La diáspora boricua en Orlando reacciona a la renuncia de Ricardo Rosselló

Se explicó en Florida Central el proceso para nombrar un gobernador interino y sobre todo se exigió enfrentar la corrupción e impulsar el bienestar social en Puerto Rico
La diáspora boricua en Orlando reacciona a la renuncia de Ricardo Rosselló
Ángel Fontánez y Marcos Vilar explican la línea de sucesión para reemplazar al gobernador de Puerto Rico tras la renuncia de Ricardo Rosselló. (Roxana de la Riva / La Prensa)
Foto: Roxana de la Riva / La Prensa

El gobierno de Puerto Rico se encontraba, al cierre, en medio de un complejo proceso de transición después de que el gobernador Ricardo Rosselló renunció a su cargo por las presiones del pueblo, debido a presuntos actos de corrupción realizados durante su administración y a los comentarios despectivos que él y otros funcionarios realizaron en un chat.

Por ley, el secretario de Estado de la isla asume el gobierno en caso de renuncia o falta del gobernador, pero ese puesto se encontraba hasta este miércoles. Previamente, la ley indicaba que por la línea de sucesión de correspondía a Wanda Vázquez, secretaria de Justicia, asumir el gobierno, pero ella declaró el pasado domingo, vía Twitter, que no tenía interés en ocupar el cargo de gobernadora. “Espero que el gobernador identifique y presente un candidato para el cargo de Secretario de Estado antes del 2 de agosto y se lo he dicho”, dijo Vázquez.

Así, este miércoles Rosselló nominó a Pedro Pierluisi, excomisionado residente de Puerto Rico en Washington, para ser secretario de Estado y en consecuencia el nuevo gobernador, si prospera su proceso de juramentación y ratificación legislativa, una vez que Rosselló deje el puesto el 2 de agosto.

Mientras tanto los puertorriqueños en la diáspora están al pendiente de lo que sucede en la isla y para ellos organizan foros y manifestaciones para influir de alguna manera en los cambios positivos de su tierra de origen.

Ángel Fontánez, vicepresidente de Mision Boricua y abogado especializado en derecho puertorriqueño, comentó durante un foro informativo en la Florida Central que la Constitución de Puerto Rico exige que los legisladores establezcan una jerarquía de sucesión. Explicó que luego del secretario de Estado, vendría de la secretaría de Justicia y que hay ocho posiciones en línea de orden para ser gobernador siempre y cuando sean elegibles y tengan 35 años. Si ninguno de esos ocho estuviera disponible o no quiere asumir el cargo de gobernador, sería entonces la Legislatura con una mayoría simple de representantes y senadores quienes elegirían al gobernador.

Pero antes de llegar a ese escenario, Rosselló aun como gobernador puede elegir a un secretario de Estado, paso que ha dado con la nominación de Pierluisi, aunque eso no significa que será ratificado en automático.

Según Fontánez, el nuevo secretario de Estado (y por ende sucesor de Rosselló) tendría que se alguien que el pueblo aceptara. Uno de los pocos candidatos del Partido Nuevo Progresista (PNP) que se mencionó en el citado foro por su buen carácter moral fue Ramón Luis Rivera, alcalde de Bayamón. Pero no se cree viable porque él puede ser un buen candidato para ser gobernador por ese partido en las próximas elecciones y además no se lleva bien con el líder del senado puertorriqueño, Thomas Rivera Schatz.

El próximo gobernador asumirá en calidad de interino hasta el 1 de enero de 2021 cuando tome posesión el nuevo gobernador que será elegido en 2020.

Por su lado, Marcos Vilar, director de Alianza for Progress, explicó el papel de la diáspora puertorriqueña en este proceso de transición es que como puertorriqueños tienen todos los derechos para presionar y asegurarse que los funcionarios electos que están en el Congreso hagan lo mejor para Puerto Rico.  “Mientras la soberanía de Puerto Rico radica dentro del Congreso de Estados Unidos, mientras ese sea el caso, Estados Unidos tiene un compromiso hacia Puerto Rico y el rol de nosotros como diáspora no es solo contar con los votos, también tocarle la puerta a los congresistas, senadores y si es necesario al presidente. Hacer todo lo que hemos visto en estos días, salir a la calle, hacer demostraciones, hablar en la prensa y ser partícipes activos de nuestra vida cívica”, comentó durante su intervención en el foro.

