Vecinos de la comunidad de Westbrook lloran la pérdida de cuatro inocentes

Tras un incidente de violencia doméstica el domingo 10 de junio, una madre logró escapar del apartamento en Orlando donde su novio, que tenía antecedentes penales, al parecer la agredió y luego mantuvo como rehenes a cuatro niños. Cuando llegó la policía, el sujeto disparó, hirió a un oficial y la tensión se mantuvo por horas. El lunes 11 de junio por la noche la policía se percató de que un menor no se movía, entró en la casa y halló a los cuatro menores asesinados y al sujeto muerto, al parecer por suicidio tras haber ultimado a los niños
Vecinos de la comunidad de Westbrook lloran la pérdida de cuatro inocentes
El complejo de apartamentos Westbrook, en Orlando, en donde un hombre tomó como rehenes y luego asesinó a cuatro niños. (Migdalia Fernández / La Prensa)
Foto: Migdalia Fernández / La Prensa

El lugar de los hechos, el complejo de apartamentos Westbrook, es descrito por los residentes del área como una comunidad normalmente tranquila. Asombrados por los acontecimientos, algunos vecinos de Westbrook aseguran que el lugar de la tragedia en donde un hombre ultimó a cuatro niños e hirió a un policía es un incidente fuera de lo normal que los ha marcado para siempre.

Elizabeth Aracena es la vecina directamente abajo del apartamento en el que ocurrieron los hechos. Ella comentó que recuerda haber escuchado una pelea y mucho ruido y que hubo un cantazo tan duro “que pensé que un mueble se había caído o que alguien fue tumbado al piso, entonces más tarde llegó la policía”. Aracena cuenta que escuchó claramente seis disparos, mucha tensión, pues ya había ido a la oficina dos veces a quejarse de las peleas de la pareja vecina. Pero dice que esa noche no sintió las pisadas de los niños en su techo como siempre lo hacía.

“En un momento vienen los oficiales y me tocan la puerta , salimos en pijamas, habían cuatro a cada lado del pasillo con metralletas y mis hijos salieron conmigo, la de 21 años estaba en un estado emocional muy fuerte y tengo miedo del impacto que tenga esto en mi pequeño de cinco. Nos dijeron que teníamos que salir y nos fuimos, sin saber a dónde ir ni qué hacer, pasamos la noche en la calle, dos días sin poder regresar a casa, mucha preocupación, y me da tanta pena pues a esos niños los veía entrar y salir y subir la escalera y llegar de la escuela”, recuerda Aracena con una lágrima en sus ojos.

Los vecinos están muy afectados emocionalmente

“Conocía a la chica mayor. Mi hija fue a la escuela con ella. Ella solía darme abrazos cuando me veía. Es un día muy triste para los apartamentos de Westbrook, desafortunadamente el hombre malo que sostenía de rehenes a esas criaturas tomó sus vidas. Están ahora con Dios y sus ángeles. He estado llorando la mayoría de la noche tratando de entender por qué y cómo otro ser humano podría hacer algo tan horrible. Eran niños, por el amor de Dios. Ora por favor. Parece que no puedo dejar de llorar”.

Melissa Suzanne Sanhueza

 

“Me siento muy triste, muy mal y muy emocional, he perdido una amiga que iba conmigo a la escuela desde cuarto grado y compartíamos mucho juntas”.

Faith Sanhueza, 11 años

 

“Llevo más de 15 años viviendo aquí y nunca se había escuchado algo de esta magnitud, me ha llenado el corazón de sentimiento y hasta de llanto, a uno se le parte el alma con esta noticia, y tan cerca, pues esos niños son unos angelitos inocentes y ese hombre lo más seguro no estaba ni en el contrato de vivienda. Me vi obligada a pasar la noche fuera pues salí a ver a mi nieta y la policía no nos dejaba entrar a mi casa, Rocky [su perrito] se quedó solo y sin comer todo un día y una noche”.

Alice Barbosa

 

“Los niños de esta comunidad nos conocemos casi todos, es muy triste ver que paso esto y que ocurrió aquí muy cerca de mi casa. No íbamos a la misma escuela pero sé quiénes son y me da mucho estremecimiento”.

Emily Núñez, 12 años

 

“Es un sentimiento muy intenso…, da una pena terrible esos niños. No sé cómo esa mujer dejó a los hijos atrás aunque no podemos juzgar a nadie por sus acciones, solo Dios sabe. Según tengo entendido el hombre ese tenía ya un historial criminal. Tuve que pasar dos días entero fuera de la casa, fui a llevar a mi hijo a su trabajo y no pude regresar a buscar mi uniforme para ir a trabajar, tuve que buscar donde pasar la noche con mi otra hija. Perdí dos días de empleo y más hoy que tampoco pude ir. Pienso que la administración debe estudiar más a quien vive aquí y si a mi hijo le pidieron que se registrara en el contrato de arrendamiento, creo que la administración también pudo ver quién era ese hombre y su historia criminal antes de permitirlo vivir aquí, a menos que no estuviera en el contrato, pero ellos usualmente están muy pendientes para otras cosas, me parece raro que lo hayan dejado estar aquí”.

Lourdes Cava de Núñez

 

“Como madre le duele mucho a uno saber que unos niñitos perdieron su vida aquí, es tanto que me quisiera mudar si no tuviera un contrato de por medio, sin embargo se cree que esos niños ya no se escuchaban desde mucho tiempo, los policías comentaban que no hacían ruido que no se escuchaba nada, aquí los vecinos estábamos unidos y rezando pero me recogí tempranito pues tengo dos hijos. Ahora aún no entiendo por qué no entraron más temprano a intentar salvar a esos niños y se quedaban negociando. Ella era hispana y creo que puertorriqueña, no sé cómo se quedó con ese hombre y no lo denunció anteriormente a la policía por violencia domestica. Esto es un país con reglas y la hubieran escuchado, no es un país como en Centro o Sudamérica en donde una mujer se queja de violencia doméstica y se le ríen en la cara, ella tal vez pudo haber evitado esta situación saliendo de esa relación antes y buscando ayuda”.

Carmen Carrión

 

Solidaridad comunitaria

Walter Benenati, amigo de la familia de los niños asesinados, creó una cuenta en GoFundMe para ayudar a los costos funerales con una meta de $25,000 que se sobrepasó en menos de un día. http://www.gofundme.com/2dter2-funeral-expenses