¿Por qué la DEA trabajó con la Marina y no la Policía Federal mexicana para buscar a “El Chapo”?

VIDEO: Autoridades armaron un grupo especial de 100 hombres
¿Por qué la DEA trabajó con la Marina y no la Policía Federal mexicana para buscar a “El Chapo”?
La DEA y la Marina se unieron para buscar a "El Chapo".
Foto: DEA / Getty

En 2014, la persecución de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera se había vuelto una prioridad para autoridades estadounidenses, debido a los cargos que se tenían en su contra por tráfico de drogas y armas, por lo que varias agencias, incluida la Administración de Control de Drogas (DEA), daban pasos con precaución en sus investigaciones.

El agente de mexicano-americano Javier Vásquez declaró en la corte de Brooklyn que ese año se armó un grupo de 100 miembros de la Secretaría de Marina (Semer) mexicana –considerado pequeño dado el nivel de los objetivos– que seguiría las pistas ofrecidas por los oficiales estadounidenses para encontrar a Guzmán Loera, a Rafael Caro Quintero y a Ismael “Mayo” Zambada en Sinaloa.

La idea, dijo, “era usar a la Marina por su reputación”, ya que no se podía confiar en la Policía Federal mexicana, debido a que “el nivel de corrupción era alto y eso no ayudaría” a conseguir el objetivo.

La única opción para las autoridades estadounidenses y mexicanas fue utilizar personal de la Marina altamente entrenado, pero asentado en la Ciudad de México. “La Marina aceptó participar en la operación”, dijo Vásquez y, agregó, que la DEA compartía las locaciones de los objetivos. El plan era capturar “al primero que saltara”, es decir, de quien obtuvieran ubicación precisa para evitar fallas.

El equipo especial se asentó en La Paz, capital de Baja California Sur, donde hay una base de la Semer, pero no se requirió a personal que ahí laboraba, bajo sospecha de que tuviera contacto con los presuntos líderes del Cártel de Sinaloa.

A pesar de intentar cuidar cada detalle, realizar entrenamiento, contar con cuatro helicópteros Black Hawk y un sistema de vigilancia e inteligencia importantes, no todo salió bien al inicio, cuando ubicaron al primer objetivo que “saltó”, a “Mayo” Zambada, a quien localizaron en su rancho en Sinaloa.

Los fiscales mostraron un video del vuelo en el que Vásquez iba con el grupo de la Marina, cruzando el Mar de Cortés, en un viaje de más de una hora y 45 minutos que fue infructuoso, porque en el inmueble sólo encontraron a un empleado de Zambada.

Loading the player...

Después del fallido operativo, el grupo especial se quedó “peinando” la zona durante dos días y logró capturar a dos socios del “Mayo”, de quienes no se dieron nombres. “Dieron información a marinos sobre armas”, afirmó Vásquez. No todo estaba perdido.

El segundo día fue cuando decidieron movilizarse a Topolobampo, Sinaloa, donde continuarían con su cacería, narró el agente –quien habla perfecto inglés y español– que lleva 15 años trabajando en la DEA, pero que fue asignado a México con dos objetivos: ayudar a desmantelar los cárteles La Familia Michoacana y al de Sinaloa.

Este jueves, el agente continuará con su narración sobre estos operativos que, como indicó al inicio de su testimonio, concretaron una de las capturas de Guzmán Loera.