Encuentran $5,000 dólares en una bolsa de pañales

Las buenas acciones dicen que generan buen karma

Una joven pareja californiana se sorprendió al encontrar una bolsa de pañales llena de dinero en efectivo y documentos importantes, pero en lugar de quedarse con el dinero o entregar la bolsa a los funcionarios de la ciudad, insistieron en rastrear al propietario de inmediato.

La bolsa pertenecía a un hombre vietnamita que había pasado la noche mirando las luces de Navidad con su esposa y su pequeña hija en Long Beach, California. Originalmente dejó la bolsa en la acera para que pudieran tomar una foto juntos frente a una decoración navideña. Después de tomar la foto, se olvidó de recogerla de nuevo.

Más tarde, esa misma noche, Gabriel Ruiz, de 24 años, y su novia, Gabriela Jauregui, se tomaron una foto en el mismo lugar. Cuando se dieron la vuelta, vieron la bolsa en la acera.

Durante los primeros instantes simplemente observaron a su alrededor para ver si alguien la agarraba, pero cuando nadie apareció a reclamarla, revisaron el contenido y no podían creer lo que vieron.

Dentro de la bolsa, encontraron los pasaportes de la familia, pero los nombres estaban escritos en vietnamita. Además también había una billetera que contenía $5,000 dólares en efectivo.

En ningún momento pensaron en quedarse con el dinero. Es más, es lo que más les llevó a querer rastrear y encontrar a los dueños. Así que llevaron la bolsa a su apartamento y se quedaron despiertos toda la noche tratando de encontrar alguna forma de contactar a la familia.

Mientras tanto, el padre vietnamita, que pidió no ser identificado, se dio cuenta de su error y volvió a buscar la bolsa. Regresó a la zona y pasó horas buscando en el vecindario y colgando carteles, pero fue en vano.

“Pensé cómo iba a volver a mi país, pagar la renta y cuidar a su bebé. Es mucho dinero para nosotros”, recordó el hombre en una entrevista  CBSLA.

A la mañana siguiente, Jauregui y Ruiz encontraron un pequeño compartimento dentro de la bolsa que contenía los detalles de contacto del hombre. Al llamar al número y hacer que él describiera la bolsa, se reunieron felizmente con la familia.

“Todo lo que puedo decir es gracias, gracias de corazón”, dijo el hombre a la pareja. “Acabáis de salvar mi vida”.

No hace falta decir que el padre se sintió abrumado de gratitud y alivio.