Alcaldes de Los Ángeles, Nueva York y otras 9 ciudades suscriben “inteligente” iniciativa anti-crimen

Quieren evitar el encarcelamiento masivo y servir de plataforma para compartir mejores prácticas
Alcaldes de Los Ángeles, Nueva York  y otras 9 ciudades suscriben “inteligente” iniciativa anti-crimen
Quieren evitar el encarcelamiento masivo y servir de plataforma para compartir mejores prácticas
Foto: ohn Moore/Getty Images

WASHINGTON— Como contrapeso a la “mano dura” contra el crimen de la Administración Trump, alcaldes de 11 ciudades, incluyendo Nueva York, Los Ángeles y Stockton (California) y Denver (Colorado), se sumaron este jueves a una iniciativa “inteligente” contra el crimen, pensada para cultivar la confianza de las minorías, y reducir el encarcelamiento masivo.

La iniciativa, creada por el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés),  pide canalizar los recursos policiales hacia programas de prevención y reducción del crimen, rehabilitación de reos y su reinserción civil, así como en proyectos de salud pública y esfuerzos para la reforma del sistema penal.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, Ed Chung, vicepresidente para asuntos de justicia criminal del CAP, señaló que las estadísticas demuestran que una iniciativa anti-crimen integral como la lanzada hoy surte mejor efecto que estrategias de “mano dura” como la que emplea la Administración.

“Tácticas como el aumento de las tasas de encarcelamiento y de sentencias tienen un impacto mínimo en las tasas de criminalidad a largo plazo, y efectos duraderos para las comunidades afroamericanas y latinas”, advirtió Chung.

Los alcaldes destacaron el éxito que han tenido ciudades como Nueva York, que en 2017 registró menos de 300 homicidios, o Denver, que ha instituido un singular modelo policial en el que 12 expertos en salud mental participan en la intervención de sospechosos con crisis de salud mental.

“Cuando los afroamericanos y latinos escuchan que un candidato promete ser duro contra el crimen, para ellos eso significa más encarcelamiento para estas minorías, con castigos que no corresponden a los crímenes cometidos”, explicó el alcalde de Denver, Michael Hancock.

La idea de que más arrestos y sentencias carcelarias más largas ayudarían a reducir la criminalidad no ha producido mejores resultados ni ahorrado dinero al fisco, y la fórmula adecuada no es ser blando ni duro contra el crimen, sino “inteligente”, según CAP.

El proyecto cuenta con la participación de los alcaldes de Nueva York, Bill de Blasio; de Los Ángeles y Stockton (California), Eric Garcetti y Michael Tubbs, respectivamente; de Denver, Michael Hancock; de Filadelfia, Jim Kenney, y de Gary (Indiana), Karen Freeman-Wilson.

También se sumaron los de Seattle (Washington), Jenny Durkan; de Boston (Massachusetts), Marty Walsh; de Dayton (Ohio), Nan Whaley; de Birmingham (Alabama), Randall Woodfin, y de Baton Rouge (Louisiana), Sharon Weston Broome, aunque se prevé que más alcaldes se sumen al proyecto.

La iniciativa, creada con fondos de la Fundación MacArthur para reducir la práctica del encarcelamiento masivo, no está dotada de fondos específicos sino que pretende servir de plataforma para compartir mejores prácticas.