El plan de Trump para deportar a familias enteras de 10 ciudades que desató la crisis en DHS

ICE aplicaría los operativos en grandes metrópolis, incluidas Chicago, Los Ángeles y Nueva York
El plan de Trump para deportar a familias enteras de 10 ciudades que desató la crisis en DHS
El presidente Trump quería aplicar el plan, sobre todo, en ciudades santuario.
Foto: ice.gov / Getty

La crisis en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tuvo un origen que ha puesto en alerta a defensores de inmigrantes: el Gobierno del presidente Donald Trump tenía un plan para deportar a miles de familias enteras.

El objetivo de la Administración federal estaba enfocado en 10 ciudades, incluidas Nueva York, Chicago y Los Ángeles, entre otras consideradas “santuario”, reportó The Washington Post.

El proyecto se detuvo, por ahora, debido a que la entonces secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el entonces director en funciones de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Ronald Vitiello, se opusieron, lo que derivó en que salieran del DHS.

“De acuerdo con siete funcionarios actuales y anteriores del Departamento de Seguridad Nacional, la administración quería atacar a la multitud de familias que habían cruzado la frontera de Estados Unidos y México después de que el plan ‘tolerancia cero’ fracasara a principios de 2018”, indicó el diario. “El propósito final, dijeron los funcionarios era enviar un fuerte mensaje de que Estados Unidos se va a endurecer al actuar rápidamente para detener y deportar a los inmigrantes recientes, incluidas las familias con niños”.

El plan también contemplaba acelerar los casos judiciales de inmigración, lo que permitió al Gobierno obtener órdenes de deportación contra aquellos que no se presentaron a sus audiencias, a fin de deportarlos. ICE tendría que coordinar redadas en las viviendas donde residen los extranjeros.

Vitiello y Nielsen no quisieron aplicar el proyecto, preocupados por la falta de preparación de los agentes de ICE, el riesgo de indignación pública y la preocupación del desvío de recursos.

Los impulsores del plan fueron asesor principal de política, Stephen Miller –el mayor promotor de políticas contra inmigrantes–, y el subdirector de ICE, Matthew Albence, ya que consideraba que con ello se disuaría el ingreso de más inmigrantes.