7 cosas que impactan positivamente a un orgasmo

Hay cosas no sexuales que pueden hacer que lo alcances o no
7 cosas que impactan positivamente a un orgasmo
Llegar al orgasmo puede depender de factores externos.
Foto: Shutterstock

Tanto hombres como mujeres, a pesar de vivir su sexualidad de una manera distinta, tienen como objetivo llegar al orgasmo cuando tienen relaciones sexuales; algunos métodos pueden resultar arcaicos y poco románticos, pero así lo puede llegar a meritar la acción.

Además de todos los recursos sexuales de los que puedes echar mano, según la ciencia, hay determinados factores aleatorios que pueden influir para que una pareja llegue o no al orgasmo.

En seguida te decimos cuáles son esas pequeñas cosas que pueden hacer el que tú y tu pareja gocen al máximo del sexo y por ende, puedan alcanzar un orgasmo.

Sexteo

Un estudio publicado recientemente por Archives of Sexual Behavior encontró que las mujeres que vivían orgasmos con frecuencia eran más propensas a hacer llamadas o correos electrónicos candentes a su pareja. También pedir en el momento lo que quieres vivir en la cama hará que llegues más rápido.

Comunicación

Además del conocido “lenguaje sucio”, es muy importante comunicar lo que estás sintiendo en ese momento. También está comprobado que el decir “Te amo” durante el acto sexual provoca que se llegue al cúlmen del mismo.

Autoestima

Sentirse satisfecho con tu cuerpo es un gran factor que influye para alcanzarlo.

Expectativas

Muchas veces, nos dejamos llevar por lo que vemos en el cine o la televisión, y en ocasiones, no hay nada más lejano a la realidad. Llegar al orgasmo es cuestión de aprendizaje y mientras más concentrado estés en el momento, te será más sencillo experimentarlo.

Cómo se encuentra tu relación

Aunque no lo creas, la satisfacción que tengas sobre tu relación puede influir en si se alcanza o no el orgasmo.

Tu anatomía

La distancia entre el clítoris y la abertura urinaria puede influir en la posibilidad de vivir un orgasmo.

La edad

Está comprobado que a una mujer de mediana edad le es más sencillo alcanzar un orgasmo que a cualquier veinteañera.