Alguien está produciendo de nuevo una sustancia prohibida que acaba con el ozono en la atmósfera

Descubren que un químico que destruye la capa de ozono y que está prohibido desde hace 20 años está aumentando
Alguien está produciendo de nuevo una sustancia prohibida que acaba con el ozono en la atmósfera
La capa de ozono en la Antártica en octubre de 2015.
Foto: NASA

Una nueva investigación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en Boulder sugiere que hay nuevas fuentes de químicos prohibidos que agotan la capa de ozono de la atmósfera de la Tierra. El hallazgo importa porque la capa de ozono en la estratosfera ayuda a filtrar la radiación ultravioleta que causa cáncer de piel.

“Esto es lo más sorprendente e inesperado que he observado en 27 años de hacer estas mediciones”, dijo Steve Montzka, un químico investigador de NOAA y autor principal del artículo. “Ha habido muchas historias divertidas que contar, no hay dudas. Pero esto es lo más sorprendente “.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, muestran que, desde 2012, la tasa de disminución de una sustancia conocida como CFC-11 se ha desacelerado, y la investigación de Montzka sugiere que pueden haber surgido nuevas fuentes de emisión en Asia oriental. The New York Times informa:

Los científicos dicen que el aumento es probablemente el resultado de una nueva producción no declarada de gas, conocida como CFC-11, probablemente en el este de Asia. La producción mundial de CFC-11, que se ha utilizado como refrigerante y en espumas aislantes, se ha prohibido desde 2010 en virtud del Protocolo de Montreal.

El Protocolo de Montreal, firmado por más de 200 países y que generalmente se considera que tiene un buen historial de cumplimiento, está diseñado para proteger la capa de ozono de la Tierra. El crecimiento en el tamaño del “agujero” de ozono sobre la Antártida es menor. La NOAA estima que estos gases producidos por el hombre, como el cloro y el bromo, desaparecerán hacia mediados del siglo XXI.

“La reducción en la concentración atmosférica de triclorofluorometano (CFC-11) ha hecho la segunda mayor contribución al declive en la concentración atmosférica total de cloro que destruye la capa de ozono desde la década de 1990”, dice la nueva investigación.

Estos hallazgos representan la primera vez que las emisiones de uno de los tres CFC más abundantes y de mayor duración han aumentado durante un período prolongado desde que los controles de producción entraron en vigor a fines de los años ochenta.

Si la fuente de estas emisiones puede identificarse y mitigarse pronto, el daño a la capa de ozono debería ser menor. Sin embargo, si no se remediara pronto, se podrían esperar demoras sustanciales en la recuperación de la capa de ozono, dijo Montzka.


?>