Cruz Roja en Salamanca, Guanajuato, reanuda operaciones tras frenar por violencia de cárteles

El gobierno federal y estatal ofrecieron seguridad a la institución para que siga brindando sus servicios a la población
Cruz Roja en Salamanca, Guanajuato, reanuda operaciones tras frenar por violencia de cárteles
Ambulancia de la Cruz Roja.
Foto: Twitter

MÉXICO – La Cruz Roja reanudó sus operaciones en la ciudad de Salamanca, en el estado mexicano de Guanajuato, luego de que suspendiera sus actividades por 24 horas, después de que un grupo armado atacara a un ambulancia.

La reanudación de actividades se realizó luego de que el gobierno del estado y municipal ofrecieron blindar las instalaciones y dar seguridad a los paramédicos.

Y es que la institución determinó cancelar operaciones el sábado luego de que un comando interceptó una ambulancia que trasladaba a una persona herida de bala a un hospital, a la cual se llevaron en un vehículo particular, y lanzó amenazas a paramédicos y al personal que labora en las oficinas ubicadas en la Avenida Faja de Oro.

Según las autoridades, el herido bajó por su propio pie de la ambulancia y subió al vehículo del grupo armado.

La institución anunció mediante un comunicado que cerraba sus puertas “hasta nuevo aviso por cuestiones de seguridad” y añadía que “no se brindará servicio médico en sus instalaciones ni se atenderán urgencias con las ambulancias”.

“Pedimos a toda la ciudadanía comprensión, todos los que somos voluntarios en esta noble institución creemos en su misión llena de un espíritu humanitario que nos guía, pero en este momento debemos cuidar nuestra integridad”, señaló la institución.

Pero tras una reunión con las autoridades federales y estatales, la alcaldesa de Salamanca, Beatriz Hernández Cruz, dio a conocer en un comunicado que la Cruz Roja reanudó servicios la tarde del domingo.

A la reunión también asistió el presidente del patronato José María Rostro Fernández.

Fue la propia institución, a través de un comunicado en sus redes sociales, que notificó que reanudaba sus operaciones en Salamanca.

 

Hernández Cruz destacó que con el Secretario de Seguridad Pública del Estado, Álvar Cabeza de Vaca, se acordó una logística para blindar las instalaciones y dar protección a los socorristas cuando acudan a prestar algún servicio.

“Parte medular de la reunión fue con el objetivo claro de garantizar a los socorristas de Cruz Roja la seguridad al acudir a los llamados de auxilio durante las 24 horas y en cualquier punto de la ciudad. También, se acordó la integración de personal de Cruz Roja al Sistema 911, que contempla un programa de capacitación integral”, señaló la Alcaldesa en un comunicado.

La munícipe indicó que su administración destinará los recursos que sean necesarios para reforzar la operatividad de la Cruz Roja.

“El Gobierno Municipal informa a la ciudadanía que se cuenta con todo el respaldo y voluntad de Cruz Roja y su personal para continuar realizando su noble labor en nuestra ciudad, la cual ha vuelto a la operatividad desde ya, en tanto que los cuerpos encargados de garantizar la seguridad, reforzarán su resguardo a esta heroica Institución”, señaló.

Hernández Cruz, informó a la prensa que las fuerzas de seguridad aceptaron apoyar a los paramédicos “en aquellos casos en que por la zona o por ciertas características del reporte, se considere que pudiera existir algún riesgo”.

Apoyo federal

Paramédicos del Cuerpo de Bomberos de Salamanca se dispusieron a atender las contingencias que se presenten en este municipio de 273,271 habitantes, informaron las autoridades locales.

Salamanca es un municipio estratégico ya que aquí se encuentra la principal refinería del centro de México, donde el robo de combustibles ha generado violentas disputas entre el cártel Jalisco Nueva Generación y el cártel Santa Rosa de Lima.

Con apoyo de la Marina Armada y el Ejército, las autoridades estatales irrumpieron la madrugada del 4 de marzo en el poblado de Santa Rosa de Lima, a unos 35 kilómetros de Salamanca, pero no lograron detener a José Antonio Yépez, “El Marro”, líder del cártel.

Como represalia, la madrugada del 9 de marzo un comando irrumpió en un bar de Salamanca y asesinó a tiros a 15 personas, dejando otras cinco gravemente heridas.

La masacre ocurrió un día después de la primera visita oficial a Guanajuato del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la que refrendó su decisión de combatir el robo de combustible, que ha provocado a la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) pérdidas anuales de unos $3,334 millones de dólares.

Con información de Agencias