Camp Thunderbird ofrece un verano de posibilidades a adultos y niños con discapacidad

Camp Thunderbird ofrece un verano de posibilidades a adultos y niños con discapacidad
Camp Thunderbird es una inolvidable experiencia de verano para niños y adultos con necesidades especiales.
Foto: Cortesía

A medida que se acerca la temporada de verano, los padres se sumen en el ritual anual de encontrar actividades adecuadas para mantener a sus hijos ocupados. Esto puede ser un esfuerzo agotador que involucra un cuidadoso escrutinio de programas veraniegos que ofrezcan enriquecimiento y no solo cuidado. Hay que hacer consideraciones presupuestarias y coordinar los horarios de todos en la familia. Añada un niño o adulto con discapacidades a esta tarea y el proceso puede hacer que la cabeza le dé vueltas.

Afortunadamente, existe una excelente alternativa para las familias de la Florida Central con niños y adultos con condiciones físicas y de comportamiento asociadas con síndrome de Down, autismo, perlesía cerebral y otras afecciones del desarrollo. Durante casi 50 años, Camp Thunderbird, en Apopka, les ha ofrecido a estas personas la oportunidad de relajarse y aprender a través de la inmersión en las artes, la música, el teatro, los deportes y la naturaleza, entre otras actividades. Sobre todo, el campamento proporciona el entorno ideal para crear recuerdos duraderos y felices en un ambiente seguro y acogedor.

“Debido a los desafíos que enfrentan las personas con discapacidades, es difícil encontrar servicios para ellos en la comunidad”, dijo John Gill, presidente de la organización sin fines de lucro Quest, Inc. “Buscamos llenar ese vacío con un campamento centrado 100% en ellos, en el que ellos son las estrellas. Para algunos de nuestros huéspedes es su semana favorita de todo el año. Es algo que anhelan”.

Desde que abrió sus puertas en 1969, Camp Thunderbird tiene campers habituales que regresan año tras año. Tammy Boucher es uno de ellos. Nacida con discapacidad visual y perlesía cerebral, Tammy espera con ansias el campamento durante todo el año para volver a conectarse con sus amigos, disfrutar de la naturaleza y divertirse. Para ayudar a pagarlo, se convirtió en empresaria. Tiene su propio negocio de venta de pulseras y collares que ella misma fabrica.

“Me gusta ir a nadar, me gusta hacer arte, me gusta dibujar”, dijo Tammy. “Me gusta contar historias. Puedo hacer todas estas cosas y muchas más en el campamento. Tengo perlesía cerebral, pero eso no me detiene”.

El campamento de verano, que beneficia a más de 500 campers cada año, está dividido en varias sesiones residenciales de seis y 12 días para adultos mayores de 18 años. La semana de inclusión, del 15 al 20 de julio, reúne a niños típicos de 7 a 17 años con niños con discapacidades de la misma edad. Muchos hermanos asisten juntos para tener la oportunidad de desarrollar un vínculo más fuerte. Además, esto ofrece a los padres y tutores legales un descanso de las exigencias de brindar cuidado las 24 horas.

“Algunos de nuestros padres aprovechan la oportunidad para irse de vacaciones con la seguridad de que sus hijos se encuentran en un entorno seguro y afectuoso”, comentó Gill. “Para muchos de ellos, es la única oportunidad de irse por unos días a recargar baterías”.

Camp Thunderbird es parte de la familia Quest, Inc., una organización sin fines de lucro que apoya a los residentes de la Florida Central con discapacidades del desarrollo ofreciendo oportunidades para vivir, aprender, trabajar y jugar. La organización abrió recientemente Quest Village, en el este de Orlando, un complejo residencial en el que adultos con discapacidades pueden vivir independientemente. Hay unidades disponibles.

Más sobre Camp Thunderbird

Para obtener un calendario completo de las sesiones de Camp Thunderbird, información de costos y cómo registrarse visite http://www.questinc.org/play