Además dijo que ahora los puertorriqueños se enfrentarán a la falta de confianza que tiene el gobierno de Estados Unidos hacia la isla y recordó que el presidente Donald Trump no pierde oportunidad para hacer ver de una manera negativa a los hispanos.

“No podemos esperar nada menos porque él va a tratar de usar esto para desprestigiar más a los latinos. Para decir que nosotros somos un problema en este país. Además tenemos la Ley Promesa que ha sido muy negativa para Puerto Rico”, afirmó el activista.

Mientras, Nando Acosta, miembro de la Unión Patriótica Boricua y que aboga por la descolonización de Puerto Rico, dijo que la renuncia de Rosselló es una victoria para el pueblo puertorriqueño, pero que se han quedado en el gobierno otras personas que son corruptas. “Especialmente en el Partido Nuevo Progresista, donde no se puede buscar a alguien que esté bien. Prácticamente la mayoría de ellos están en corrupción. Por eso nosotros estamos pidiendo que sea destituido todo el gobierno de Puerto Rico incluyendo representantes y senadores. Que presenten su renuncia y si hay que ir a elecciones nuevamente pues que se vaya, pero el PNP está muy corrupto para que siga gobernando Puerto Rico”, afirmó.

Acosta, quien participó en una manifestación después de la renuncia de Rosselló, dijo que este hecho es histórico, equiparado con otros que sucedieron el 25 de julio en Puerto Rico, como la Masacre del Cerro Maravilla, donde asesinaron a jóvenes independentistas; también fue la promulgación de la Constitución del Estado Libre Asociado y la invasión de EEUU a Puerto Rico con lo que se termina con la colonia española y se convierte en colonia americana, según el líder comunitario.

Borisquad, grupo formado por una coalición de jóvenes activistas de Florida Central enfocados en el empoderamiento de los puertorriqueños. (Roxana de la Riva / La Prensa)

Por su parte Yanidsi Vélez, directora de Hispanic Federation, dijo que como diáspora deben estar con la comunidad de la isla, la cual todavía está en el proceso de levantarse después del huracán María, y que hay muchas casas con carpas azules porque no tienen techos y que hay una crisis estructural en la isla, por lo que se debe esta alerta para asegurarse que todos los fondos que le tocan a la isla sean asignados.

“Tenemos comunidades en necesidad como los ancianos que necesitan atenciones. Los policías y maestros que necesitan un buen plan de retiro, y nosotros tenemos que asegurarnos de que acá en Estados Unidos los funcionarios electos se aseguren de que este proceso fluya y que nosotros podamos ayudar de cierta manera a corregir la imagen que se ha dado de Puerto Rico. Hay una comunidad y un liderazgo que sí quieren servir al pueblo y de eso se trata, de que nosotros podamos pasar este tiempo malo y que podamos voltear la página y poder ir hacia delante”, aseguró Vélez.

Agregó que el gobernador Rosselló presentó su renuncia y tenía que hacerlo porque era más importante la reputación como isla y asegurarse de que los puertorriqueños no tienen tolerancia para la corrupción. “Es un mensaje bien grande y claro. Ahora a nosotros nos toca apoyar al gobernante que vaya a suceder y asegurar que todos estos fondos lleguen y sean manejados correctamente en un proceso de transparencia en donde todo el pueblo pueda ser parte de ese proceso”, dijo la directora de Hispanic Federation.

Uno de los grupos que surgió con fuerza y fue parte esencial de las movilizaciones en Orlando y Kissimmee es Borisquad, formado por una coalición de jóvenes activistas de Florida Central enfocados en el empoderamiento de los puertorriqueños. Liza Hernandez, integrante de este grupo, dijo que Puerto Rico no puede quedarse con los líderes que tiene ahora, porque señaló que las personas que están ahora mismo son corruptas. Además agregó que también se tiene que investigar la deuda y la corrupción que está por toda la isla.

Hernández habló con La Prensa durante una actividad para celebrar la salida de Rosselló y que fue convocada bajo el nombre de #TeBotamosRosselló en Cerveza House, considerado un auténtico chinchorro de Puerto Rico. “Nosotros somos unos jóvenes celebrando que el pueblo logró un hecho histórico, sacó a Ricky y eso es lo que hoy vamos a celebrar hoy. También vamos a celebrar la cultura puertorriqueña no sólo de la isla pero también de los que viven en Orlando, que la mayoría se mudaron después del huracán María”, concluyó la joven activista.