Dictamen sobre “DACA” complicaría avances para legalizar a “Dreamers”

Trump y sus aliados conservadores en el Congreso condenaron el fallo del juez federal
Dictamen sobre “DACA” complicaría avances para legalizar a “Dreamers”
Legisladores y "dreamers" piden una solución para DACA. EFE

WASHINGTON— Un dictamen judicial que frena el desmantelamiento de “DACA” podría complicar las negociaciones en el Congreso para un eventual acuerdo que proteja a los “Dreamers”, mientras el presidente Donald Trump reiteró este miércoles que no habrá ley “sin muro”.

El dictamen del juez federal William Aslup, del tribunal de distrito de San Francisco (California), ordena a la Administración Trump a que reanude el procesamiento de la renovación de permisos de los “DACAmentados”, mientras se resuelven los litigios pendientes.

El fallo de anoche aplica tanto a los que no cumplieron el  plazo para renovar sus permisos de DACA en octubre pasado como a los que tienen permisos con fechas de vencimiento más allá del próximo 5 de marzo, fecha tope que dio Trump para que el Congreso dé una solución permanente.

Trump se reunió ayer con 25 legisladores demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso para acercar posiciones sobre cómo salvar “DACA”  en  un “proyecto de ley de amor” que, simultáneamente, aumente la seguridad fronteriza con medidas como la construcción del muro.

Durante una conferencia de prensa conjunta con la primer ministro de Noruega, Erna Solberg, Trump reiteró hoy su exigencia de que cualquier acuerdo sobre “DACA” tiene que incluir fondos para el muro. Su Administración le ha pedido al Congreso $33,000 millones, de los cuales $18,000 millones serán destinados al muro.

“Cualquier solución tiene que incluir el muro, porque sin el muro, no sirve”, afirmó.

Horas antes, Trump y sus aliados conservadores en el Congreso condenaron el fallo del juez federal, que tacharon como ejemplo del disfuncional sistema judicial del país.  La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, lo calificó de “indignante”.

“Solo demuestra a todos cuán fallido e injusto nuestro sistema de cortes es, cuando el lado opositor en un caso (como DACA) siempre corre al Noveno Circuito y casi siempre gana, antes de ser revertido por tribunales superiores”, se quejó Trump en Twitter.

Por su parte, el senador republicano por Texas, John Cornyn, dijo que el fallo es, a primera vista, “sin sentido” y “salvajemente equivocado. Si el presidente Obama pudo crear el programa de acción diferida, desde luego que el presidente puede deshacerlo, o terminarlo”.

El portavoz del Departamento de Justicia, Devin O’Malley, dejó entrever que la Administración apelaría el fallo ante un tribunal superior, que podría suspender o anularlo.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no comenta sobre litigios pendientes, y una portavoz de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) dijo a este diario que “aún no tienen  información” sobre cuáles serán sus próximos pasos.

“Un acuerdo sobre DACA ya tenía pocas probabilidades antes del fallo judicial. Ahora se vuelve aún menos probable ahora que le da a los negociadores otra razón para dejarlo para más tarde”, dijo a este diario David Bier, analista político del Instituto Cato.

¿Hay o no hay urgencia?

Antes del fallo, la mayoría de los republicanos había insistido en que no hay prisa para lograr un acuerdo, debido al plazo de marzo próximo impuesto por Trump.

Para los demócratas y activistas pro-inmigrantes en todo el país, sin embargo, hay urgencia porque, suponiendo que los “Dreamers” puedan renovar sus permisos de dos años, “DACA” sigue siendo un parche temporal.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, advirtió de que un fallo a favor de la Administración dejaría a todos los “Dreamers” de vuelta en la zozobra actual.

“Permítanme ser muy claro: el dictamen de anoche de ninguna manera disminuye la urgencia de resolver el asunto de DACA. En esto, estoy de acuerdo con la Casa Blanca, que dice que el dictamen no reduce la obligación del Congreso para abordar este problema ahora”.

La senadora demócrata por California, Kamala Harris, también urgió al Congreso a “actuar de inmediato”, porque los “Dreamers” no pueden vivir con la zozobra de cambiantes fallos judiciales.

El dictamen de Alsup no resuelve que DACA “es un arreglo temporal para un problema que urgentemente necesita una resolución real. Sólo el Congreso puede eliminar la incertidumbre de los Dreamers”, dijo por su parte, Ben Monterroso, director ejecutivo de “Mi Familia Vota”.

Negociaciones a puerta cerrada

Algunos de los legisladores implicados en las negociaciones, entre ellos Cornyn y el coautor del “Dream Act”, el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, programaron una reunión con funcionarios de la Administración para discutir un cronograma para las pláticas.

En la reunión con Trump, acordaron cuatro componentes: una solución al “DACA”; seguridad fronteriza, incluyendo el muro; la eliminación de la “lotería de visas”, y el fin de la “inmigración en cadena, es decir el sistema de visas de reunificación familiar.

Si bien la legalización de los Dreamers tiene amplio apoyo de la opinión pública, incluso entre conservadores y votantes de Trump, no hay consenso sobre lo que debe incluir la medida, y si debe formar parte o no de acuerdo presupuestario para evitar un cierre del gobierno el próximo 19 de enero.

Fuentes legislativas demócratas, que pidieron el anonimato, confirmaron hoy a este diario que hay un abismo entre ambos partidos sobre DACA y los gastos fiscales de este año, lo que hace temer un cierre del gobierno.

Los demócratas están bajo presión de su base para que el “Dream Act” esté incluido en un acuerdo presupuestario, porque una medida de obligada aprobación es su única “palanca” en las negociaciones.  Los republicanos redujeron por uno su mayoría en el Senado, a 51-49, y necesitarán los votos de los demócratas para cualquier medida presupuestaria.

Muchas vías para DACA

A los proyectos de ley para ayudar a los “Dreamers” se sumó hoy uno presentado por cuatro líderes conservadores y que, según grupos como “America’s Voice”, “United We Dream”,  el “Centro para el Progreso Estadounidense” y la “Unión de Libertades Civiles de EEUU”, supone la propuesta más radical y anti-inmigrante sobre el tapete.

Esa legislación, “Securing America’s Future Act”, contiene todos los elementos que desde años exigen los grupos ultraconservadores contra los inmigrantes, con o sin papeles, y su único objetivo es torpedear las frágiles negociaciones, según los activistas.

Sobre la radical propuesta, uno de sus autores, el presidente del Comité Jurídico de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte, explicó que no está dispuesto a apoyar una vía especial hacia la legalización y ciudadanía de personas que entraron ilegalmente al país, “porque no es justo” para los que “hacen cola” por una visa.

En cambio, su medida es “más justa” porque les permite renovar sus permisos mientras buscan opciones vigentes para la “tarjeta verde”, argumentó Goodlatte.

De todos los proyectos de ley, sin embargo, el “Dream Act” es el de mayor alcance. para los jóvenes “DACAmentados”.