Activistas exigen protección para “Dreamers” y “tepesianos” frente al Capitolio

El futuro de los "Dreamers" es otro frente de batalla ante el posible cierre del gobierno

Guía de Regalos

Activistas exigen protección para “Dreamers” y “tepesianos” frente al Capitolio
Activistas e inmigrantes de varios estados acudieron a Washington.
Foto: María Peña

WASHINGTON— Con los puños enrojecidos por el frío, más de mil activistas de todo EEUU exigieron este miércoles que el Congreso apruebe medidas para proteger a los “Dreamers” y a los “tepesianos”,  y más de un centenar de ellos fueron arrestados por la policía del Capitolio en lo que tildaron como el mayor acto de desobediencia civil en la historia del movimiento pro-inmigrante.

La protesta y acto de desobediencia civil frente al Capitolio se llevaron a cabo dos días antes de que el gobierno agote sus fondos y los demócratas, republicanos, y la Casa Blanca se mantienen en polos opuestos sobre cómo evitar un cierre del gobierno pasada la medianoche del próximo viernes.

Provenientes de estados como California, Nueva York, Nueva Jersey, Alabama, Arizona, Illinois, Florida, Texas, y toda el área de la capital estadounidense, los manifestantes ondeaban banderas de EEUU, México o Colombia y gritaban consignas como “Si se puede”, “Trump, escucha, estamos en la lucha”, “Ningún ser humano es ilegal”, y “Queremos un Dream Act ahora”.

Algunos, al borde de las lágrimas, continuaban gritando consignas y aplaudiendo mientras alrededor de 183 activistas y líderes religiosos se dejaron arrestar por la policía del Capitolio y fueron trasladados a varias furgonetas.

La “tepesiana” nicaragüense, Eugenia Sandoval, viajó desde Lancaster, Pensilvania con el grupo “Make the Road Pensilvania” porque la Administración eliminará en enero de 2019 el TPS para inmigrantes como ella, quien emigró hace 19 años.

La “tepesiana” nicaragüense de Pensilvania, Eugenia Sandoval, perderá su permiso del “TPS” en enero de 2019. Foto: María Peña/Impremedia

“Vine a apoyar a los Dreamers y a los del TPS. Tengo toda una vida en este país, y queremos que el presidente (Trump) resuelva esta situación que él creó”, dijo Sandoval, de 49 años.

Por su parte, el “tepesiano” salvadoreño José Candelario Segovia,  consideró que “no sería justo” que el gobierno quite el “TPS” para los 190,000 salvadoreños “porque tenemos muchas necesidades, trabajamos, y no le pedimos limosna a nadie”.

El “tepesiano” salvadoreño, José Segovia, dijo que se quedará en EEUU aún si le cancelan el “TPS”. Foto: María Peña/Impremedia

“Vivimos sufriendo los inmigrantes en este país, trabajando, luchando duro. Si no renuevan el TPS, yo me quedo con o sin TPS y si me sacan, vuelvo a venir“, dijo Segovia, quien emigró de San Miguel en 1998.

A Karina Ruiz, una “Dreamer” mexicana de Phoenix (Arizona), el “DACA” se le vence en enero de 2019 y, según explicó,  está “con mucha ansiedad” por lo que le depare el futuro.

La “Dreamer” mexicana de Arizona, Karina Ruiz, tiene temor a ser separada de sus hijos nacidos en EEUU. Foto: María Peña/Impremedia

“Soy mamá, tengo tres hijos ciudadanos y mi mayor miedo es que me separen de ellos. Queremos un Dream Act antes de fin de año, que nos ayude a nosotros a y nuestros padres, no es justo que los discriminen, aterroricen y pongan en peligro”, dijo Ruiz.

El colombiano Luis Gil, de “Make The Road NY”, dijo que la lucha por los “Dreamers” apenas comienza. Foto: María Peña/Impremedia

El colombiano Luis Gil, de “Make The Road New York”, dijo que esta protesta “es apenas el comienzo de una larga lucha por los Dreamers, para lograr su legalización, porque tenemos que abrir los corazones de la gente dura”.

Una fiesta ecuménica

La protesta contó con la participación de líderes demócratas del Congreso, representantes de las comunidades de fe de musulmanes, judíos y cristianos, y líderes de grupos cívicos, empresariales y sindicalistas, que exigieron la legalización de los cerca de 700,000 “Dreamers” que perderán su protección bajo el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, a partir de marzo de 2018.

