Agente de la Patrulla Fronteriza que llamó a los inmigrantes “infrahumanos” admite que hirió a uno de ellos

El agente además envió mensajes de corte racista y agresivo contra los inmigrantes
Agente de la Patrulla Fronteriza que llamó a los inmigrantes “infrahumanos” admite que hirió a uno de ellos
“Lo golpeé de manera intencional con fuerza desmesurada”, aseguró en una declaración recogida en documentos de una corte federal.
Foto: Getty Images

Antolín López Aguilar, un ciudadano guatemalteco de 23 años, intentó el 3 de diciembre de 2017 cruzar la frontera de Nogales, Arizona, para entrar en territorio de EEUU. Pero Matthew Bowen, un agente de la Patrulla Fronteriza que dos semanas antes había definido a los inmigrantes como él “infrahumanos”, y “salvajes asesinos”, interceptó el intento.

El agente fue acusado posteriormente de golpear y herir al migrante con un vehículo del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) cuando este trató de escapar de él y de otros compañeros que trataban de detenerlo. El joven fue hospitalizado tras el accidente.

Ahora, Bowen reconoce que trató de atropellarlo. “Lo golpeé de manera intencional con fuerza desmesurada”, aseguró en una declaración recogida en documentos de una corte federal y citada por The New York Times y otros medios. El abogado del agente, Sean Chapman, confirmó a EFE que su cliente admitió ser culpable de esos hechos.

Bowen agregó en su declaración que sus actos “no estaba justificados” y violaron los derechos de López-Aguilar “protegidos por la Constitución de EEUU”.

Tras el accidente, el migrante fue sentenciado a 30 días de prisión por tratar de entrar ilegalmente al país, según el diario The Arizona Republic. The New York Times dice que se desconoce lo que pasó después con él.

Este y otros medios aseguran que el agente se enfrentaría a hasta un año de prisión y podría ser multado con 100.000 dólares cuando una corte determine en octubre la sentencia por el caso. El abogado dijo a EFE que a cambio de la admisión de culpabilidad y de renunciar a su posición en la Patrulla Fronteriza, Bowen evitará el juicio en su contra y quedará en libertad provisional.

El agente, que estuvo trabajando de patrullero desde 2008, fue suspendido de empleo y sueldo a partir de su procesamiento judicial en junio de 2018, según algunos medios.

El caso de Matthew Bowen cobró relevancia nacional en mayo de este año, cuando se supo que, dentro del proceso por el intento de atropello del migrante guatemalteco en la corte de distrito de Tucson, Arizona, salieron a la luz mensajes de corte racista y agresivo contra los inmigrantes enviados por Bowen a otros agentes fronterizos anteriormente a ese hecho.

En estos mensajes, el agente se refería a los inmigrantes con expresiones como “escoria”, “repugnante basura infrahumana” que “no merece ni ser astillas para prender un fuego”. Según su abogado, lo que se dice en ellos no es extraordinario, y responde a sentimientos “habituales entre los patrulleros de Tucson”.

Posteriormente, sin embargo, el abogado aclaró que sus explicaciones concernían sólo a la palabra “tonc”, usada en los mensajes para referirse a los inmigrantes, y que se sospecha que puede ser una onomatopeya del sonido de un agente golpeándoles con una linterna en la cabeza. Otra interpretación podría ser el acrónimo “temporalmente fuera de su país nativo” (escrito en inglés).

The New York Times asegura que la corte determinó que los mensajes enviados antes del accidente no se podían considerar relevantes para el caso. Pero una juez estableció que a partir de la fecha del intento de atropello, los mensajes de Bowen que pudieran referirse a este asunto o con contenidos racista sí lo serían.

El día después del accidente, Bowen confesó en un mensaje a un compañero que sí había usado una camioneta Ford F-150 para intentar detener a un migrante, pero que solo había sido “un pequeño empujón”.

El agente fue acusado también de falsificar un documento enviado al jefe del Sector de Tucson de la Patrulla Fronteriza y en el que “declaró falsamente que no estaba seguro si su vehículo contactó a López-Aguilar, y que nunca tuvo la intención de golpear, asustar o entrar en contacto con el hombre que huía del agente”. Tras su admisión de responsabilidad, los fiscales acordaron desestimar esta acusación, dice The Arizona Republic.

En el pasado, Bowen ya había sido acusado de usar fuerza excesiva sin motivo para realizar arrestos en al menos cinco ocasiones.

Editado por Francesco Rodella con información de EFE


Newsom arremete contra Trump tras anuncio de medida sobre carga pública que “castiga” a inmigrantes

Un oficial muerto y dos heridos en tiroteo cerca de la autopista 215 en Riverside