Poderosa organización criminal de narcos en Puerto Rico lanzaba sus víctimas a los caimanes

75 personas enfrentan cargos federales en la isla; el destino de la droga era la costa este de Estados Unidos
Poderosa organización criminal de narcos en Puerto Rico lanzaba sus víctimas a los caimanes
El FBI fue una de las agencias que participó de la investigación.
Foto: (Archivo / GFR Media)

PUERTO RICO – Una poderosa organización criminal con transacciones millonarias por más de una década de existencia y que era capaz de lanzar los cuerpos de sus víctimas a caimanes recibió un duro golpe en un operativo conjunto diligenciado este miércoles entre más de media docena de agencias federales y estatales.

Hoy se informó que un gran jurado federal emitió un pliego acusatorio contra 75 personas. El objetivo eran las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera (FARC) que operaban desde el 2006 en diferentes puntos de la zona metropolitana de Santurce, como cuatro residenciales, Villa Kennedy, Las Casas, El Mirador, y Las Margaritas, así como desde sectores como El Guano, Playita, Cantera y las calles William y Eleven Street.

En la conferencia de prensa celebrada al mediodía desde la fiscalía federal se indicó que el grupo traficaba grandes cantidades de droga como crack, heroína, cocaína, marihuana, Oxycodone (o Percocet) y Alprazolam (conocida como Xanax). Traficaban droga para Puerto Rico, la enviaban a destinos en la costa este de Estados Unidos mediante el correo o a través de “mulas” por el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, y algunos de sus miembros operaban desde República Dominicana.

La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez dijo que el grupo era responsable de asesinatos, tanto de gangas rivales como de personas inocentes que eran ultimados en medio de fuego cruzado entre bandas criminales, además de que tenían violentísimas prácticas con algunas de sus víctimas.

“Tomaban a sus víctimas y las lanzaban a los caimanes… los tenían como animales domésticos”, dijo Rodríguez, lo que llevó a que esta investigación iniciada en el 2016 se conociera internamente como “operación cocodrilo”.

La secretaria de Justicia Wanda Vázquez dijo que se podrían radicar cargos adicionales a nivel estatal por asesinatos. Fiscalía federal dijo que la pesquisa apunta a cerca de una docena de muertes, aunque no todas incluyeron lanzar los cuerpos a caimanes.

“Tenían una comunidad secuestrada, viviendo bajo el régimen de violencia”, dijo la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez.

Se agregó que de las 75 órdenes de arresto emitidas por el gran jurado, 27 enfrentan cargos por uso de armas de fuego para crímenes violentos. A las 11 am de hoy ya se habían arrestado a unos 32 de estos imputados, dijo la fiscal Rodríguez. Quince de estos se encontraban ya detenidos en cárceles por otros delitos.

Las FARC tenían un operativo criminal con transacciones de cerca de casi $76 millones, dinero ilegal que era usado en inversiones legales como fiestas privadas, estadías en hoteles, viajes, carros, clubes nocturnos y propiedades inmuebles como residencias en urbanizaciones en Guaynabo y edificios comerciales en San Juan. El grupo enfrenta cargos por lavado de dinero.

Asimismo, entre las prácticas de la organización se encontraba regalar muestras a clientes para promover ciertos tipos de drogas, y el uso de piscinas y tanques de agua para barricadas.

El operativo fue un esfuerzo en conjunto que incluyó la unidad aérea de la Guardia Nacional, agentes del FBI, al Servicio de Rentas Internas (IRS), Negociado de Inmigración y Aduana (ICE), Administración federal Antidrogas (DEA), y la Policía estatal y municipal. De hecho, el director en Puerto Rico del FBI, Douglas Leff, dijo que el investigador principal del caso es un policía municipal de San Juan.

“Estos individuos están bajo arresto por el enorme daño que han causado”, dijo el jefe de la DEA en la isla, A.J. Collazo.

Sobre si la organización fue desarticulada luego de la intervención de hoy, la jefa de fiscalía federal -quien hizo hincapié en el trabajo de los fiscales María Montañez y Alberto López- dijo: “creo que le hemos dado un golpe muy grande”.

(Por: Daniel Rivera Vargas)