Crisis de refugiados venezolanos es similar a la de refugiados sirios en 2015, dice grupo católico

La crisis de refugiados venezolanos está creando presiones y aumentando la demanda de servicios en zonas que hacen frontera con Venezuela, según "Catholic Relief Services"
Crisis de refugiados venezolanos es similar a la de refugiados sirios en 2015, dice grupo católico
La crisis alimentaria en Venezuela ha sido denunciada desde diversos frentes
Foto: Getty

WASHINGTON — EEUU ha anunciado el desembolso de $9 millones para ayudar a Colombia a responder a la crisis humanitaria en su frontera con Venezuela pero la escala de esa crisis ya alcanzó el nivel de la de refugiados sirios en 2015, y requiere una mayor respuesta de la comunidad internacional, según el grupo “Catholic Relief Services” (CRS).

La Administración Trump desembolsará $9 millones en ayuda financiera y humanitaria para las decenas de miles de venezolanos que han buscado refugio en Colombia a raíz de la crisis política y económica en su país.

La embajadora de EEUU ante Naciones Unidas, Nikki Haley, anunció el desembolso durante una visita ayer a la ciudad de Cúcuta, en la frontera colombo-venezolana, un día después de participar en la investidura del nuevo presidente colombiano, Iván Duque.

Cúcuta se ha convertido en el centro neurálgico de la crisis: a esa ciudad fronteriza llegan decenas de miles de refugiados venezolanos – sin dinero y algunos con apenas lo que llevan puesto-, para emprender una travesía de 2,000 millas a pie en busca de empleo en varios países de la región.

Haley, quien reiteró la postura oficial de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, “tiene que irse”, realizó la visita en unos momentos en que se agrava la crisis política y económica de Venezuela.

Según el Diálogo Interamericano, en los últimos tres años, más de 1,5 millones de venezolanos, incluyendo profesionales, han huido de su país, en lo que supone el mayor éxodo en la historia de Occidente.

La crisis por el desplazamiento de venezolanos hacia Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Panamá, Trinidad y Tobago,  y otros países latinoamericanos, sólo crecerá, han advertido observadores.

Datos de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) apuntan a que, para junio pasado, Venezuela lideró la lista de países con mayor número de solicitudes de asilo en EEUU, con 2,025, o un 26% del total de 7,669 ese mes.

Una crisis de refugiados a la escala de la de Siria

Mientras tanto, CRS, un grupo católico que lleva más de 70 años atendiendo crisis de refugiados en el mundo, afirmó esta semana que “la escala de este éxodo ya alcanzó los niveles de la crisis de los refugiados sirios”.

En 2015, el año más álgido de la crisis migratoria europea, los países de España, Italia y Grecia en su conjunto recibieron a un millón de refugiados sirios y de otras nacionalidades.

Apoyándose en datos del mes pasado de la Autoridad de Migración de Colombia, CRS indicó que Colombia ha recibido a un promedio de 1,2 millones de venezolanos mensualmente este año.

Esa cifra incluye a tres tipos de migrantes venezolanos que ingresan por motivos humanitarios: los que viven en poblados cercanos a la frontera y la cruzan a diario para comprar comida o buscar atención médica; los que se establecen de forma permanente para buscar trabajo y enviar remesas a sus familias, y los que transitan por Colombia rumbo a otro país, precisó CRS.

Para CRS, resulta “muy preocupante” no sólo la escala del flujo migratorio sino también el hecho de que la respuesta humanitaria a la crisis “está lejos de lo que realmente se necesita”.

En declaraciones a este diario, Anna Hrybyk, analista de CRS, dijo que cerca de 40,000 venezolanos están llegando a diario a la frontera con Colombia, pero sólo reciben permisos temporales para circular en la zona y atender sus asuntos. Para establecerse en Colombia necesitan permiso de residencia, asilo u otro beneficio migratorio.

“Esto está creando un ambiente en la frontera en el que los venezolanos tienen escaso acceso a necesidades básicas, como agua potable, servicios sanitarios, un lugar seguro para dormir en la noche, tres comidas al día, productos higiénicos, y llegan a Colombia y la demanda es enorme”, explicó Hrybyk, cuyo grupo cuyo grupo recaba fondos humanitarios y trabaja con socios en la región. .

La crisis en zonas que hacen frontera con Venezuela no es para menos: hay una enorme población que vive en las calles o duerme a la intemperie; gente que recorre largas distancias a pie durante días, familias que no tienen pañales para sus bebés, y extremas condiciones sanitarias, según detalló Hrybyk.

“El gobierno de EEUU está desembolsando ayuda humanitaria a múltiples organizaciones, incluyendo Caritas, la red con la que CRS trabaja estrechamente en Sudamérica, pero está en sus etapas iniciales… sin embargo, pienso que los medios de comunicación tienen que mostrar la necesidad sobre el terreno”, observó.

Colombia absorbe mayor número de refugiados

Colombia ya es el principal país receptor de refugiados venezolanos, aún cuando ese país sudamericano sigue afrontando su propio desplazamiento interno, considerado el más alto del mundo, con más de 7,6 millones de personas, precisó CRS.

Pese al acuerdo de paz, continúan los enfrentamientos entre grupos armados irregulares en varias zonas de Colombia, incluyendo la frontera colombo-venezolana en la región de Catatumbo, a tres horas de Cúcuta.

CRS calcula que cerca de cuatro millones de venezolanos han huido a países vecinos, o un 10% de la población venezolana. El éxodo está compuesto en su mayoría por poblaciones pobres y vulnerables.

El mes pasado, el exvicepresidente, Joe Biden, afirmó que Colombia no debe “cargar sola” el problema del éxodo venezolano.

“La respuesta internacional es muy pequeña para generar alivio, no es sólo un problema de Colombia, y Colombia no debe tener que llevar esta carga sola, todo el hemisferio tiene una obligación”, explicó Biden, durante su intervención en la “Cumbre Concordia Américas 2018”, en Bogotá.

Más ayuda de EEUU 

En un comunicado, la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) precisó que los fondos anunciados por Haley serán destinados a la distribución de agua potable, productos higiénicos, e instalaciones sanitarias en localidades a lo largo de la frontera colombo-venezolana “para prevenir la propagación de enfermedades”.

También incluye ayuda monetaria para que tanto venezolanos como colombianos puedan acceder a albergues, agua, servicios sanitarios y cuidado médico, así como medicinas para centros médicos.

Como complemento a la nueva ayuda humanitaria, EEUU se ha comprometido a dar a Colombia $23,5 millones en fondos para el desarrollo económico a mediano y largo plazos, para que pueda responder al creciente flujo de refugiados venezolanos, dijo USAID.

Con este desembolso, la ayuda humanitaria de EEUU para aportar a la respuesta regional por la crisis humanitaria venezolana totaliza más de $46 millones desde el año fiscal 2017.