Cadena perpetua para hispano ex militar por triple asesinato en California

Su cómplice está a la espera de juicio
Cadena perpetua para hispano ex militar por triple asesinato en California
Joshua Charles Acosta y Frank Félix
Foto: Fullerton Police Department

Joshua Charles Acosta, ex soldado del ejército estadounidense de 23 años, fue sentenciado ayer a cadena perpetua por un triple asesinato, incluidos los padres de su amiga adolescente, a quienes decidió matar “para liberarla de una vida de abuso”.

Según la fiscalía del condado Orange, en California, Acosta no podrá obtener libertad condicional y además se le ha impuesto una pena adicional de 75 años.

Acosta había sido hallado culpable por los asesinatos ocurridos en septiembre de 2016 de Jennifer Goodwill-Yost (39), su esposo Christopher Yost (34) y de un amigo de la pareja, Arthur William Boucher (28), en Fullerton, al sureste de Los Ángeles.

En el momento de los asesinatos Acosta era amigo de Frank Félix (27), quien está acusado de complicidad por los crímenes y espera juicio; y de su novia, Kaitlynn Goodwill (17), hija de Jennifer e hijastra de Yost.

Durante la investigación, el entonces militar confesó a las autoridades que decidió asesinar a la pareja para liberar a la joven de la tiranía de su madre y padrastro.

Pero Kaitlynn declaró en el juicio contra Acosta a cambio de garantía de inmunidad y aseguró que “no tenía idea de que sus padres y Billy iban a ser asesinados”, informó Troy Pino, fiscal del caso y miembro de la Unidad de Homicidios de la fiscalía de Orange.

No obstante, la joven aseguró que su padrastro había abusado sexualmente de ella durante varios años y que su madre la había atacado físicamente.

En la madrugada del 24 de septiembre de 2016, Acosta entró a la residencia armado con una escopeta propiedad del padre de Félix, que había hurtado con ayuda de su amigo, y disparó contra Boucher, quien dormía ocasionalmente en un sofá en la sala.

Seguidamente fue a la habitación de la pareja, le disparó a Jennifer y a Christopher en la cabeza, cuando trataba de escapar hacia el patio.

Mientras, Félix y Kaitlynn esperaban a Acosta en una camioneta estacionada frente a la residencia. En la vivienda también dormían dos hermanas menores de Kaitlynn.

Luego de los asesinatos, Félix fue hasta su casa con Acosta, donde trataron de deshacerse de evidencia.

Días después agentes del Departamento de Policía de Fullerton arrestaron a Félix en su residencia y a Acosta en el cuartel del ejército en Fort Irwin, en el Desierto de Mojave, al noreste de Los Ángeles.