¿Qué es primero, la depresión o la enfermedad? (El huevo o la gallina)

Alrededor de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión
¿Qué es primero, la depresión o la enfermedad? (El huevo o la gallina)
La depresión ¿es el origen o la consecuencia?
Foto: Unsplash

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, expertos de todo el mundo han advertido que las enfermedades mentales son, además de poco diagnosticadas y tratadas, muy costosas. La depresión es una de las enfermedades mentales más comunes, de las menos atendidas y que además puede provocar la aparición de otros padecimientos o agravar los que ya se tienen.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 300 millones de personas en el mundo sufren depresión, muy por encima de quienes tienen trastorno bipolar (alrededor de 60 millones), demencia (unos 50 millones) o esquizofrenia (23 millones).

Un reporte de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard señala que existe un vínculo muy estrecho entre la depresión y ciertas enfermedades, tanto que a veces es difícil distinguir qué apareció primero: la depresión como una causa de la enfermedad, o la enfermedad como el origen de la depresión.

Entre las enfermedades físicas que usualmente causan depresión están los infartos y el cáncer, pues sobrevivientes de ambas condiciones han reportado que se sienten tristes y muchos se diagnostican con depresión. Lo mismo ocurre con quienes viven con una enfermedad crónica como diabetes o mal de Parkinson.

De la misma manera, la depresión puede influir en una enfermedad física. Por ejemplo, en el caso de enfermedades cardiovasculares, sufrir depresión hace que la recuperación sea más lenta y aumenta el riesgo de otras complicaciones cardiacas en el futuro.

Otro caso mencionado por Harvard son los problemas de la glándula tiroides. Los trastornos comunes de la tiroides como el hipertiroidismo (producción de demasiada hormona tiroidea) y el hipotiroidismo (producción de poca hormona), afectan el estado de ánimo. En el caso del hipertiroidismo pueden aparecer síntomas maníacos; en las personas con hipotiroidismo suele presentarse agotamiento y depresión. Cuando se trata la enfermedad tiroidea menudo también se alivian los problemas de ánimo.

Y hay más: se ha comprobado que algunos problemas neurológicos se asocian con los trastornos del estado de ánimo, como esclerosis múltiple, síndrome de Alzheimer, Parkinson y desequilibrios hormonales.

Un factor que llama la atención de los médicos y plantea más preguntas para responder en investigaciones específicas, es que los efectos secundarios de los medicamentos pueden ser la causa de sólo 10 o 15 por ciento de los casos de depresión.

En todo caso, si crees que sufres depresión, lo mejor es acudir con el médico para que realice un examen físico completo y una historia clínica detallada para identificar el problema y el tratamiento más adecuado.