Pequeños gastos que podrían costarte una fortuna a la larga

Controlar estas fugas casi imperceptibles te podría ayudar tener finanzas más sanas
Pequeños gastos que podrían costarte una fortuna a la larga
Cuidado con esas compras que parecen pequeñas, pero no lo son tanto.
Foto: Alicia Zinn / Pexels

Si estás en una situación en la que necesitas recortar gastos y ahorrar más, quizás sea hora de revisar esas pequeñas compras que haces periódicamente. Pueden lucir inofensivas, pero quizás te están quitando una buena tajada de tu cheque de paga.

Gastos imperceptibles

Toma en cuenta que esos pequeños gastos a los que nos referimos, pueden ser casi cualquier cosa. Desde esa sencilla taza de café que te compras todas las mañanas hasta la bolsita de frituras que meriendas al mediodía.

Estas compras, generalmente, nunca las consideras en tu presupuesto mensual, ya que las cantidades no parecen ser muy significativas. Sin embargo, con el tiempo, podrían acumularse hasta llegar a convertirse en una cantidad importante de dinero.

Por ejemplo, si todos los días, a la hora de comer en la oficina, gasta solamente $10 dólares, esto sumaría aproximadamente $216 al mes, y al año $2,600, según explica la especialista en finanzas, Miriam Caldwell.

Al ver estos números, podrías caer en cuenta de que quizás estás gastando mucho en comida.

Claro que esto depende de tu situación personal. Si notas que el dinero no te alcanza para llegar al final del mes, entonces ahorrar $10 dólares diarios podrían ser de gran ayuda. Por otro lado, si realmente no tienes deudas, quizás sí puedas darte el gusto de comer fuera todos los días sin ningún problema.

La clave es estar consciente de estas pequeñas fugas de dinero, para que siempre lo tomes en cuenta en tu presupuesto.

Mantente alerta

Para ayudarte a estar más al tanto de estos pequeños gastos, a continuación, te compartimos más ejemplos de ellos:

-Snacks. A todos nos da el antojo de comprar algo para entretener a nuestra barriga; pero, si quieres evitar gastar una fortuna en snacks, lo recomendable es limitar su compra a una vez por semana, o incluso una vez al mes.

-Teléfono. En muchos planes de celulares hay cargos que quizás no notas hasta que analizas muy bien la factura. Por eso, si notas que los pagos del teléfono fluctúan mes a mes, llama a tu proveedor y pregunta por opciones que se ajusten más a tu presupuesto.

-Comisiones bancarias. Al parecer, cada día los bancos encuentran nuevas formas de cobrar por sus servicios, como por el mantenimiento de tu tarjeta, o por imprimirte un estado de cuenta. Por eso, es importante que analices muy bien todo lo que tu banco te cobra y compararlo con otras instituciones. De esta forma, quizás puedas encontrar otra opción mejor.

Si revisas bien todos los pequeños gastos que puedes llegar a tener, te darás cuenta de que quizás podrías prescindir de muchos de ellos y ahorrarte ese dinero para darle un mejor uso.

También te puede interesar:
Descubre cómo ahorrar en la factura de electricidad