Gobierno de Trump buscará eliminar las protecciones legales para menores migrantes

Funcionarios tienen la mira en ley contra las víctimas del tráfico humano y acuerdo legal Flores, que protege a los menores desde 1997.
Gobierno de Trump buscará eliminar las protecciones legales para menores migrantes
Los menores que vienen al país solos o acompañados tienen protecciones legales, que el gobierno de Trump quiere atacar (Foto: archivo)
Foto: EFE

Como un reloj, varios altos funcionarios de departamentos encargados del control migratorio en el gobierno de Donald Trump lanzaron este fin de semana un mensaje que el “jefe” había dictado desde el podio la pasada semana en su discurso a la nación:

“Hay que cerrar el vacío legal que fomenta la inmigración ilegal”, dijo este fin de semana Ronald Vitiello, sub comisionado en funciones de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), durante un discurso en la Exposición de Seguridad Fronteriza celebrada en San Antonio, Texas.

En el mismo evento, el jefe de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), Thomas Homan, dijo que había que cambiar la ley para que se permita a las autoridades dar el mismo trato a los menores detenidos de Centroamérica que a los provenientes de México (los de México son regresados de inmediato y los de América Central, entregados a la jurisdicción de la Secretaría de Salud y Servicios Hunanos mientras se procesan sus casos).

En su discurso, Trump había apuntado a los jóvenes inmigrantes en forma indirecta pero brutal: “Hoy llamo al Congreso a cerrar las lagunas legales asesinas que permiten que la MS-13 y a otros criminales se cuelen en nuestro país”, dijo el presidente, sin mencionar que la mayoría de los menores que viajan solos son víctimas y no victimarios, tal y como ha sido estudiado por numerosas organizaciones de derechos civiles.

Los llamados no son nuevos, hace meses que el procurador Jeff Sessions había pedido que se “endurezcan las leyes de asilo” para facilitar que los agentes migratorios rechacen a los niños y familias que llegan a las fronteras, lo que es nuevo es la presión de alto nivel puesta por Trump desde su primer gran discurso al país después de su inauguración.

Para Megan McKenna, portavoz de la organización KIND (Kids in Need of Defense), “los llamados de los jefes migratorios equivalen a buscar la manera de regresarlos a su país sin escuchar sus casos de asilo, muchos de los cuales pueden ser legítimos”.

“Lo que significa es regresar a estos migrantes a sus países sin el adecuado acceso a por lo menos hacer una solicitud de asilo o pasar un proceso justo”, dijo McKenna.  “No queremos decir que todos deban obtener protección o asilo, pero deben tener al menos la oportunidad de pedirlo. De otra manera, los estaremos devolviendo a situaciones de peligro extremo. El sistema de asilo de este país es rigoroso, no hay “lagunas legales”.

Dos áreas legales dictan el tratamiento que las autoridades de inmigración dan a los menores migrantes, vengan solos o con sus padres o madres. Una es la Ley de Prevención para Víctimas del Tráfico Humano de 2008 (TVPRA) y la otra es el acuerdo judicial Flores, alcanzado entre el gobierno y las partes demandantes en 1997.

El acuerdo Flores ocurrió en 1997 tras más de una década de litigios en respuesta a la política de detención del gobierno de hacia la afluencia de niños migrantes no acompañados de América Central en la década de 1980. El acuerdo estableció estándares nacionales con respecto a la detención, liberación y tratamiento de todos niños en detención migratoria y subraya el principio de unidad familiar.

Peter Schey, abogado que litigó Flores, dijo este lunes a La Opinión que la administración Trump “tiene la mira en el acuerdo Flores” y busca eliminarlo.

“El presidente y DHS han abogado públicamente por la terminación del acuerdo”, dijo Schey. “Tenemos información sobre un memo que estaría escribiendo el abogado principal de DHS para buscar la manera de eliminar el acuerdo”.

El acuerdo Flores, que aún está vigente requiere que:

1) Los menores serán liberados de la custodia sin demoras innecesarias, y en orden de preferencia a la siguiente: un padre, tutor legal, pariente adulto, persona específicamente designada por el padre, un programa licenciado de bienestar infantil, o, alternativamente, cuando la reunificación familiar no es posible, un adulto buscando la custodia que la agencia gubernamental responsable considere apropiada.

2) Cuando no pueden ser liberados debido a preocupaciones significativas de seguridad pública o riesgo de escape, los menores debe mantenerse en el entorno menos restrictivo apropiado para la edad y las necesidades especiales, generalmente, en un entorno no seguro instalación autorizada por una entidad de bienestar infantil y separada de adultos no relacionados y delincuentes.