La medicina para el dolor puede causar más dolor

La medicina para el  dolor puede causar más dolor
El acetaminofén es seguro cuando se usa en la dosis terapéutica por unos días, pero la sobredosis causa problemas graves como necrosis hepática.
Foto: Shutterstock

Una vez se presentó una joven de 16 años con fallo hepático sin ninguna causa. La joven se fue a la emergencia por presentar dolor abdominal severo sin ningún otro síntoma además de sentirse más cansada de lo normal por una semana.  Le hicimos varios estudios que presentaron anormalidad en las enzimas hepáticas las cuales fueron empeorando a través de los días hasta estar en fallo hepático grave y requerir un trasplante de hígado. Al investigar a fondo como es que esta joven sin ningún problema de salud en una semana paso de estar en salud a necesitar trasplante de hígado encontramos que ella estaba sufriendo de dolor de cabeza y estaba tomando acetaminofén todos los días por aproximadamente un año.

En esta semana he encontrado la necesidad de educar a mis madres sobre el uso excesivo del acetaminofén. Las madres usan el acetaminofén especialmente cuando su niño tiene la gripe pues piensan que eso los mejora.

El acetaminofén es un analgésico, antipirético. Es el medicamento más utilizado para la fiebre y el dolor en los niños en los Estados Unidos.  Está disponible en muchos medicamentos recetados al igual que de venta libre.

El acetaminofén es seguro cuando se usa en la dosis terapéutica por unos días, pero la sobredosis causa problemas graves como necrosis hepática. Es una de las causas principales de sobre dosis en niños en todo el mundo y se reportan aproximadamente 30,000 casos anuales.

Los efectos secundarios de la sobredosis de acetaminofén son:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Letargo
  • Malestar general
  • Dolor abdominal -especialmente en el cuadrante superior
  • Anormalidad en las pruebas de la sangre hepática y de la coagulación
  • Necrosis hepática

Es importante tener en cuenta que

  • Los niños menos de 6 años son menos propensos a tener fallo hepático con una sobredosis de acetaminofén pues ellos tienen un componente en el hígado, que los adultos tienen en menos cantidad, que los protege
  • Los niños están más propensos a vomitar después de ingerir acetaminofén
  • El sufrir múltiples enfermedades y tomar múltiples medicamentos hace que seamos más propensos a sufrir los efectos secundarios de los medicamentos.

El resultado de la sobredosis con acetaminofén en niños y adolescentes es casi siempre positivo si el antídoto, la N-acetilcisteína (NAC), se administra dentro de las 8 a 10 horas posteriores a la ingestión. La mortalidad suele ser mínima en niños y adolescentes especialmente si es tratada a tiempo.

-La Dra. Denise Núñez es pediatra y  fundadora de la Fundación Niño de la Caridad en El Bronx