Dolores de cubículo

Miles de personas pasan más de la mitad de su día sentadas frente a una pantalla electrónica
Dolores de cubículo
La mala postura frente a la computadora causa tensión y dolor.

Estar sentados por al menos ocho horas diarias frente a una pantalla electrónica no es lo ideal para la salud. Y sin embargo, miles de personas que trabajan en una oficina hacen precisamente eso.

Trabajar de 9 a 5 frente a una computadora puede afectar a la espalda, las manos, los ojos, así como a la actitud y estado emocional del trabajador. Y si bien la naturaleza del trabajo de oficina implica largas horas sentados en un cubículo, existen formas de reducir el impacto negativo de los empleos sedentarios.

Compartimos algunas ideas que pueden hacer tu trabajo más tolerable.

Espalda, cuello y muñecas. Una postura incorrecta, resultado de sentarse encorvado o en una silla incómoda, demasiado alta o bajo puede resultar en problemas de espalda y de cuello. Se recomienda tomar descansos regulares, para pararse o salir a caminar. Puedes programar una alarma en tu teléfono cada una o dos horas que te recuerde tomar dichos descansos. Contrariamente a la creencia de que trabajar sin parar durante largas horas es más efectivo, los trabajadores que se toman los descansos estipulados por ley, regresan con más energía y se concentran mejor en sus tareas.
La postura, así como el uso del mouse, también afecta a las muñecas y manos. Utiliza un mouse ergonómico que reduzca el dolor y una silla con respaldo confortable para tu espalda. No esperes a que sea demasiado tarde para prevenir el dolor.

Vista. Los ojos también sufren cuando estamos frente a una computadora todo el día, bajo la luz artificial de la oficina. Si trabajas en un ambiente pequeño, con pocos empleados, puedes pedirles a tus compañeros si están de acuerdo con reducir un poco la luz general. También beneficia salir a caminar unas cuadras y disfrutar la luz natural, para que descansen tus ojos. Existen anteojos especiales que reflejan la luz azul de la pantalla y protegen la vista.

Cumpleaños y celebraciones. En ciertas oficinas, cualquier ocasión amerita pastel, bagels o doughnuts, lo que al final del mes se traduce en unas cuantas libras de más. Trata de llevar tu propia comida al trabajo, no sólo para ahorrar dinero, sino también libras. Puedes participar en todas y cada una de las celebraciones, pero no tienes que comer todo lo que haya. Otro hábito que puede afectar tu salud es el consumo diario de café. Después de la segunda taza, considera tomar agua en su lugar y te sentirás mejor al final del día.