Un Gringo Feliz en la Feria Internacional de Guadalajara (FIL) 2017

De México, con orgullo, al mundo

Guía de Regalos

Un Gringo Feliz en la Feria Internacional de Guadalajara (FIL) 2017
FIL en Guadalajara.
Foto: Sofía Zermoglio

Aquí me encuentro otra vez en la FIL, La Feria Internacional del Libro de Guadalajara, evento del libro magistral en todo el mundo.

Agéndese: los profesionales, de 9 a 5 del lunes al miércoles después del Thanksgiving USA; público en general todos los demás días y horarios durante 10 días. Año tras año. Libros y nuevos “contenidos” en todas sus formas, habidos y por haber. Ya es un rito para miles de bibliófilos empedernidos.

En mi caso, ver algo de fútbol americano, guardar los restantes del pavo en el freezer, despedir (o llevar) a la familia, y subirme para luego bajarme del avión con esperanzas – otro año- de ver todo y a todos.

¿Quiénes estarán, van a faltar, quién sigue de pie, o ha tirado la toalla, ha muerto o ha sido matado como un creciente número de editores, periodistas, y jóvenes normalistas? Uno llega a la FIL navegando el tráfico tapatío, los hoteles “sold out”, los taxistas y el señor del Uber; el ir y el venir del día a día.

La FIL es una de las ferias de libro más grandes del mundo –el mayor del libro en español del planeta. Llegamos para recargarnos las baterías con cada nuevo pasillo, encuentro y reencuentro.

En el FIL todo es novedad, es rebaja, es descuento, es negocio, es color. El editor cubano, centroamericano, argentino, colombiano, chileno, español y del mundo árabe: todos con sus manjares de libros nuevos e historias que contar, todos haciendo business.

Llego, llagamos miles y miles de gentes y agentes, distribuidores y transportistas; y de repente, sentimos que somos quienes somos y a la vez somos otros.

En mi caso particular, un gringo echándose chile en todo – serranos, poblanos, pasillos, jalapeños, de árbol- ándale con la sopa de tortilla jugo verde de desayuno, el filete y el medallón de almuerzo; los totopos, molcajetes y moles desbordando mi plato de tarde y noche.

Y de ahí los libros. Miles de libros. Libros, libritos y librazos. “Los libros más pequeños del mundo”. Los mejores bestsellers y los peores ladrillos; todos expuestos, entremezclados, ordenaditos, carísimos y baratos. Y no paro. No paramos. Comemos como bestias. Tomamos copas. Celebremos los autores. Soñamos. Leemos y escuchamos nuevos poemas, canciones, discursos, reportajes. Bajamos otra chela. Jícama con más chile. Elote con cremita. Café bueno y malísimo.

Libros que nos descosen el alma, textos infinitos que nos abrazan, ilustraciones hermosos y chocantes, acentos de todo el planeta. OH-MY-GOD… qué lindo es esto. Una feria para caminarla. Todo chocante… y todo en su lugar.

De repente siento que soy uno con este ambiente. Que he aprendido algo nuevo. He salido de lo cotidiano. Alimentado, satisfecho, y orgulloso. Contemplo. Refino y me refino. Qué editor más simpático y pequeño. Qué multinacional más pulpo y descarado. Qué restaurante más bonito y qué atún más fresco. Chin! Qué bigote más extravagante. Qué niña más preciosa y qué señora más culta. Qué escaparate al mundo más impresionante. Por Dios… qué país más sufrida y más hermosa.

Qué linda es la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.