Denuncia su historia como esclava sexual para ayudar a otras víctimas

Denuncia su historia como esclava sexual para ayudar a otras víctimas
Flor Turcio, con el cónsul saliente de México Juan Sabines Guerrero (izq.) y Felipe Cuellar, cónsul mexicano interino. (Roxana de la Riva / La Prensa)
Foto: Roxana de la Riva / La Prensa

Cuando Flor Turcio llegó al Consulado de México en Orlando estaba destrozada. Traía consigo el dolor y el trauma de haber sido secuestrada para ser prostituida por delincuentes que se dedicaban a la trata de blancas o tráfico humano. Este drama, que no es una ficción sino la vida real, se narra en el libro ‘Esclava de un infierno’ que recientemente fue presentado a los medios de comunicación.

“Flor fue víctima de trata de personas, denunció y dio su testimonio de cómo se rompen las cadenas de la esclavitud”, señaló Juan Sabines Guerrero, quien en el momento de la presentación del libro todavía fungía como Cónsul de México en Orlando. “Es un libro escrito en primera persona, crudo, autobiográfico, que lastima. Un libro donde la verdad supera a la ficción, no es una novela o un cuento, es una realidad”.

El consulado mexicano exhorta a las personas sobrevivientes de trata de blancas a que compartan su testimonio para ayudar a otras mujeres que son víctimas, pero que tienen miedo a denunciarlo. También pide a ayudar a terminar con el tráfico humano por medio de denuncias contra delincuentes organizados que manejan bandas delictivas, que trafican con drogas, armas y también se dedican a traficar y comercializar a las personas.

Por eso los funcionarios mexicanos están disponibles para ayudar. “Lo primero que hacemos con las víctimas es darles asistencia legal y si es necesario se les da asistencia psicológica. Atendemos este tipo de casos de tráfico humano, les conseguimos un abogado experto en la materia de inmigración para tramitar la visa U [para víctimas de actividad criminal]”, aseguró Sabines Guerrero.

Turcio es fundadora y directora ejecutiva de la Fundación Libre de Esclavitud Sexual y es sobreviviente de tráfico humano. Ella presentó el libro ‘Esclava de un infierno’ donde narra el abuso sexual infantil del que fue víctima, siendo violada desde los 9 años por su padrastro. Vivió en un hogar rodeada de violencia doméstica. Huyendo del maltrato a los 11 años se conviertió en empleada doméstica y a los 17 años, con falsas promesas de amor, es engañada y prostituida por casi dos décadas.

Pesé a las adversidades, Turcio logró salir de la esclavitud sexual y pudo sacar adelante a sus tres hijos quienes estuvieron con ella durante la presentación del libro. “Fui una esclava sexual, prostituida por las calles, desde niña me robaron la inocencia, pero algo no me robaron que es la fuerza para luchar”, dijo Turcio, quien utiliza su fundación para ayudar a niñas y otras mujeres a salir de la crisis que deja la trata de personas.

La mujer, de origen mexicano, se hizo beneficiaría de una Visa U porque en 2013 dos hombres hispanos la secuestraron en su casa de Panamá City y la llevaron a Hattiesburg, Mississippi. Según los documentos, ella primero intentó escapar en Mobile, Alabama, pero falló. Siguió luchando por ser libre y escapó de sus captores saliendo de la ventana de un baño. Ella corrió al Departamento de Policía y denunció ante las autoridades sobre su terrible experiencia.

Uno de sus captores, Jacobo Feliciano-Francisco, de 31 años, fue arrestado e identificado como el chofer del carro que transportaba a Turcio hacia Hattiesburg. Después, Ruperto Flores, de 57 años, fue arrestado y los dos hombres fueron acusados de conspirar para secuestrar. Además, Flores enfrentó cargos por transportar a una mujer a través de las fronteras estatales con el propósito de prostitución.

Según documentos judiciales, el mismo día en que la mujer de Florida fue secuestrada, Flores recogió a una mujer de la República Dominicana en el aeropuerto de Atlanta con destino final a una ciudad de Louisiana. Fue entonces que Turcio cooperó con las autoridades estadounidenses para desbaratar la red de traficantes de mujeres.

La mexicana tiene entre sus planes convertirse en detective especialista en víctimas de delitos sexuales y próximamente presentará una obra de teatro con referencia a su libro para crear conciencia y prevenir esta esclavitud moderna.

Más información

Para contactar a la Fundación Libre de la Esclavitud Sexual llame al 407-319-8482 o 407-910-6966.