Tesla es demandada por haber desinstalado un medidor de velocidad que causó un accidente fatal

Un centro de servicio de Tesla removió un regulador de velocidad, lo cual impedía al joven exceder las 85 mph
Tesla es demandada por haber desinstalado un medidor de velocidad que causó un accidente fatal
Los abogados alegan que las baterías de tesla no están bien protegidas
Foto: BBC

Una familia en Florida acusa de negligencia a la compañía de autos eléctricos Tesla después de que el Model S 2014 en el que su hijo viajaba estallara en llamas al chocar contra una pared y causara la muerte del joven de 18 años.

La demanda legal establecida por Edgar Monserratt y Esperanza Martínez de Montserratt, padres del fallecido adolescente, el pasado 8 de enero del presente año alega que el auto en el que su hijo iba como pasajero tenía una batería desprotegida, y ésta causó su muerte. Además, la demanda acusa de negligencia a la marca por haber removido un medidor de velocidad sin consentimiento de los padres. 

El accidente ocurrió el 8 de mayo del 2018 cuando Monserratt Martínez y el conductor, identificado como Barrett Riley, conducían a una velocidad de 116 mph en un bulevar de Fort Lauderdale (Florida), según explica The Guardian. El conductor chocó contra una pared adyacente (por razones desconocidas) y al retroceder después del impacto el Tesla chocó contra un poste de luz. El auto entonces “estalló en llamas”, según la demanda escrita, y el pasajero falleció tiempo después. 

Dos meses antes del incidente, Riley recibió una infracción por conducir a una velocidad prohibida de 112 mph, según reporta Artechnica, y sus padres decidieron instalar un regulador de velocidad en el auto para impedir que el conductor excediera las 85 mph.

Sin embargo, semanas después, cuando el automóvil estaba en un centro de servicio de Tesla en el condado de Broward, el regulador fue retirado sin el permiso o conocimiento de los padres de Riley.

El padre del fallecido pasajero alega que Tesla es responsable de negligencia por haber removido el regulador sin el permiso necesario, además de que los abogados de la familia aseguran que el auto era “defectuoso e irrazonablemente peligroso”, pues su batería no estaba “adecuadamente protegida”.

“La batería de Tesla S era propensa a incendios extremadamente intensos, incapaces de extinguirse a tiempo”, escribió la firma de abogados que representa a la familia en un comunicado.