Astrónomo aficionado encuentra un satélite de la NASA perdido hace 10 años

Scott Tilley se encontraba buscando señales de satélites "espías", sin imaginarse el gran descubrimiento que haría
Astrónomo aficionado encuentra un satélite de la NASA perdido hace 10 años
IMAGE perdió contacto con la NASA en 2005.
Foto: Twitter

Hace más de 10 años, para ser precisos en el 2005, extrañamente y aparentemente sin causa, la NASA le perdió el rastro al satélite IMAGE, el cual dejó de responder repentinamente y el cual había estado extraviado durante todo este tiempo.

Sin embargo, 12 años después, se ha vuelto a tener noticias de IMAGE, y todo gracias a una persona que mira al cielo constantemente solo por gusto.

Resulta ser que un hombre llamado Scott Tilley, quien vive en Canadá y quien se dice ser un astrónomo aficionado, se encontraba buscando restos de Zuma, la “misión secreta” lanzada al espacio recientemente por Space X, cuando se topó con señales de un satélite que no tenía en sus registros.

De inmediato comenzó a investigar y llegó a la conclusión que se trataba de IMAGE, así que detalló su descubrimiento en un blog y en posts hechos en Twitter. También se comunicó de inmediato con la persona de la NASA que comandó la misión de este satélite.

Así que la agencia espacial comenzó a investigar con su Deep Space Network, una constelación de radiotelescopios utilizados para comunicarse con las misiones espaciales, para buscar el satélite. Cinco antenas separadas confirmaron la señal y coincidieron en que se trataba de IMAGE. Este martes, la noticia fue confirmada.

“El equipo de la NASA ha podido leer algunos datos básicos de mantenimiento de la nave espacial, lo que sugiere que al menos el sistema de control principal está en funcionamiento”, se lee en el comunicado realizado por la agencia espacial.

IMAGE fue puesto en órbita el 25 de marzo de 2000, con el fin de estudiar la magnetosfera de la Tierra, el campo magnético que protege al planeta. Logró razar el campo magnético con máximo detalle y consiguió hacer 37 descubrimientos científicos únicos. Completó exitosamente su misión originalmente programada para dos años, y había estado en su fase extendida cuando el satélite perdió  contacto en diciembre de 2005.

A pesar de que la NASA intentó recuperarlo, finalmente creyeron que había sufrido algo que deshabilitó su suministro de energía y no pudo recuperarse, así que se declaró el fin de la misión en 2007.