Así descubrió ICE a los inmigrantes indocumentados que trabajaban en Mississippi antes de las redadas

Decenas cargaban con un aparato que los delató
Así descubrió ICE a los inmigrantes indocumentados que trabajaban en Mississippi antes de las redadas
Foto genérica de una redada de ICE.
Foto: ICE

Autoridades federales de inmigración pudieron rastrear a una inmigrante guatemalteca indocumentada desde el momento en que salió de su casa por la mañana y se dirigió a trabajar en una planta de procesamiento de alimentos en Mississippi, hasta el momento en que dejó el trabajo aproximadamente 10 horas después.

Pudieron hacerlo porque la mujer llevaba puesto un monitor de geolocalización en el tobillo, que le dieron cuando fue liberada de detención por ICE (el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas), reportó la cadena NBC.

Los funcionarios federales utilizaron los datos recabados por su monitor y el de otros migrantes para redar siete plantas de procesamiento de alimentos en Mississippi, donde detuvieron a casi 700 personas.

Las órdenes de búsqueda de la redada, otorgadas a NBC por una solicitud de información, revelan que las autoridades de inmigración han rastreado dichos datos GPS de docenas de inmigrantes indocumentados con monitores de tobillo.

Abogados y defensores de la inmigración le dijeron a NBC que no habían oído hablar previamente de que ICE empleara esta táctica, a la que llamaron “problemática” y expresaron su preocupación por los derechos de los inmigrantes.

“Nos preocupa que las personas que son liberadas estén siendo rastreadas por razones que no tienen nada que ver con si es probable que comparezcan en sus casos judiciales o que se escapen”, dijo Judy Rabinovitz, subdirectora de Inmigrantes de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos. Proyecto de derechos.

Las órdenes de búsqueda de las plantas procesadoras de alimentos en Mississippi indican que los inmigrantes indocumentados previamente liberados de los centros de detención de ICE –tras acordar llevar un grillete o monitor electrónico— fueron encontrados en plantas operadas por las cinco compañías seleccionadas en la operación.

CE seleccionó siete instalaciones operadas por A&B, Koch Foods, Peco Foods, PH Food y Pearl River Foods.

“Creo que plantea dudas sobre si este es un uso adecuado de los monitores de tobillo porque llevado al extremo significa que pueden monitorear cada lugar al que va esta persona, cada persona con la que se encuentran, y eso plantea varias preocupaciones de privacidad”, dijo Rabinovitz.

Michelle Lapointe, abogada supervisora ​​principal del Centro de Leyes de la Pobreza del Sur, dijo que se preguntaba si a los inmigrantes indocumentados se les decía “sobre los usos a los que se le pueden dar a los monitores, antes de que alguien acepte eso como condición para su liberación”.

“Me gustaría saber si se revela todo esto se a las personas, particularmente, si se utilizará como evidencia contra esas personas en un proceso penal en el futuro”, dijo.

El portavoz de ICE, Bryan Cox, dijo en un correo electrónico a NBC que “nadie está obligado a usar un monitor de tobillo; sin embargo, cuando se realiza una determinación de custodia basada en la totalidad de las circunstancias en cualquier caso específico, se puede requerir monitoreo de GPS como condición para la liberación de la custodia”.

“Las personas liberadas de la custodia de ICE sujetas a monitoreo electrónico están, de hecho, sujetas a monitoreo electrónico”, dijo.

El director interino de ICE, Matthew Albence, dijo en un comunicado esta semana que las operaciones de implementación de la ley en el lugar de trabajo implican “investigaciones penales complejas de empleadores y empleados”.

Dijo que aquellos que “se oponen” a tales investigaciones estaban “del lado de negocios sin escrúpulos”.

“Nuestra investigación en Mississippi continúa, y todas las partes encontradas en violación de la ley serán responsables”, agregó. “Esto incluye a los empleadores que se benefician de sus crímenes”.

Hasta el sábado, había más de 99,349 personas en el programa Alternativas a la detención de ICE, que permite que algunos inmigrantes sean liberados de los centros de detención durante sus casos de deportación, según datos de la agencia.

