aquel entonces: “¡Es tal cual como se veía!”, exclama.

Era un niño cuando el monte Agung entró en actividad y tuvo dos grandes erupciones, el 17 de marzo y 16 de mayo de 1963.


“¡Es tal cual como se veía!”, dice I Nengah Nese al ver imágenes de archivo de la erupción que vivió de niño 54 años atrás.

“La montaña estaba en erupción. Había una nube enorme arriba de la montaña. Y entonces la nube cayó sobre la tierra como escombros”, dice. “Sonó como una cantidad de bombas explotando”.

Recuerdo señalar al cielo y preguntarle a mi padre qué era. Pensé que era un oso. Mi padre me dijo que era una tormenta”, agrega Nese.

También tiene la imagen vívida de que “el río se llenó de lava”, lo que usualmente se llama lahar.

“Estoy preocupada”

Ketut Sari recuerda el miedo que le provocó la erupción: “Habían cenizas calientes sobre todo mi cuerpo”, cuenta.


Ketut Sari es una de las 100.000 personas evacuadas por las autoridades de Indonesia y una sobreviviente de la erupción de 1963.

Y continúa: “Usé un balde para cubrir mi cabeza de las rocas que caían del cielo”.

Sari dice estar sintiendo otra vez el mismo temor: “Por eso evacué y vine para este refugio”.

“Estoy preocupada de que la nube negra venga de nuevo y las rocas caigan sobre mí”.

Nese, en cambio dice no tener miedo “a otra erupción”: “Ya viví esto”.

“Le pedí a las autoridades que no me evacuaran de mi casa. Soy una persona mayor. Puedo vivir o morir, no me preocupa“.