Trump y DeVos proponen recortes masivos a los programas de ayuda para estudiantes universitarios

La administración Trump quiere recortar 790 millones a los programas para llegar a la universidad
Trump y DeVos proponen recortes masivos a los programas de ayuda para estudiantes universitarios
El Congreso no abrazó los recortes del primer presupuesto de DeVos, mas algunos de sus deseos aún pueden hacerse realidad
Foto: Mario Tama / Getty Images

La administración Trump planea recortar casi 4 mil millones de dólares en fondos anuales para programas de ayuda estudiantil, pero el acuerdo presupuestario de dos años promulgado la semana pasada complica la propuesta.

Donald Trump y la secretaria de Educación, Betsy DeVos, emitieron el lunes un presupuesto fiscal 2019 que reafirma muchas de las propuestas presentadas por la Casa Blanca el año pasado. Entre ellos los planes están: reducir la condonación de préstamos para los servidores públicos, alterar los términos del pago de los préstamos estudiantiles impulsados ​​por los ingresos y dejar de pagar los intereses de los préstamos de los estudiantes de bajos ingresos mientras están en la escuela. Esos tres cambios por sí solos podrían aumentar el costo de la educación superior para los prestatarios en más de 200 mil millones durante la próxima década.

Trump quiere consolidar cinco planes basados ​​en los ingresos en uno que acorte el período de pago a 15 años para los estudiantes de pregrado pero eleve la factura mensual al 12.5% de los ingresos tanto para estudiantes de pregrado como de posgrado. Los estudiantes graduados, sin embargo, tendrían que pagar durante más tiempo: 30 años. Además, los futuros prestatarios ya no tendrían la opción de trabajar como maestros o trabajadores sociales para recibir la condonación de la deuda después de 10 años de pagos del préstamo.

La administración Trump quiere recortar casi 790 millones de los programas federales de estudio y trabajo que ayudan a los estudiantes a abrirse camino en la universidad. “En un momento en que millones de estudiantes luchan bajo la aplastante carga de la deuda estudiantil, dice mucho que el presidente Trump y la secretaria DeVos proponegan recortes de 200 mil millones en ayuda financiera”, dijo la senadora demócrata Patty Murray (Washington), del Comité Senatorial de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones, en un comunicado.

El acuerdo presupuestario de dos años que Trump promulgó la semana pasada evitará que el programa de trabajo y estudio, junto con algunos otros, disminuya tan drásticamente los fondos. Con el dinero extra que el Congreso asignó la semana pasada, la Casa Blanca propuso que se restauren 300 millones al programa de trabajo y estudio. El Departamento de Educación también retrocedió en sus planes para destripar un programa de acceso a la universidad. La agencia tiene la intención de consolidar los programas TRIO y Gear Up, que ayudan a los estudiantes desfavorecidos en las escuelas secundarias y preparatorias a prepararse para la universidad, en una iniciativa de subsidios en bloque de 550 millones que serán administrados por los estados. A la luz del acuerdo presupuestario del Congreso, el departamento ofreció hasta 400 millones para que los fondos de TRIO vuelvan a su nivel actual de 950 millones.

Debido al acuerdo presupuestario del Congreso, la administración no esperará recibir 1,600 millones de la reserva del programa Pell Grant. El Departamento de Educación propone congelar el máximo galardón Pell a estudiantes de bajos ingresos a 5,920 dólares, un techo que podría permanecer en vigencia en el futuro previsible sin ninguna directiva para ajustar el premio a la inflación. “No están haciendo ninguna de las inversiones críticas en las becas Pell, lo que es una gran oportunidad perdida”, dijo Jessica Thompson, directora de políticas e investigación del Institute for College Access & Success, quien añade entristecida que “la subvención máxima actual cubre la parte más baja de los costos universitarios en más de cuatro décadas”.

Trump quiere expandir la elegibilidad de Pell a estudiantes de bajos ingresos que busquen certificados a corto plazo en campos como la mecánica automotriz, la construcción o la administración de oficinas de cara a aumentar el grupo de trabajadores calificados de la construcción necesarios para reconstruir la infraestructura en ruinas del país Actualmente, los estudiantes tienen prohibido utilizar el dinero de la subvención para pagar programas académicos que tienen menos de 15 semanas o menos de 600 horas de tiempo de instrucción.

Otra propuesta que genera expectación entre los analistas de políticas es dar permiso al Servicio de Impuestos Internos para compartir datos impositivos con el Departamento de Educación. Jessica Thompson dijo que la propuesta podría reducir la carga de la presentación anual de la documentación de ingresos para mantenerse en un plan de pago basado en los ingresos. También se siente alentada por una propuesta para inscribir automáticamente a las personas que están severamente rezagadas en sus pagos de préstamos en un plan impulsado por los ingresos. Jason Delisle, miembro residente del conservador grupo de expertos American Enterprise Institute, argumenta que la inscripción automática presenta obstáculos logísticos para el Departamento de Educación, lo que incluye obtener el consentimiento de los prestatarios y asegurarse de que la precisión de la información de ganancias.

Aunque el Congreso no abrazó muchos de los recortes propuestos por DeVos en su primer presupuesto el año pasado, todavía hay una buena posibilidad de que algunos de sus artículos puedan convertirse en legislación para reautorizar la Ley de Educación Superior. Muchas de sus prioridades presupuestarias para la educación superior están en el proyecto de ley de educación superior de la Cámara de Representantes, aunque en algunos casos la legislación del Congreso es un poco más agresiva. La próxima versión del proyecto de ley de reautorización del Senado podría adoptar un enfoque más mesurado de los programas de ayuda estudiantil que la administración de Trump.