¿Oprah para presidenta en 2020?, la sola idea entusiasma a progresistas contra Trump

Aunque muchos apoyarían una candidatura de Oprah, otros aconsejan cautela
¿Oprah para presidenta en 2020?, la sola idea entusiasma a progresistas contra Trump
La posible candidatura de Oprah en el 2020 ha desatado debates.

WASHINGTON – Oprah Winfrey tiene fama, fortuna y credibilidad, y algunos demócratas, ya asqueados con casi un año de la “era de Trump” y sedientos de victorias, creen que la empresaria y estrella de Hollywood podría sacar de la presidencia a Donald Trump en 2020. Su bando ha hecho poco por acallar las conjeturas.

Winfrey, de 63 años, ofreció un emotivo discurso en contra del acoso sexual durante la ceremonia de premios de los “Globos de Oro” el domingo pasado, que no sólo le valió una ovación del público sino que ha alimentado esperanzas para que se postule a la presidencia en dos años.

Oprah ha negado tener ambiciones presidenciales, y el presidente Donald Trump dijo hoy que la conoce “muy bien” y no cree que ella se lanzará a la contienda en 2020 pero que, si lo hace, él le ganaría.

Competir con Oprah, “será muy divertido”, dijo a los periodistas durante una reunión con líderes del Congreso en la Casa Blanca.

Al recibir el premio “Cecile B. deMille” por su exitosa trayectoria –la primera afroamericana en recibirlo-, Winfrey dio un mensaje de apoyo contundente al movimiento “#MeToo” contra el acoso sexual de las mujeres.

“Quiero que todas las niñas viendo esto ahora sepan que un nuevo día está en el horizonte. Y cuando ese nuevo día finalmente surja, será por muchas mujeres magníficas, muchas de las cuales están aquí en este salón esta noche, y unos hombres muy fenomenales, luchando duro para ser los líderes que nos conduzcan a un tiempo en el que ya nadie más tenga que decir ‘yo también’”, dijo Winfrey.

El discurso, pronunciado cual arenga política, puso de pie a numerosas estrellas de Hollywood, un reconocido bastión de causas progresistas que, sin embargo, el año pasado tembló por el escándalo de acoso sexual de mujeres.

Nacida en una zona rural de Mississippi de una madre soltera, en un hogar tan pobre que a veces Oprah vestía ropa hecha de sacos de papa. Pero con el tiempo, y su innato talento en los medios, creó un multimillonario imperio desde el cual está dejando su huella en el cine y la televisión, en la lucha por la justicia social, y en el campo de la filantropía.

Por ello, el asunto de una posible candidatura sigue dominando hoy en programas de televisión y las redes sociales, con miles de mensajes de apoyo y etiquetas de “#OPRAH”, “#MeToo” y “TimeIsUP”, por parte de progresistas.

Según la revista “Forbes”, Oprah tiene una fortuna calculada en $2,800 millones, y el programa televisivo que lleva su nombre es uno de los de mayor audiencia.

Varios actores, entre éstos Meryl Streep y Tom Hanks, y algunos líderes demócratas, han alentado a Oprah a postularse a la presidencia –tiene altos índices de popularidad en las encuestas-, pero es poco probable que lo haga, debido en parte al intenso escrutinio que supone una contienda.

De hecho, también han surgido comentarios y burlas ultraderechistas que hacen alusión a su raza negra y estereotipos de que los afroamericanos son unos “mantenidos”, además de imágenes de Oprah junto al productor de cine, Harvey Weinstein, quien cayó del pedestal en Hollywood por múltiples acusaciones de acoso sexual de mujeres.

Al igual que Trump, Oprah también tiene una carrera en televisión pero carece de experiencia política, lo que podría perjudicarla frente a los votantes, según Ezra Klein, editor de “Vox.com”.

¿Presidenta Winfrey?

Oprah ha descartado en el pasado postularse para cualquier cargo público pero su pareja sentimental, Stedman Graham, dijo al diario “Los Angeles Times” que si el pueblo quiere que Winfrey se postule a la presidencia, “ella lo haría absolutamente”.

La delegada demócrata estatal de Maryland, Ana Sol Gutiérrez, dijo a este diario que su candidatura “sería interesante”, y reconoció que su partido tiene que afilar su estrategia para recuperar el control del Congreso en noviembre próximo, y la Casa Blanca en 2020.

Para ello, claro está, necesitarán un candidato presidencial con carisma, mensaje y agenda progresista que pueda entusiasmar y movilizar a la vasta coalición de votantes jóvenes, mujeres, minorías e inmigrantes que conforman su base.

Aunque los demócratas ya empiezan a evaluar posibles candidatos para desbancar a Trump, algunos progresistas urgen cautela.

En declaraciones a este diario, Mónica García, subdirectora de prensa de Latino Victory Fund”, dijo que, contrario a Trump, Winfrey tiene muchos méritos, pero consideró que es prematuro hablar de una posible contienda.

“A diferencia del presidente Trump, Oprah es multimillonaria por mérito propio, ha sido transparente sobre su pasado y ha demostrado ser una líder eficaz. Aún más importante, encarna una calidad esencial del liderazgo de la cual Trump carece por completo: la empatía”, dijo  García.

“Oprah sería una fuerte adversaria para Trump, pero es probable que estemos sobreanalizando su cautivante discurso”, agregó.

Por su parte el columnista de “Slate”, Osita Nwanevu,  señaló que Winfrey es elocuente,  tiene fortuna y un historial de éxitos, y su discurso en el Beverly Hilton contra los males del racismo y el patriarcado ha sido más franco que el de la mayoría de políticos.

“Desde luego todas estas son cualidades que la harían una candidata altamente convincente para un electorado que querrá pasar página a la presidencia de Trump. Pero también debería ser obvio que estas cualidades hablan poco de su capacidad para presidir una nación que afronta un conjunto de crisis tan complejas como intratables”, observó.

En las redes sociales, algunos votantes demócratas también señalan que ser famoso no es sinónimo de tener la aptitud necesaria para ser presidente, y como prueba mencionan al propio Trump.

El editor y fotógrafo David Marks, tachó de “absurdas” las especulaciones de que Oprah pueda postularse, y también aconsejó cautela.

“Su retórica en los Globos de Oro fue divina, salió de la boca de otra leyenda de Hollywood y, aunque emotiva, no pasó la prueba de aptitud presidencial… quiero una mujer que preste servicio (como presidenta), pero que también sepa lo que eso significa”, dijo.

“No estoy buscando a una actriz que pueda pronunciar un discurso bien escrito y diseñado para los millones que queremos sacar de (la Casa Blanca) a otra leyenda de Hollywood. Busco desesperadamente a un ejecutivo que pueda gobernar el país”, afirmó Marks.

?>