¿Deslealtad o discriminación? Despiden a policía hispano por postularse contra su jefe en Osceola

¿Deslealtad o discriminación? Despiden a policía hispano por postularse contra su jefe en Osceola
Marco López, exoficial de la Oficina del Alguacil del Condado de Osceola y candidato a dirigirla. (Roxana de la Riva / La Prensa)
Foto: Roxana de la Riva / La Prensa

Un policía fue despedido un día después de postularse para contender contra su jefe para la posición de Alguacil del Condado de Osceola. Russ Gibson despidió al agente Marco López, de ascendencia puertorriqueña, el mes pasado después de que este se negó a renunciar. En una carta de despido, Gibson citó los casos de un tribunal federal que dicen que un sheriff puede despedir a un agente que se registra para contender en su contra, por considerar que eso es una falta de lealtad.

El 16 de mayo de 2019, Marco López, entonces oficial de la Oficina del Alguacil de Osceola, se registró ante el Supervisor de Elecciones de ese condado para postularse para la posición de Alguacil, que actualmente ocupa Gibson. Ambos son demócratas y las elecciones primarias se llevarán a cabo en agosto del 2020.

Una carta enviada a La Prensa por la oficina del alguacil de Osceola explicó que se encuentra actualmente en un pleito legal contra López, el cual lleva casi dos años, derivado de demandas contra el alguacil anterior. La Oficina del Alguacil ganó el juicio 14 de mayo de este año y López perdió la apelación de esa decisión. La Oficina del Alguacil actualmente está pidiendo se le paguen los costos asociados de la demanda contra López. Dos días más tarde, el 16 de mayo de 2019, López presentó una solicitud para postularse para alguacil.

“Es una forma de discriminación”, dijo López a La Prensa, y relató que en 2016 él contendió para alguacil de Osceola sin afiliación partidista. “Mi plataforma era solamente implementar un portavoz que hable español, bilingüe, para que se pueda comunicar con la comunidad que no habla inglés y emplear más alguaciles bilingües que hablen español y emplear más civiles hispanos que hablen con la comunidad, porque en ese tiempo los empleados del alguacil eran 24% hispanos, 73% anglosajones. No había un balance y esos eran los derechos que yo estaba peleando”.

Entonces López era sargento y cuando Gibson ganó las elecciones y se convirtió en Alguacil de Osceola, degradó a López. Según el hispano fue porque habían identificado su plataforma como una crítica al departamento. “Yo era uno de los pocos sargentos hispanos que había en Osceola”. Fue entonces que López comenzó un peregrinar por las cortes de Florida, llevó documentos, gastó $17,000 tratando de defender su caso y ahora piensa llevar su despido hasta la corte suprema, para que hagan una enmienda a estos casos. Pero dice que no tiene dinero.

La ley de Florida dice que un oficial de la ley que compite electoralmente contra un titular debe renunciar al calificar para la boleta. López reconoció que tendría que renunciar, pero dice que no tiene que hacerlo hasta la calificación, que se determina en mayo de 2020.

La carta del Alguacil de Osceola agrega que el 17 de mayo a López se le presentó una jurisprudencia que dice que es apropiado que se le pida la terminación porque está en competencia contra el actual alguacil. Con esta jurisprudencia se le ofreció la posibilidad de renunciar para recibir sus beneficios. La carta dice que López se negó, dijo que lo despidieran y solo preguntó si sería elegible para los beneficios de desempleo. El abogado de la agencia le informó que no se le podía dar asesoramiento legal sobre ese tema. La reunión concluyó y el señor López fue llevado a su casa.

Russ Gibson, alguacil del Condado de Osceola. (Roxana de la Riva / La Prensa)

Según la carta, tres casos le fueron mostrados a López sobre el asunto del derecho a ser candidato cuando se es empleado del gobierno y se postula para contender contra su supervisor. En diciembre de 2018, la corte federal del Distrito Norte de Florida dictaminó que un oficial que dijo que competiría contra el alguacil, pero que aún no había registrado, podía ser rescindido por el alguacil. La jurisprudencia ha dejado claro que la lealtad es un requisito apropiado para la eficacia de un oficial y que los alguaciles tienen autoridad absoluta para despedir a sus oficiales por falta de lealtad.

Por su lado Luis A. González, abogado experto en leyes electorales, estudió el estatuto de Florida que dispone que la renuncia es obligatoria y casos resueltos bajo dicho estatuto y dijo que la sección 99.012 (5) es clara en que empleados públicos que desean ser candidatos a elección tienen que renunciar si pretenden contender contra de su supervisor. El caso ‘City of Tampa v. Lewis’, decidido por un tribunal de apelaciones en 2008, interpreta y fortalece el estatuto.

“Aparentemente, el razonamiento detrás del estatuto es que se crea un conflicto de intereses, ya que el interés de ser electo está en conflicto con su lealtad al jefe-supervisor. De hecho, Marcos López no disputa el hecho que tiene que renunciar. El arguye que su renuncia no es necesaria hasta el año 2020. Los méritos de su argumento dependerán de la interpretación estatutaria de un juez. Supongo que esta controversia se ventilará ante el tribunal correspondiente”, señaló el jurista.

Mientras tanto, López admite que hay casos que se han ganado en las cortes donde el alguacil ha cortado a sus empleados por lanzarse en contra de ellos, “pero también hay casos de este tipo donde han ganado en contra del alguacil medio millón de dólares y los han devuelto a trabajar. Ahora yo tengo que pelear otro caso y tratar que me devuelvan el trabajo o ganar las elecciones “, concluyó López.