Alcaldes mexicanos piden auxilio por crímenes y austeridad

Afirman no tener recursos para investigaciones ni sanciones
Alcaldes mexicanos piden auxilio por crímenes y austeridad
Muchos municipios carecen de recursos para enfrentar al crimen organizado.
Foto: Victoria Razo / Getty Images

MEXICO.- Previo al arranque de las discusiones para el presupuesto del próximo año, los alcaldes mexicanos lanzaron un “grito de ayuda”, un “auxilio”, un “s.o.s” para que el gobierno federal les tienda un bálsamo a sus penas porque en sus regiones ocurre cada uno de los asesinatos del país y no tienen ni un peso para investigarlos, mucho menos para castigarlos.

En realidad no tienen dinero para casi nada, expusieron a diputados del Congreso de la Unión en las últimas horas, aunque de manera aislada ya habían tomado algunas medidas  desesperadas como bloquear la avenida Zaragoza, una de las más importantes de la ciudad de México.

Fue a finales del año pasado. Pusieron “de cabeza” el funcionamiento de la capital mexicana porque la nueva administración de Andrés Manuel López Obrador borró de un tirón en lugar de transparentar la partida del Ramo 33 que empujaba obras por múltiples denuncias de corrupción; luego, hicieron reuniones con sus respectivos congresos, pero siguieron igual, desesperados.

A su juicio no los dejan ni cobrar impuestos a sus anchas, ni autonomía real mientras dependen de la repartición de dinero a juicio político del gobernador local (lo cual es un infierno, dicen, si son de diferente partido del ejecutivo porque este los margina) y, cuando llaman para reportar el arribo de alguna banda criminal, los dejan a su suerte.

Jaime Heredia Ángeles, alcalde de San Juan Teotihuacán, Estado de México, denunció que su municipio, que tiene zonas arqueológicas y gran flujo turístico y altos índices de delincuencia, recibe cero pesos para seguridad, toda vez que no se le han asignado recursos del programa para el Fortalecimiento del desempeño en materia de Seguridad Pública.

 “Nos dejan a nuestra suerte”, reprochó.

En Michoacán, por ejemplo, el exlíder de los grupos de autodefensa, Cemeí Verdía, denunció que el crimen y delincuencia organizada han vuelto a infiltrar los ayuntamientos y cobran cuotas a alcaldes y funcionarios quienes, al no ser protegidos o por corrupción, tienen que ceder a la presión de “la plata o el plomo”.

En lo que va de 2019 han sido asesinados 12 presidentes municipales en el país que se suman a otros 93 durante el sexenio de Enrique Peña y 48 durante el gobierno de Felipe Calderón.

Desde entonces a la fecha los homicidios dolosos en general han ido a la alza. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el año pasado se registraron 29,111, cifra superior a los 25,034 de 2017 y ya en el primer semestre de este año sumaron 14,603.

El presidente municipal de San Luis Potosí, Francisco Nava, represente de la Asociación Nacional de Alcaldes, afirmó que en México urgen “otros sistemas” de distribución de ingresos, egresos, de deuda, manejo patrimonial, así como una mayor transparencia y armonización de la información hacendaria.