De ellos, 43,233 estaban sujetos a dispositivos de geolocalización, según los datos. Para la oficina de campo de Nueva Orleans, que incluye Mississippi, ese número fue de 3,588 en total, con 2,770 sujetos a rastreo GPS, según los datos.

Randy Capps, director de investigación para programas de EEUU. En el Migration Policy Institute, dijo que solo en los últimos cinco años  EEUU Ha tenido una cantidad tan grande de inmigrantes monitoreados y no detenidos.

“El hecho de que ahora tengan una población monitoreada tan grande es algo relativamente nuevo, así como el fenómeno de que ICE pueda rastrear una población sustancial de personas que cruzan la frontera y descubrir qué están haciendo”, dijo.

En la orden de allanamiento para Peco Foods, ICE dijo que las consultas de inmigrantes inscritos en un programa de alternativas a la detención mostraron que 21 inmigrantes indocumentados trabajaban en sus plantas de procesamiento en Mississippi, 14 de los cuales estaban en una planta en Canton.

La orden continúa enumerando inmigrantes indocumentados específicos que, según dijo, estaban en el programa de monitor de tobillo cuyos movimientos fueron rastreados hasta el sitio allanado.

En un ejemplo, ICE enumeró a la mujer guatemalteca, que fue encontrada por primera vez por las autoridades de inmigración en la frontera en 2016 y luego fue puesta en libertad con un monitor electrónico de tobillo y se fue a vivir a Mississippi.

“Las consultas de coordenadas GPS históricas asociadas con” su monitor de tobillo “revelaron numerosas coordenadas de ubicación diarias capturadas” dentro de la planta de procesamiento de PECO Foods Canton. ICE agregó que la coordenada GPS mostró que la mujer fue a la planta de procesamiento “varias veces a la semana” y permaneció en esa propiedad durante aproximadamente 10 horas en esos días. La mujer no tenía autorización de empleo en los EEUU, según ICE.

En una orden de allanamiento para Koch Foods, ICE dijo que las consultas de inmigrantes en un programa de alternativas a la detección mostraron a 16 inmigrantes indocumentados que en 2018 estaban trabajando en las plantas de procesamiento de la compañía en Mississippi y que a fines de julio, 21 inmigrantes tenían o estaban trabajando en el planta en Morton.

En un ejemplo, la orden enumera a una mujer guatemalteca que fue encontrada por las autoridades de inmigración en junio de 2018 y finalmente fue liberada de la custodia de ICE con un monitor de tobillo. Las coordenadas GPS del monitor de tobillo de la mujer “revelaron numerosas coordenadas diarias capturadas” con la planta de Morton Koch Foods, de acuerdo con la agencia.

La orden también indicó que la mujer viajó desde su casa a la planta “varias veces a la semana” y se quedó en la planta durante aproximadamente ocho a 10 horas. ICE dijo que la mujer tampoco tenía autorización de empleo.

En las órdenes de arresto, ICE también enumeró a algunos inmigrantes indocumentados con monitores de tobillo que previamente le habían dicho a la agencia que habían trabajado en esas compañías.

Otras tácticas que ICE utilizó en las operaciones fueron informantes confidenciales, trabajadores que les habían dicho que trabajaban en las plantas y evidencia de documentación falsa.

Oscar Chacón, cofundador y director ejecutivo de Alianza Alliance, un grupo de defensa de inmigrantes latinos, dijo que esa táctica de vigilancia “estigmatiza” aún más a los inmigrantes que usan monitores de tobillo.

Chacón dijo que creía que el uso de las redadas en el lugar de trabajo y el seguimiento de los datos del monitor de tobillo como una táctica era “parte de un esfuerzo mayor para usar el miedo como una forma de promover la idea de que las personas pueden sentirse tan atrapadas” que abandonan sus casos de inmigración o se van de Estados Unidos

Marshall Goff, un abogado de inmigración en Mississippi que representa a algunas de las familias afectadas por las redadas, dijo que las personas en sus comunidades todavía estaban asustadas.

“Ha sido aterrador”, dijo. “Muchas personas todavía están asustadas en este momento, y tienen miedo de salir de sus casas, realmente de hacer cualquier cosa”.

(Por Daniella Silva / NBC News)