¿Existe la eyaculación femenina?

A pesar de que se considera un mito, muchas mujeres eyaculan sin saberlo
¿Existe la eyaculación femenina?
Foto: shutterstock
La sexualidad está llena de mitos y suposiciones que pueden interferir con la satisfacción y el placer por la falta de información. Y uno de los mayores cuestionamientos es si la mujer tiene una reacción eyaculatoria similar al hombre.

¿Qué se sabe de la eyaculación femenina?

Lo primero que hay que aclarar es que la eyaculación femenina sí existe y es más común de lo que se piensa. Si alguna vez has sentido ganas de orinar incontrolables durante una relación sexual o has percibido un líquido poco usual, seguramente has eyaculado. Expertos aseguran que todas las mujeres tienen la capacidad de eyacular durante la relación sexual o la estimulación. Sin embargo, aclaran que el líquido eyaculatorio es tan poco que la mayoría de las mujeres no lo nota o lo relacionan con la lubricación. La imagen difundida por la pornografía de la mujer que eyacula en grandes cantidades es poco usual. Normalmente, el líquido producido solo alcanza los 4 mililitros, es ligero, transparente y no tiene olor.
sexualidad zodiaco
Shutterstock
Para lograr esta respuesta sexual es fundamental la estimulación y los juegos eróticos, dándole mayor atención a la zona donde se encuentra el punto G, ubicada a tres centímetros de la entrada de la vagina, en la parte superior. En dicha zona también se ubican las glándulas de Skene, encargadas de almacenar el líquido eyaculatorio. Una vez alcanzada la eyaculación, el líquido no es liberado por la vagina ni por la uretra, sale desde la próstata hasta dos conductos que están ubicados a los lados del meato urinario. En ocasiones, puede que la eyaculación se haga internamente y el líquido termine en la vejiga, por lo que es expulsado con la orina después de las relaciones sexuales. Un punto importante es que muchas veces se puede producir la eyaculación femenina sin que la mujer haya tenido un orgasmo y la liberación de este líquido, no afecta la lubricación que se tenga. El placer sexual va más allá de la eyaculación, por ello se debe evitar caer en obsesiones. Lo recomendable es explorar el cuerpo sin ninguna presión para que no se pierdan los beneficios del sexo.