Esto convierte a una mosca en un verdadero peligro

Transportan gérmenes que van recogiendo y propagando por los lugares donde viajan. Lo que hasta ahora no se sabía es cuántos microbios pueden viajar en una mosca. La respuesta es que son muchos más de lo que creíamos

Guía de Regalos

Esto convierte a una mosca en un verdadero peligro
Los pelos en el cuerpo de las moscas atraen bacterias.
Foto: Pexels

Se sabe que las moscas transportan gérmenes que van recogiendo y propagando por todos los lugares donde viajan.

Esto no es una sorpresa considerando que para reproducirse, suelen colocar sus huevos en lugares como basura, excrementos o animales muertos.

Por eso nos horroriza cuando uno de estos insectos se posa en nuestro plato de comida.

Lo que hasta ahora no se sabía es cuántos microbios pueden viajar en una mosca.

La respuesta, afirma un equipo de científicos, es que son muchos más de lo que creíamos.

La mosca doméstica y el moscardón, dos de las especies más comunes de mosca, pueden albergar más de 300 bacterias distintas, según un análisis de ADN publicado en la revista Scientific Reports.

Y la mayoría de estos microbios, dicen los investigadores, pueden propagar enfermedades en humanos, incluidas infecciones intestinales, sepsis y neumonía.

Tal como mostraron los experimentos del estudio, las moscas pueden propagar bacterias de un lugar a otro en sus patas, tarsos y alas.

De hecho, dicen los científicos, con cada paso que da una mosca puede transferir bacterias vivas.

“La gente tenía cierta noción de que hay patógenos que pueden ser transportados por las moscas, pero no se conocía hasta qué punto esto es cierto o el alcance en que ocurre esta transferencia”, le explicó a la BBC el profesor Donald Bryant, de la Universidad Estatal de Pensilvania, uno de los autores del estudio.

Propagación en brotes

Los científicos utilizaron técnicas de secuenciación de ADN para estudiar una colección de microbios que se encuentran dentro y sobre los cuerpos de la mosca doméstica (Musca domestica) y el moscardón (Chrysomya megacephala).

Descubrieron que la mosca doméstica, que se encuentra en todo el mundo, puede albergar 351 tipos de bacteria.

El moscardón, que se ubica en climas más calientes, transporta 316.

Un gran número de estos patógenos son transportados por ambos tipos de mosca.

El profesor Bryant afirma que quizás las autoridades de salud pública no han dado suficiente importancia a las moscas como un elemento de propagación de enfermedades.

“Creemos que este estudio puede mostrar un mecanismo de transmisión de patógenos que ha sido ignorado por los funcionarios de salud pública”, dice.

“Y las moscas pueden contribuir a la rápida transmisión de patógenos en situaciones de brotes de enfermedades”.

“Esto realmente te hará pensar dos veces antes de comerte esa ensalada de papas que ha estado descubierta durante tu día en el campo”, agrega.

Para el estudio los investigadores analizaron el microbioma de 116 moscas domésticas y moscardones de tres continentes diferentes.

Además de detectar y caracterizar el grupo de los gérmenes encontrados dentro de los estómagos de los insectos, los científicos también analizaron el contenido microbiano de cada parte individual del cuerpo.

Descubrieron que las patas eran responsables de la transferencia de la mayoría de los organismos microbianos de una superficie a otra.

“Las patas y alas muestran la mayor diversidad microbiana en el cuerpo de la mosca, lo que sugiere que las bacterias usan a las moscas como trasbordadores aéreos”, dice Stephan Schuster, director de investigación de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, quien también participó en la investigación.

“Quizás la bacteria sobrevive su viaje creciendo y propagándose hacia una nueva superficie. De hecho, el estudio muestra que en cada uno de los cientos de pasos que da una mosca deja tras de sí un rastro de una colonia microbiana”, agrega.

Utilidad

Esto, sin embargo, no quiere decir que las moscas sean inútiles.

Los científicos creen que estos insectos pueden actuar como sistemas de advertencia temprana de enfermedades o incluso como “drones vivientes” que pueden ser enviados a espacios confinados para buscar microbios.

De hecho, las moscas podrían ser liberadas de forma intencional como drones bióticos autónomos en espacios pequeños o grietas y, cuando se las vuelve a capturar, se puede obtener información sobre cualquier material biótico que han encontrado”, explica Stephan Schuster.

Las moscas domésticas son conocidas por sus malos hábitos de higiene y se sospecha que propagan una serie de enfermedades humanas, animales y vegetales.

Los moscardones son una de las especies más comunes de mosca que suelen encontrarse en animales muertos.

También son comunes en áreas urbanas y a menudo se les encuentra cerca de plantas procesadoras de carne, vertederos de basura y mataderos.