Factores que pueden afectar tu desempleo

Aplicar para recibir beneficios por desempleo puede ser confuso. Estos consejos pueden ayudar
Factores que pueden afectar tu desempleo
Existen varias razones por las cuales podrías perder tu beneficio de desempleo. /Archivo
Foto: Getty Images

Nadie es indispensable. De un día para el otro, todos podemos descubrir que esto también se aplica a nuestro empleo. La noticia de un despido o “lay-off” siempre es traumática y generalmente nos toma por sorpresa.

¿Cuánto me corresponde por desempleo? ¿Podré seguir manteniendo a mi familia? ¿De qué voy a vivir?

El primer paso para aquellos que trabajaban tiempo completo y recibían beneficios, es acudir a la oficina de desempleo e informarse. Llenar el formulario para obtener los beneficios puede ser abrumador y confuso.

Cada estado tiene leyes particulares que varían según el lugar y podrían afectar la cantidad y el tiempo que recibas los beneficios de desempleo, e incluso que recibas o no cualquier tipo de ayuda.

En la mayoría de los estados, puedes llegar a recibir beneficios por hasta 26 semanas, o aproximadamente seis meses, pero esta cantidad puede variar de 12 a 30 semanas, según el lugar. También debes considerar que deberás pagar impuestos federales y estatales sobre tus beneficios de desempleo.

Para determinar qué tipo de beneficios te corresponden según el estado donde vives, puedes visitar el sitio del Departamento de Trabajo y obtener más información.

Compartimos algunos de los factores que podrían influir en que recibas tus beneficios de desempleo.

  • El motivo por el cual perdiste el empleo. En general, los beneficios por desempleo aplican a quienes son despedidos por cuestiones ajenas a su voluntad. Por ejemplo, te corresponde desempleo si tu compañía elimina el puesto que ocupabas y te hicieron “lay-off”. En estos casos, no es culpa tuya haber perdido tu empleo. Si por el contrario, perdiste tu trabajo por tu comportamiento, por no realizar el trabajo estipulado, por peleas o acoso a tus compañeros, entre otros, se considera que fue tu culpa y no obtendrás los beneficios.
  • Renuncia. Lo mismo ocurre si renunciaste a tu empleo. Una vez más, esta política varía de estado a estado, pero en general cuando un empleado renuncia, no tiene derecho a obtener beneficios. También es relevante el motivo de la renuncia. Si por ejemplo tuviste que renunciar por acoso o discriminación en el lugar de trabajo, si tu supervisor te manda a trabajar a otro estado, trata de reducir tu sueldo o infringe en los estándares de la Administración de salud y seguridad ocupacional (OSHA) puedes obtener tus beneficios de desempleo.
  • Contratista independiente. Cada vez más empleadores eligen emplear a trabajadores como contratistas independientes, para evitar pagarles beneficios y vacaciones. Al pertenecer a esta categoría, podrían negarte los beneficios de desempleo. Si por otro lado, consideras que tu empleador te calificó erróneamente como contratista independiente y debería haberte dado beneficios, debes comunicárselo a la oficina de desempleo para que considere tu caso. Para hacerlo, debes llenar el formulario SS-8 (Determinación del estado de empleo de un trabajador para propósitos del impuesto federal sobre la nómina y la retención de impuestos sobre el ingreso) con el IRS.
  • Elegibilidad. En ciertos casos, pueden negarte tus beneficios si no trabajaste suficientes horas o si tu salario era demasiado bajo para ser elegible. La oficina de desempleo evaluará tu historial laboral y tus ingresos, entre otros factores para determinar tu derecho a recibir beneficios,