¿Por qué hasta Trump rechaza (en parte) polémica ley antiaborto de Alabama?

El presidente tuiteó sobre los casos en que apoya la interrumpción del embarazo
¿Por qué hasta Trump rechaza (en parte) polémica ley antiaborto de Alabama?
El presidente Trump se sube al debate sobre el aborto.
Foto: Alex Wong / Getty Images

El presidente Donald Trump sorprendió el sábado al alzar la voz contra una ley en Alabama, ya firmada por la gobernadora Kay Ivey, al considerar que había ido “demasiado lejos”, aún cuando él mismo está en contra de la interrupción del embarazo.

Sin embargo, el mandatario republicano afirmó que su visión sobre el tema es cercana a la del expresidente Ronald Reagan, que considera que una mujer tiene derecho a abortar si el producto es resultado de una violación, relación incestuosa o pone en peligro la vida de la madre.

La ley aprobada la semana pasada por 25 hombres del Congreso local de Alabama, solo contempla la interrupción si la vida de la madre corre peligro y en los otros casos establece hasta 100 años de prisión. El presidente Trump publicó en Twitter su apoyo al movimiento pro-vida, pero puso condiciones no contempladas en la norma avalada por Ivey.

“Como la mayoría de la gente sabe, y para aquellos que quisieran saber, estoy furtemente pro-vida, con tres excepciones – violación, incesto y proteger la vida de la madre – la misma posición tomada por Ronald Reagan”, indicó el mandatario en un tuit.

Este asunto tiene un fondo más complejo, ya que las posiciones sobre este derecho de las mujeres no ha sido tratado en la Suprema Corte, algo que la norma de Alabama podría lograr.

El presidente Trump también mencionó que cada vez hay más jueces que apoya la política pro-vida y criticó a “los radicales de izquierda” por apoyar proyectos más amplios sobre el aborto.

“Tenemos que unirnos por la Vida en 2020”, expresó.

La posición del presidente Trump toma importancia en medio de la presión de activista pro-aborto que piden al Congreso aprobar el proyecto de “EACH Womn Act” (“Ley CADA mujer”), que ayudaría a garantizar el derecho a cada mujer a abortar, apoyadas con Medicaid.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) indica que esa norma “prohibiría la interferencia política con la cobertura de aborto en los planes de seguro privado”, indicó la organización.

El proyecto de Alabama endurece el debate y presionaría a jueces para que llegue a la Corte Suprema, donde se tomaría una determinación, algo que reconoció la gobernadora Ivey.

“Podemos reconocer que, al menos en un corto plazo, esta ley también será inaplicable”, dijo en un comunicado.

En uno de sus tuits, el presidente Trump habla de la “Política de la Ciudad de México”, la cual revirtió en 2017 con una orden ejecutiva, que contempla las reglas de planificación familiar que el Gobierno de los Estados Unidos promueve en el exterior, pero en este caso impediría utilizar recursos federales para programas que apoyen el aborto.

Esa política fue establecida por el presidente Ronald Reagan, en 1984, según se informa en la página oficial del Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

Trump no hizo algo extraordinario con esa orden ejecutiva, ya que todos los gobiernos republicanos marcan esa restricción, a diferencia de las administraciones demócratas, como lo hizo el presidente Barack Obama en su momento.

Actualmente cada entidad decide cómo aplicar políticas sobre el aborto.