Además pidieron una ley que legalice a los más de 320,000 “tepesianos” amparados al “Estatus de Protección Temporal” (TPS), que la Administración Trump ha comenzado a desmantelar.  Los demócratas han propuestos sendas medidas para legalizar a ambos grupos, pero éstas se encuentran estancadas en el Congreso.

La protesta adquirió un aire de fiesta cuando, momentos antes de los arrestos, el cantante salvadoreño, Lilo González, entonó con su guitarra una canción bilingüe sobre la dignidad de los inmigrantes.

El cantante salvadoreño, Lilo González, entonó canciones de apoyo a los “Dreamers”. Foto: María Peña/Impremedia

A unos cuantos pasos, una pareja de vendedores ambulantes hacía una venta loca de camisetas, afiches y botones alusivos a la protesta.

¿Habrá cierre del gobierno?

La protesta en el Capitolio se produjo en víspera de la reunión que sostendrá el presidente Donald Trump con líderes demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso para negociar un acuerdo que evite un cierre del gobierno.

El pasado 28 de noviembre, los principales líderes demócratas del Congreso, el senador Chuck Schumer, y la legisladora Nancy Pelosi, boicotearon la primera reunión porque, horas antes, Trump los atacó en Twitter y acusó de ser “débiles” contra el crimen y la inmigración ilegal.

Trump repitió su acusación hoy al indicar que es muy posible que haya un cierre del gobierno al amanecer sábado y, si ocurre, será culpa de los demócratas por insistir en incorporar a la ley de gastos el pleito del “Dream Act”.

Los demócratas en realidad están viendo algo que es verdaderamente peligroso para nuestro país. Están viendo como cerrar (el gobierno)… quieren que los inmigrantes ilegales se desborden en nuestro país, trayendo el crimen, tremendas cantidades de crímenes. No queremos tener eso”, dijo Trump en la Casa Blanca, repitiendo algunos de los ataques que hizo durante la contienda de 2016.

Los demócratas replican que los republicanos controlan ambas cámaras del Legislativo y la Casa Blanca, y son ellos los que pueden aprobar medidas para impedir la parálisis del gobierno.

Si ocurre un cierre,  el gobierno congelaría las operaciones “no esenciales” y despediría a centenares de miles de empleados públicos,  aunque mantendría las relacionadas con la seguridad y la defensa nacional, el control del tráfico aéreo, “Medicare” y el “Seguro Social”.

Sería el segundo cierre parcial de la burocracia federal desde octubre de 2013, que también ocurrió por pugnas partidistas.

Los republicanos, que ya capearon una crisis similar en agosto pasado, han propuesto financiar al gobierno hasta el próximo 22 de diciembre, para dar tiempo a continuar las negociaciones.

Urgencia y angustias

Los principales líderes republicanos del Congreso, el senador Mitch McConnell y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, han insistido en que “no hay prisa” para aprobar una medida que corrija el “DACA”, porque Trump les ha dado hasta el 5 de marzo de 2018 para encontrar una solución consensuada.

Además, muchos republicanos insisten en que cualquier solución para los “Dreamers” debe incluir medidas para la seguridad fronteriza, el combate a las “ciudades santuario” y una reforma migratoria que otorgue visas en base a “méritos” y no la reunificación familiar.

Los “Dreamers” y grupos afines han destacado que para esa fecha, unos 22,000 jóvenes habrán perdido sus permisos bajo “DACA”, y todos correrán el riesgo de la deportación cuando venzan sus permisos.  Además aseguran que los “Dreamers” no pueden ser “moneda de cambio” o pieza de negociación a cambio de un muro fronterizo.

La “Dreamer” mexicana, Yesenia Timoteo, viajó desde Salt Lake City (Utah) porque quiere un “Dream Act” sin ataduras que incluya a sus padres, “que son los Dreamers originales y me trajeron a un país que me ha dado tantas oportunidades”.

La “Dreamer” mexicana de Salt Lake City (Utah), Yesenia Timoteo, culpó al presidente Trump por la crisis actual. Foto: María Peña/Impremedia

Hay muchas familias que van a sufrir porque sus parientes van a ser deportados y van a tener una Navidad dividida… El presidente Trump es el culpable de todo esto: quiere recortes de impuestos que saldrán de las contribuciones de los inmigrantes, de los Dreamers, y si es posible tener esa ley de taxes (sic), ¿Por qué no va a haber una ley que nos ayude?”, advirtió.