Muestran 2,000 años de la cultura igneri en un museo en Puerto Rico

Muestran 2,000 años de la cultura igneri en un museo en Puerto Rico
El Museo Indígena en Bayamón ofrece singulares piezas de la cultura igneri. En la foto, a la derecha, el arqueólgo e historiador Raphael Cosme. (Raphael Cosme / La Prensa)
Foto: Raphael Cosme / La Prensa

Las islas de las Antillas fueron habitadas por muchas culturas indígenas que emigraron de las tierras continentales de Norte y Sudamérica hace más de 4,000 años, entre ellas los arcaicos, huecoides, igneri, ostionoides y taínos, este último grupo fue el que tuvo contacto con los primeros exploradores españoles del Nuevo Mundo.

El arte decorativo de estos indígenas de las Antillas en la manufactura de cerámica, roca y caracol fue extraordinario, al punto de poder competir con el arte de las grandes civilizaciones precolombinas. Pero ninguno sobresalió tanto como el grupo cultural Igneri, también llamado saladoide por haberse originado en el sitio Saladero y Ronquín, en Venezuela, que migró hacia 50 años antes de Cristo a través de la Península de Paria hacia las Antillas menores hasta llegar a Puerto Rico, el cual fue el último asentamiento en las Antillas Mayores, 100 años después del inicio de la era cristiana.

Los primeros hallazgos de la cultura igneri en Puerto Rico se dieron en la década de 1940 con los arqueólogos Froelich Rainey e Irving Rouse de la Universidad de Yale, mientras realizaban un reconocimiento de todos los yacimientos arqueológicos en Puerto Rico.

Más tarde, en 1948 el arqueólogo puertorriqueño Ricardo E. Alegría identificó restos de la cultura igneri en Hacienda Grande, Loiza y la Monserrate, en la playa del municipio de Luquillo. Durante las décadas posteriores restos de la cultura igneri fueron encontrados en los municipios de Vieques, Guayanilla, Trujillo Alto, Humacao, Fajardo, Vega Baja, Ponce y San Juan. El sitio de Hacienda Grande es considerado el centro de mayor concentración poblacional y de una masiva producción de alfarería muy fina y de decorados policromados de los igneri.

Un plato de la cultura igneri descubierto en Hacienda Grande, Loíza, Puerto Rico. (Raphael Cosme / La Prensa)

En 1974, el arqueólogo e historiador Raphael Cosme investigó el sitio de Hacienda Grande, ubicando al sur del yacimiento, a pasos de la Cueva Mela, el área de mayor concentración de restos arqueológicos con la manifestación de alfarería decorativa representada por vasijas campanulares con ornamentación de una extensa variedad de motivos pintados en blanco sobre rojo, otras con bordes planos pintados en rojo y aplicaciones de asas con cabezas modeladas representando personajes míticos del mundo de ultratumba.

La mayoría de de estas alfarerías llevan una protuberancia con orificio que revela que fueron creadas con la intención ser suspendidas en las estructuras residenciales. Luego de terminar las intervenciones en el asentamiento de Hacienda Grande se comprobó que hubo una producción masiva de botellas con asa para el almacenaje de agua. Según estos estudios del área de mayor concentración de restos arqueológicos en Hacienda Grande, por cada metro cuadrado se recuperó un inventario de cuatrocientos fragmentos asociados a botellas globulares y en teoría cada botella completa restaurada de los fragmentos sirvió a un grupo familiar de cuatro habitantes. Al calcular el total de ochenta botellas descubiertas en ese lugar, se pudo asumir que el grupo de la cultura igneri en Hacienda Grande era de entre 320 a 420 habitantes por cada período ocupacional, en este caso durante el periodo igneri Temprano del año 120 al 180 después de Cristo. Posteriormente los igneri estuvieron asentados, durante su periodo Tardío Terminal, hacia el 650 después de Cristo, hacia el interior de la isla en el presente municipio de Trujillo Alto, en donde surge el estilo Cuevas.

Vaso efigie y plato de la cultura igneri, en Puerto Rico. (Raphael Cosme / La Prensa)

Actualmente las colecciones de este inventario de la cultura igneri descubiertas en Hacienda Grande se exhiben en la salas del museo indígena del complejo de atracciones Parque de las Ciencias en el municipio de Bayamón, un proyecto de enriquecimiento cultural que inició el alcalde Ramón Luis Rivera y fue rediseñado durante la remodelación del Parque de las Ciencias en 2016 por el actual alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera hijo.

Además del museo indígena, el Parque de las Ciencias es considerado la atracción más grande de la isla borinqueña, con 22 pabellones para visitar, entre ellos el Museo de Arte, el planetario, el teatro 4D, el zoológico, el pabellón aeroespacial, la minimarina y el minigolfito “Vaquero”.

El Parque de las Ciencias se encuentra localizado en 1500 Avenida Ramón Luis Rivera, Bayamón, Puerto Rico.

Contacto con el Parque de las Ciencias

Para más información llame al 787-799-1898 o 787-740-6868 o visite la página de internet http://www.parquedelasciencias.org