Sus padres son antivacunas y celebró sus 18 años inmunizándose

Ethan Lindenberger creció en una familia que no cree en los beneficios de la inmunización, pero él sí está convencido de todos los beneficios y cree que a su edad, debe preocuparse él mismo por su salud
Sus padres son antivacunas y celebró sus 18 años inmunizándose
La madre calificó como un "acto rebelde" la decisión de su hijo.
Foto: YouTube

En los últimos años se ha generado un movimiento antivacunas por parte de algunos padres de familia en todo el mundo, quienes contrario a lo que pueda indicar la medicina, aseguran que vacunar solo es un negocio para las industria farmacéutica y que en realidad no prevén de algún tipo de enfermedad grave.

Un joven que recientemente cumplió los 18 años llamado Ethan Lindenberger, de Ohio, justamente creció en el seno de una familia que es antivacunas, y para festejar el haber llegado a dicha edad, decidió ponerse todas las vacunas que su madre le negó de pequeño.

“Me puse todas las inyecciones que mi madre no me dejó ponerme a lo largo de mi vida”, comentó este chico en una entrevista para una radiodifusora local.

Ethan explicó que su madre no creía en las vacunas porque se dejó influenciar por algo que leyó en Internet, en donde se aseguraba que estas estaban relacionadas con el desarrollo de autismo y otros daños cerebrales.

“Mis padres creen que las vacunas son alguna clase de maquinación del Gobierno. Es algo realmente estúpido y he tenido más de una discusión sobre el tema con ellos. Pero, debido a sus creencias, nunca he sido vacunado ni nada, solo Dios sabe cómo es que sigo con vida”, fue lo que publicó Ethan en un post en Reddit.

Lindenberger también explicó en dicha publicación que había llegado ya a una edad en la que debe empezar a cuidarse él mismo y que debido a brote de sarampión que se registra en los últimos días en Washington, decidió aplicarse la vacuna de dicha enfermedad.

El joven afirmó que siempre ha tenido problemas con su madre por este tema e incluso, buscó información sobre las vacunas, encontrando pruebas irrefutables de sus beneficios. De hecho, asegura que su madre tachó como un “acto de rebeldía” el que se vacunara.

“La gente tiene que informarse de forma veraz. Tiene que saber que hay que inmunizar a los niños. Que debido al movimiento antivacunas mueren por enfermedades que prácticamente ya no existían”, sentenció.