Un “hombre” se embaraza de su esposo en México, pero no los dejan registrar a su hijo

Gerardo e Irving tuvieron una hija; ahí empezó la batalla de la pareja
Un “hombre” se embaraza de su esposo en México, pero no los dejan registrar a su hijo
Fotografía de archivo de un hombre cargando a un bebé.
Foto: (Getty Images)

Gerardo e Irving tuvieron una hija. Gerardo, un transgénero de 26 años, dio a luz a la pequeña Sonia el 13 de abril en un hospital de Chihuahua (México). Pero la pareja tiene un problema: no pueden registrar a la niña como hija de ambos.

Las autoridades del registro civil de Ciudad Juárez les dijeron que no podían registrar a un infante como hijo de dos hombres o dos mujeres.

Al nacer, Gerardo fue una mujer de sexo, se llamaba Rubí Aracely; pero gracias a un trámite legal su nombre ahora concuerda con su identidad, la de un hombre. Irving es un hombre bisexual de 34 años.

“El martes venimos y nos formamos, dijimos que queríamos una cita para registrar a la niña, nos dieron una hoja para llenar con los datos, pero ahí decía nombre del padre y de la madre… ahí inició el problema”, dijo Gerardo según el portal de noticias web Sinembargo.

Según Julio Brito Saucedo, funcionario de la Oficina de Registro Civil, la ley en Chihuahua no contempla que personas del mismo sexo puedan registrar a un hijo. “No depende de nosotros, así está en Código Civil del estado, donde se establece que se registra al niño o niña con un padre y una madre”, dijo Brito.

Pero Gerardo e Irving consideran que esto viola el derecho de la niña a tener una identidad, un nombre legal. Nasho Díaz, coordinador del Movimiento Integración de la Diversidad, coincide con la pareja.

Una de las opciones que tienen, según ha informado al medio citado Brito mismo, es recurrir a un amparo o iniciar un juicio civil e indicó que recientemente dos mujeres están por registrar a un bebé como suyo tras ganar conseguir un amparo.

Pero Díaz señala que es importante que las instituciones y los códigos civiles reconozcan la diversidad sexual de las personas transgénero y no les nieguen sus derechos fundamentales, como registrar a un hijo.

Sin un acta de nacimiento, la pequeña Sonia no podrá inscribirse a la escuela, ingresar al seguro social para que sea atendida en caso de una enfermedad o una revisión médica, entre muchos otros derechos que no podrá ejercer.

Pero esta no es una situación nueva para Irving ni para Gerardo, quien llegó a viajar a la Ciudad de México para asentar legalmente su cambio de sexo. En esa ocasión, con ayuda de Díaz y un bufete de abogados de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez logró que el estado de Chihuahua lo reconociera como un varón.

(Editado por Luis Hernández)