Amy Schumer se sincera sobre la violación que sufrió en su juventud

La artista ha vuelto a pronunciarse sobre las relaciones sexuales no consentidas que ya reveló en su libro de memorias
Amy Schumer se sincera sobre la violación que sufrió en su juventud
Amy Schumer.
Foto: Getty Images

Fiel a la naturalidad con la que ha venido expresándose siempre sobre algunos de los episodios más desagradables que ha experimentado en su vida, la actriz y humorista Amy Schumer ha vuelto a sacar a colación la violación de la que fue víctima cuando era algo más joven -la cual ya reveló en su libro de memorias ‘The Girl with the Lower Back Tattoo’- para reflexionar precisamente sobre las diferentes formas en que se manifiesta el trato vejatorio que, desgraciadamente, siguen sufriendo muchas mujeres.

He sido violada con dureza y brutalidad“, ha asegurado tajante durante una entrevista a la periodista Katie Couric en el podcast ‘Wonder Women’. “Y creo que todas nosotras, todas las mujeres que conozco, todas las mujeres de esta habitación, hemos tenido experiencias de este tipo en algún momento de nuestras vidas. Y en el clima actual que vivimos, es imprescindible levantarse y decir: ‘Nada de eso está bien’“, ha añadido a continuación.

Poniendo directamente como ejemplo el reciente caso del actor Aziz Ansari, quien fue acusado de haber presionado a una mujer para que se sometiera a ciertas prácticas sexuales denigrantes para ella, la artista también ha querido dejar patente su postura sobre la delgada línea que separa en ocasiones lo “inapropiado” de lo “delictivo”, alegando que cualquier acción que atente contra la dignidad de la mujer no debería ser “aceptable” en la sociedad actual al margen de consideraciones legales.

“Si tienes un médico que te hace sentir incómoda, o si recibes un masaje que no has pedido, o si estás en una cita con alguien y acabas siendo forzada de alguna manera a una situación como la de Aziz Ansari, es posible que nada de eso sea delictivo sino directamente inapropiado, y creo que sería bueno que todo el mundo aprendiera que ese tipo de conducta no es aceptable“, ha aseverado en la misma conversación, antes de compartir su optimismo ante el papel tan didáctico que, en ese sentido, pueden jugar campañas como ‘Time’s Up’ y ‘Me Too’.

“Muchos de los hombres que forman parte de mi vida son mucho más abiertos ahora a la idea de reflexionar sobre nuestros actos y de cuestionar la cultura dominante, y están evolucionando tanto como lo hago yo”, ha afirmado.