Peruana demócrata dará réplica en español a discurso de Trump

La delegada estatal de Virginia emigró del Callao en 1998 y el martes tendrá un papel estelar a nivel nacional
Peruana demócrata dará réplica en español a discurso de Trump
Elizabeth Guzmán juramentó el pasado 10 de enero como miembro de la Cámara de Delegados de Virginia. Foto: Amanda Maglione

WASHINGTON— La “era de Trump” ha sido sinónimo de retrocesos para los hispanos, y éstos deben usar su voto para exigir cambios, afirmó este lunes la delegada estatal de Virginia, Elizabeth Guzmán, quien ofrecerá mañana la réplica en español al discurso sobre el “Estado de la Unión” del presidente Donald Trump.

Hace apenas 19 días, Guzmán prestó juramento como una de las dos primeras latinas elegidas en la Cámara de Delegados de Virginia, y el Partido Demócrata la escogió para responder en español al primer discurso de Trump ante el Congreso sobre el “Estado de la Unión”.

En entrevista con este diario, Guzmán confesó estar nerviosa porque, “una cosa fue hacer campaña contra un candidato republicano, y otra es hacer un discurso en horas de máxima audiencia para responderle al presidente Trump”.

“Con tantos legisladores hispanos en el Congreso, me sorprendió que me escogieran a mí… agradezco la oportunidad y quiero aprovechar para que el pueblo hispano a nivel nacional me conozca, y después hacer una reflexión de las cosas que el presidente Trump ha hecho en el último año”, precisó.

El “estado” de los latinos

“Creo que el estado de los latinos ha sido muy malo, porque tenemos a un presidente que constantemente margina a la comunidad con sus comentarios despectivos cuando se refiere a nosotros, y a las minorías en general“, observó Guzmán.

Su discurso mañana, de entre 8 a 10 minutos, abordará asuntos como la retórica y las políticas de Trump, en particular el desmantelamiento de “DACA” y el “Estatus de Protección Temporal” (TPS), y un apoyo para que los “Dreamers” puedan legalizarse.

“Estos jovencitos se han creado en este país, contribuyen, y no es justo que vivan con tanta incertidumbre”, enfatizó.

La delegada estatal de Virginia, Elizabeth Guzmán, pide aprobación del “Dream Act” y más ayuda a México. Foto: Amanda Maglione

Además, en vez de gastar $24,000 millones en un muro fronterizo que “no va a solucionar las cosas”, Trump debe ayudar a México a combatir a “la mafia de los “coyotes” y al crimen organizado, que “se hacen millonarios con el sufrimiento humano”, aconsejó.

Si todos los hispanos hubiesen votado en 2016, Trump quizá no sería presidente, y los latinos “deben mostrar su fuerza política en las urnas y exigir cambios”, aseguró.

El 2018 es “un buen momento para los demócratas porque el presidente Trump nos está ayudando. La gente está prestando más atención a por quién vota, y qué les ofrecen los candidatos”, observó.

Una invitación de ensueño

Guzmán siempre quiso conocer en persona a la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pero jamás imaginó que recibiría una llamada suya directamente.

“Me felicitó por el trabajo en mi campaña, por salir adelante, que estaba orgullosa de mi, y después me dijo que el liderazgo decidió de forma unánime invitarme a dar la respuesta al presidente Trump” en el Capitolio, explicó la delegada del distrito 31 de Virginia.

Cuando Guzmán llamó a sus tres hermanos al Perú para compartir la noticia, las redes sociales ya se le habían adelantado, pero “están muy contentos y orgullos de mi, y me envían buenos deseos”, dijo.

En un comunicado, Pelosi calificó a Guzmán como una “respetada líder cívica” que, además de creer “en la promesa del Sueño Americano… ha sido una líder vital e implacable para los que no tienen voz”.

De esta forma, el Partido Demócrata busca trasladar su mensaje de empoderamiento de las mujeres -que se han postulado a cargos públicos en niveles históricos desde 2016-, los inmigrantes y las minorías.

La respuesta en inglés la dará el legislador demócrata por Massachusetts, Joseph Kennedy III,  nieto del ex fiscal y exsenador de Nueva York,  Robert F. Kennedy,  asesinado en 1968. También es sobrino nieto del exsenador Edward M. Kennedy (1932-2009) y del expresidente John F. Kennedy (1917-1963).

Kennedy, de 37 años,  dará su respuesta, con simbolismo intencional, desde una secundaria vocacional técnica en Fall River, una ciudad pobre a una hora al sur de Boston, y ante una audiencia compuesta de estudiantes, hijos de inmigrantes, y una comunidad de extracción obrera.

Su arribo en 1998

Con una visa de turismo y un futuro impredecible, Guzmán emigró del Callao en 1998 como madre soltera de una menor.

Aunque contaba con un certificado de secretaria bilingüe en su país, Guzmán primero tuvo que trabajar día y noche para pagar el alquiler de un diminuto apartamento y para el sustento de su familia.

Guzmán obtuvo la residencia permanente mediante el matrimonio y ahora, como madre de cuatro hijos, reparte su tiempo entre su oficina en Richmond, su profesión como trabajadora social en el gobierno local de Alexandria, y las actividades extracurriculares de sus hijos menores en Dale City.

Su ascenso social en EEUU no fue fácil ni rápido, pero tuvo “buenos mentores y jefes” que la alentaron a emprender su educación superior.

Guzmán obtuvo un diplomado en Administración de Oficinas del Colegio Universitario del Norte Virginia; una licenciatura en Protección Civil en la Universidad de Capella, una maestría en Administración Pública de American University, y otra en Trabajo Social de la Universidad del Sur de California.

En noviembre pasado, Guzmán, y la salvadoreña-estadounidense Haya Ayala, ganaron sendos escaños contra rivales republicanos en la Cámara de Delegados de Virginia, en una contienda en la que los demócratas arañaron 15 de los 100 escaños en ese órgano de la Asamblea General.