Los Estados en el Este de EEUU que viven una “guerra civil” por pandilleros de Bloods

Caso por tiroteo que involucra a al menos 11 personas pone sobre la mesa el peligro y el poderío de estas organizaciones en la comunidad
Los Estados en el Este de EEUU que viven una “guerra civil” por pandilleros de Bloods
La línea de frontera entre el territorio de la pandilla Bloods y la de Florence 13 en Los Ángeles.
Foto: Archivo / AP

La presencia de la pandilla Bloods se ha expandido en el condado York, en Carolina del Sur, y prueba de lo anterior, fue el tiroteo reportado en septiembre del año pasado cerca del pueblo de Fort Mill.

Ese fue parte del argumento de la Policía y de los fiscales esta semana en el caso que se sigue en una corte del Estado.

En vista de lo que catalogaron como una “guerra civil”, los representantes del Gobierno pidieron que Willis Gus Lane, de 19 años, permanezca en prisión hasta tanto inicie el juicio por considerarlo “un peligro extremo para la comunidad”. Esto luego de que los abogados del acusado pidieran su salida bajo fianza.

Lane enfrenta cargos de intento de asesinato y posesión de un arma en un crimen violento por, supuestamente, dispararle a dos personas cerca de un complejo de apartamentos. Además, habría disparado contra otros dos autos, incluyendo un vehículo de la oficina del alguacil del condado.

Adicional, se mencionan unas 10 personas que se cree están conectadas con la balacera, algunas de las que están siendo procesadas.

Los fiscales sostienen que las víctimas de Lane, también de la citada pandilla, se movieron a Fort Mill huyendo de los enfrentamientos en Charlotte, en Carolina del Norte.

“Esto es una guerra civil entre miembros de la pandilla Bloods”, dijeron los fiscales en corte este miércoles, según citados por el Herald Online.

“Lo último que quieren los abogados es que el condado York se convierta en el condado Mecklenburg con la violencia de pandillas expandiéndose por toda la línea  del Estado”, agregaron.

Algunas de las armas recuperadas en la escena eran robadas y habían sido utilizadas para tiroteos en Charlotte.

El abogado de Lane, Robby Bruce, dijo que habían armas en todos los autos, pero que los cargos contra otros tres involucrados habían sido descartados.

La pandilla, cuyos orígenes se remontan a Los Angeles, California, es conocida por sus múltiples grupos afiliados o aliados, pero también por las rivalidades entre los propios miembros.

Bloods, históricamente enfrentados a los Crips, se han expandido en varios Estados como Nueva York.

La pasada semana, en Long Island, se reportaron una serie de tiroteos que se le atribuyen al referido grupo. Uno de los incidentes, captado en videos de seguridad,  ocurrió en un establecimiento IHOP cuando un supuesto miembro de Bloods ingresó al local y la emprendió a tiros contra otro integrante de la ganga.

El grupo también disputa terreno en Long Island con la peligrosa organización Mara Salvatrucha o MS-13, también nacida de Los Angeles.