Veterano deportado que regresó al país irá este martes al discurso anual de Trump

Marco Chavez pasó 15 años exiliado luego de ser deportado tras servir en las Fuerzas Armadas. Su presencia en el Congreso de los Estados Unidos pretende generar apoyo para un proyecto de ley que regresaría a cientos de sus compañeros a este país
Veterano deportado que regresó al país irá este martes al discurso anual de Trump
Marco Chavez regresó al país en diciembre luego de 15 años de haber sido deportado por un delito que ya habría quedado muy atrás de haber tenido la ciudadanía, como en realidad le correspondía por su servicio (Foto: proporcionada por Hector Barajas)

Por primera vez, un veterano previamente deportado de Estados Unidos estará presente dentro del Capitolio junto a los mismos políticos que dicen poner por encima de todo el bienestar de los individuos que se alistan en las Fuerzas Armadas Estadounidenses.

Marco Chavez, de 45 años, acompañará a la congresista de Los Angeles Nanette Barragán al Discurso sobre el Estado de la Unión que pronunciará este martes el presidente Donald Trump.

La presencia de Chávez servirá para elevar el perfil de su caso y de cientos más que, como él, fueron deportados a pesar de tener el derecho legal a la ciudadanía tras servir en las fuerzas militares estadounidenses.

“Quiero que mis colegas (en el Congreso) sepan que esto está ocurriendo y hagan algo, que haya movimiento sobre proyectos de ley que están pendientes para resolver esta injusticia“, dijo la Congresista Barragán en una entrevista con La Opinión.

En diciembre de 2017 Chávez regresó por primera vez en 15 años a los Estados Unidos  y ahora está en Los Ángeles, ciudad a la que su familia inmigró cuando él tenía apenas seis meses de edad.

Había nacido en México y cuando llegó a la mayoría de edad, se alistó en la Infantería de Marina como residente legal permanente.

En 2002 fue convicto de crueldad contra un animal y deportado. Los residentes legales pueden ser deportados y su residencia rescindida si con hallados culpables de una amplia gama de delitos que la ley migratoria considera “felonías agravadas” (término legal).

Este lunes, Chávez voló a Washington para convertirse en el primer veterano previamente deportado en presenciar un discurso de “State of the Union“, ante un presidente y una clase política que dice apreciar el sacrificio de los soldados de este país.

La Unión de Libertades Civiles (ACLU) ha verificado la existencia de al menos 239 veteranos deportados, en su mayoría personas que cometieron un delito después de su servicio militar y que a pesar de tener derecho a la ciudadanía, fueron deportados al ser solamente residentes legales.

La congresista Barragán dijo que sus colegas “pro-militares” deben dejar de hablar y comenzar a actuar.

“Necesitamos acción”, apuntó. “Muchos inmigrantes se alistan a nuestras fuerzas armadas, sirven honorablemente y hasta van a la guerra y luego regresan con problemas de estrés postraumático, cometen un solo error y terminan deportados”.

En el último año, varios congresistas han visitado a los veteranos deportados que se organizaron en la ciudad fronteriza de Tijuana y han presentado proyectos de ley para ayudar a su situación o intervenido para que la Administración de Veteranos les de servicios.

Barragán misma presentó un proyecto de ley “El Camino a la ciudadanía para los veteranos, HR 3563″, que permitiría el regreso de veteranos deportados y se aseguraría que militares activos de las Fuerzas Armadas no abandonan el servicio sin entender sus opciones de naturalización.

“Muchos residentes legales piensan que servir como soldados les hace automáticamente ciudadanos, pero la realidad es que ellos deben iniciar el proceso “, dijo Barragan. “Mi proyecto aseguraría que así fuera”.

El proyecto de ley otorgaría el estatus de residente permanente legal a cualquier miembro actual o anterior de las Fuerzas Armadas, previa solicitud de naturalización; requeriría notificación de opciones de naturalización a los reclutas militares; y exigiría que las solicitudes de naturalización sean presentadas automáticamente por el Departamento de Seguridad Nacional en nombre de los miembros elegibles del servicio militar.