Talleres gratuitos ayudan a familias hispanas con menores autistas en Orlando

Talleres gratuitos ayudan a familias hispanas con menores autistas en Orlando
La psicóloga Verónica Díaz explica a los padres lo que es el autismo y escucha sobre sus inquietudes y necesidades. (Cecilia Figueroa / La Prensa)
Foto: Cecilia Figueroa / La Prensa

El impacto del autismo en las familias y cómo manejar sus efectos fue parte del taller libre de costo en que padres y madres coincidieron en situaciones similares y abogaron por un grupo de apoyo en esta comunidad. Se abordaron temas como el autismo en sí, cuál es el rol de los padres y cómo ayudar a los hermanos del hijo con autismo.

Elainiris Torres, madre de un niño autista de 5 años, llegó en enero a la Florida desde Connecticut, donde estuvo en una lista de espera de casi dos años para recibir terapias. Tan pronto llegó a Orlando pudo acceder a estos servicios en el Centro de Autismo para las Familias Santiago & Friends.

“Que mi hijo reciba los tratamientos y mejore. Tenemos ese propósito, aquí vamos a mejorar, aquí hay de todo, he aprendido desde que llegué, hablando con otras mamás, de las terapias. La educación continua a una mamá sola como yo es un alivio, un gran apoyo con todo lo que ofrece este centro”, dijo Torres.

Por su parte, Verónica M. Díaz, psicóloga del centro, explicó a los progenitores que su principal rol es ser padres y recomendó que dejen en manos de los profesionales las terapias y tratamiento de sus hijos, a menos que ellos sientan que algo no esté bien.

Ante el desgaste físico y emocional que pueden enfrentar en la trayectoria de este camino, los profesionales señalaron que están asistirlos con información y referencias para cada situación.

“Tienes ese sexto sentido, busque ayuda, nadie conoce mejor a sus hijos que sus padres. No se quede con un primer diagnóstico. Y para quienes sus niños ya fueron diagnosticados, la mayoría de veces son padres o madres solteros, no tienen con quién sentarse. Si ese apoyo no viene de la familia, busque a otros padres, como aquí, que comparten experiencias. Eso nada más les da la fuerza. Tu trabajo como padre es ser el defensor de su hijo, nadie más lo va a hacer”, dijo la psicóloga.

El hijo de Hilda Espinoza, Carlos, de 11 años, tiene autismo. Para ella este tipo de charlas son muy motivadoras porque le ayudan a entender el comportamiento de su hijo y su desarrollo que es diferente.

“Cuando diagnostican a un hijo con autismo, uno no tiene el conocimiento, pero poco a poco, a medida que va creciendo, yo voy aprendiendo y el centro me ha ayudado mucho. Veo que mi niño ha mejorado con las terapias de habla y que no hay que sobreprotegerlo, sino más bien que aprenda y exponerlo a la vida para que sea una persona independiente”, dijo esta madre de Panamá, que reside en Orlando junto a su esposo y sus dos hijos. Carlos cursa el cuarto grado en la escuela y recibe terapias en el centro los martes y miércoles por la tarde.

Marucci Guzmán, directora ejecutiva de Latino Leadership Inc., impulsora de este taller, explicó el regocijo que sienten ayudando a la comunidad hispana. “Para nosotros empieza con un abrazo, las familias entran y tenemos ese calor latino porque sabemos que tener un hijo con autismo no es fácil, porque no solo afecta al niño sino a la familia entera. Estar en un lugar en que hablamos español, donde culturalmente entendemos las cosas que nos hacen un poco distintos de otras comunidades, les da paz, posibilidad de estar en un centro donde su hijo crezca y pueda desarrollar una vida independiente”, dijo Guzmán.

En el Centro de Autismo para las Familias Santiago & Friends tienen niños desde 15 meses a jóvenes adultos y también se da asistencia a los padres para que soliciten los diversos tipos de ayudas. Cuentan con un salón que se llama Mi Casita para lograr que los niños puedan ayudar un poco en casa.

Sin embargo, a veces, la poca tolerancia y falta de sensibilidad de la comunidad es evidente. Por ello, también es necesario que muchos entiendan la condición de estos menores y puedan si desean ayudar a una familia en un momento.

“Tener la etiqueta de autista pone a los niños en otro lugar. Los niños no pueden entender, están haciendo todo lo que pueden para tener una vida normal. Cuando vea a un niño que tiene una madre con estrés, ayúdale, quizás necesita algún tipo de apoyo”, dijo Guzmán.

Marytza Sanz, presidenta de Latino Leadership y del Centro Santiago & Friends, no puede contener sus lágrimas al contar lo que significa esta entidad creada tras el diagnóstico de autismo de su nieto Santiago, con autismo. Entonces ella conoció las necesidades y la falta de recursos en español para tantas familias hispanas que residen en la zona.

“El apoyo de la familia es bien importante. La familia no debe avergonzarse de tener un niño autista. Santiago ha abierto muchas puertas a tanta gente. Sin él no estuviéramos aquí, no se termina el mundo cuando te dicen que tu niño tiene autismo, hay que salir adelante, podemos mejorar su vida. Hay mamás que llegan y solo necesitan un abrazo”, dijo la orgullosa abuela de Santiago.

Y recordó a los padres la necesidad de tener un poder para casos de emergencia. “Aquí en Estados Unidos tienes que tener un poder si le pasa algo al padre o la madre, hay que tener un plan de emergencia”.

Este taller es parte de la serie de programas educativos gratuitos que ofrecerá la organización como parte de su nuevo centro Latino Leadership Behavioral Health.

Visite el Centro Santiago & Friends

Se ubica en 8617 E. Colonial Drive, Suite 1100, en Orlando. Para más información escriba a: info@santiagoandfriends.com