La legislatura de Florida aprueba ley antisantuario y se espera que la firme el gobernador

La legislatura de Florida aprueba ley antisantuario y se espera que la firme el gobernador
Una familia latina con familiares indocumentados asistió a la capital de Florida para tratar de sensibilizar a los legisladores estatales y para que no pasara la la ley antiinmigrante SB 168. (Roxana de la Riva / La Prensa)
Foto: Roxana de la Riva / La Prensa

Ante la inminente firma de la Ley SB 168 por parte del gobernador de Florida, Ron DeSantis, organizaciones y ciudadanos lamentan la aprobación de una ley que, afirman, solo servirá para “separar familias”. Ambas ramas del legislativo estatal aprobaron el proyecto de ley SB 168: la Cámara de Representantes votó 68 a favor y 45 en contra y el Senado 22 a favor y 18 en contra.

Esa ley crea reglas relacionadas con prohibir las políticas de “santuario” y exigir que las autoridades estatales y locales cumplan y colaboren con agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, mejor conocida como ICE. También otorga estatus de denunciante a los oficiales que señalan a inmigrantes indocumentados.

Nancy Batista, directora de Mi Familia Vota (MFV) en Florida, dijo que los legisladores del estado han puesto en riesgo los derechos y el bienestar de los floridanos, en particular de los latinos e inmigrantes, al aprobar la SB 168. Dijo que esta ley tendrá consecuencias económicas y sociales en el estado. “Los componentes de esta ley están en desacuerdo con nuestros valores y perjudicarán a nuestra comunidad”, señaló la activista.

“Al delegar la aplicación de la ley como agentes de ICE (ayudando a acelerar las deportaciones), la SB 168 generará miedo y paralización en la rutina de nuestras familias y aumenta la probabilidad de que nuestras familias sean destruidas y separadas. También hará que los más vulnerables de nuestras comunidades sean más susceptibles a ser víctimas de delitos por temor a interactuar con las autoridades por la falta de confianza entre la policía y nuestra comunidad”, aseguró Batista.

“MFV continuará defendiendo los derechos de los latinos e inmigrantes e instamos a que se denuncien los perfiles raciales o los abusos de poder. Además, alentamos a nuestra comunidad a defenderse al involucrarse más cívicamente y al involucrarse más en el proceso electoral durante todo el año. Juntos estamos construyendo un poder político y lograremos cuerpos legislativos que representen nuestros valores”, agregó la activista.

Guadalupe de la Cruz, de We Count, una organización de Homestead, localizada al sur de Florida y con una fuerte comunidad de mexicanos en su mayoría sin documentos, asistió varias veces a la capital de Florida a tratar de sensibilizar a los legisladores sobre lo perjudicial que sería aprobar la ley SB 168.

“Por razones obvias no queremos que ninguna autoridad colabore con ICE, nosotros que vivimos en Homestead, que ya viene siendo una comunidad muy afectada, somos un objetivo del gobierno y seguiremos siendo víctimas de separaciones de familias, seguiremos viendo más deportaciones, más desconfianza de las comunidades a las policías. Esta ley es discriminatoria porque se dirige a personas que no tienen documentos y como Homestead está compuesta por mucha gente indocumentada vamos a sufrir mucho”, afirmó la joven de 29 años y de ascendencia mexicana.

Dos adolescentes, Graciano Ruiz de 14 años y su hermana Araceli de 15, acompañaban a De la Cruz porque estaban allí para “apoyar los derechos de mi gente. No podemos dejar que esto pase porque mi madre que no tiene documentos, no tiene licencia, siempre está asustada de salir a la calle y dejarnos en la escuela o incluso en la parada del bus”, dijo la muchacha, que nació en Homestead y fue a Tallahassee para hacer escuchar su voz.

Por su lado, el senador estatal de Miami, José Javier Rodríguez, y quien propuso darles licencia a inmigrantes indocumentados, reconoció que está preocupado porque esta ley provocará que haya menos denuncias de delitos. “Cuando hacemos políticas que dividen a la comunidad, lo que realmente hacemos es que ponemos a las personas más en las sombras, eso hace que sea más difícil para las autoridades combatir el crimen”, dijo el legislador.