Abogados pro DACA: gobierno sigue sin explicar por qué canceló el programa

Tribunal de apelaciones escuchó hoy a las partes y deberá decidir en los próximos días si mantiene la orden de seguir renovando DACA a cientos de miles de jóvenes inmigrantes.
Abogados pro DACA: gobierno sigue sin explicar por qué canceló el programa
Abogados que defienden la continuación de DACA acompañados de dreamers y activistas comentan la audiencia de hoy ante tribunal de apelaciones (Foto: Pilar Marrero)

Mark Rosenbaum, veterano abogado de muchas lides legales en los Estados Unidos, argumentó este martes ante tres jueces de apelaciones en California que el gobierno de Donald Trump aún no ha dado una razón válida para la eliminación del programa DACA  y para romper la promesa que hizo a cientos de miles de jóvenes inmigrantes.

“Cuando el gobierno dice a un grupo, revela toda tu información y sal de las sombras, prometiendo que pueden trabajar, estudiar, vivir su vida, el gobierno no puede entonces quitar esa alfombra de bienvenida y dejarlos en el aire“, dijo Rosembaum, quien representa a varios dreamers en la demanda contra el gobierno de Trump.

Durante la audiencia de este martes, Rosenbaum fue uno de los tres abogados en argumentar en favor de DACA.

Adicionalmente, representantes legales del estado de California y de los regentes universitarios de California, pidieron al un tribunal de apelaciones que mantenga la orden de un juez federal que ordenó al gobierno seguir dando renovaciones a los jóvenes DACA.

En total, tres jueces en diversas partes del país han dado órdenes similares y, desde entonces, el gobierno ha renovado DACA a por lo menos 55,000 solicitantes.

Durante una hora de intensos argumentos tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito escucharon a ambas partes en la disputa legal: el gobierno federal que defiende la eliminación del programa y los demandantes, ya mencionados.

El fiscal asistente Hashim Mooppan representó la postura del gobierno de Trump (el lado anti-DACA), y durante 30 minutos de presentación, Mooppan argumentó esencialmente que las cortes federales no pueden intervenir en la orden del Departamento de Seguridad Nacional de suspender DACA.

 “DHS decidió, por medio de sus discreción, que no quiere seguir aplicando una política que podría ser ilegal“, alegó Mooppan, señalando que el departamento basó su decisión en la opinión del fiscal Jeff Sessions de que el programa va contra la ley.

Durante todo su argumento, Mooppan se refirió a detalles de la ley y del uso de discreción procesal de parte del gobierno federal, pero nunca se refirió a los dreamers o al efecto del programa, usando únicamente el mote “extranjeros ilegales” para englobar a un universo de más de 700,000 jóvenes en todo el país que tienen un DACA vigente.

El gobierno alega que DACA es comparable a otro programa llamado DAPA que fue suspendido por los tribunales, pero la jueza Jacqueline Nguyen apuntó que la diferencia obvia entre ambos es que DACA benefició a cientos de miles de jóvenes y DAPA nunca se implementó.

“En ninguna parte de la decisión, la secretaria de DHS menciona que el programa se implementó y que ha beneficiado a miles de vidas…está claro que esto debería tener un efecto”, dijo Nguyen.

Casi al final de la audiencia, surgió una discusión en torno a la intención posiblemente racista del gobierno en la eliminación de DACA. Rosenbaum, de Public Counsel, se refirió a declaraciones del presidente Donald Trump sobre los inmigrantes y sobre el país de donde viene la mayoría de los “dacamentados”: México.

“Esto no le va a pasar a los Noruegos, o a los europeos del norte”, djio el abogado.

Al salir de la audiencia, los abogados demandantes se mostraron optimistas pero cautos y se negaron a interpretar ninguna de las preguntas de los jueces como favorable a su caso.

“Estamos optimistas, creemos que este tribunal va a seguir protegiendo DACA”, dijo Luis Cortés, uno de los abogados del equipo que representa a los dreamers.

Dreamers protestan y guardan vigilia afuera de la corte, mientras los abogados argumentan adentro (Foto: Pilar Marrero)

“Es doloroso que no nos digan por qué”

Dulce García, abogada de profesión y una de las dreamers que demandó al gobierno de Estados Unidos para mantener al programa de Acción Diferida para Jóvenes Inmigrantes DACA, salió emocionada de la audiencia de este martes en la corte de apelaciones.

“Honestamente, fue doloroso escuchar a nuestro propio gobierno decir de nuevo que cancelaron DACA simplemente porque pueden hacerlo, sin decirnos legal o moralmente por que razones“, dijo García al salir del tribunal. “Nosotros contribuimos mucho a este país y además merecemos dignidad y respeto como seres humanos”.

Dulce García habla con la prensa al terminar la audiencia de hoy. La joven es dreamer, tiene DACA y es abogada de inmigración. Detrás de ella están otros de los demandantes y el abogado Luis Cortés (Foto: Pilar Marrero)

El gobierno de Estados Unidos bajo Donald Trump canceló el año pasado el programa DACA, iniciado por Barack Obama en 2012 para dar protección temporal a jóvenes inmigrantes que cumplieran una serie de requisitos.

Actualmente, más de 700,000  jóvenes siguen activamente protegidos por el programa, pero el gobierno federal está luchando por eliminar estas protecciones y convertir a estos jóvenes en indocumentados “deportables”.

La lucha está en los tribunales federales, por medio de al menos cuatro demandas legales. Tres jueces han ordenado a Trump que continúe con el programa, al menos mientras se terminan todos los procesos de las demandas.

Astrid Silva, líder dreamer de Nevada que se hizo presente en la audiencia para dar apoyo a los jóvenes inmigrantes que forman parte de la demanda, dijo que era una sensación extraña estar en el tribunal escuchando a los abogados hablar de los detalles legales.

“Aquí está en juego la vida de tantas personas”, dijo Silva. “Entretanto, los dreamers están trabajando, estudiando y viviendo sus vidas”.-

El tema genera tanta atención pública actualmente que durante buena parte de la mañana y de la tarde, la calle frente al tribunal en una tranquila zona residencial de Pasadena estuvo llena de cámaras de televisión, de activistas y de dreamers, que acudieron a dar su apoyo a DACA.

?>