Más de 380,000 extranjeros tendrían que pasar la prueba de “carga pública” para entrar a EEUU

Nuevo reglamento de la Administración Trump ya está sembrando pánico entre los inmigrantes
Más de 380,000 extranjeros tendrían que pasar la prueba de “carga pública” para entrar a EEUU
232, 000 inmigrantes podrían abandonar programas de beneficios públicos como resultado del reglamento de carga pública.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

WASHINGTON — Más de 380,000 extranjeros al año tendrían que demostrar que no serán una “carga pública” al ingresar legalmente a Estados Unidos mientras que más de 232, 000 podrían abandonar programas de beneficios públicos para proteger sus trámites migratorios, bajo un reglamento que, según detractores, ya está sembrando pánico entre los inmigrantes en el país.

Con la idea de promover la “autosuficiencia” de los inmigrantes, la Administración Trump pondrá en marcha el próximo 15 de octubre un nuevo reglamento que impondrá una serie de pruebas sobre ingresos, formación académica, y destrezas laborales a extranjeros que soliciten la residencia permanente o visas temporales, o a aquellos que inicien trámites para ajustar su estatus migratorio en EEUU.

Pero, según sus detractores, este reglamento encaja con el “muro invisible” de la Administración para restringir la entrada a inmigrantes y minorías.

El reglamento, a cargo de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés), redefine y amplía drásticamente el concepto de “carga pública” en el campo migratorio, de tal manera que EEUU puede negar las “green cards” y visas temporales a quienes adquieren beneficios públicos, como cupones de comida, subsidios de vivienda y la mayoría de ayudas dentro de “Medicaid”, o puedan obtenerlos en el futuro.

Además, las autoridades determinarán si los solicitantes podrían convertirse en “carga pública” en el futuro, tomando en cuenta su formación académica, habilidades y bienes, entre otros recursos.

En declaraciones a Noticias Telemundo, una funcionaria de USCIS, que pidió el anonimato, dijo que “alrededor de 382,000 extranjeros”, del medio millón que solicita la residencia permanente cada año, serán sometidos a estas pruebas, y calculó que unos 232,388 y 8,801 hogares “podrían decidir abandonar programas de beneficios públicos”.

La funcionaria no precisó a cuántos de los 382,000 extranjeros se les negaría la residencia permanente al no pasar las pruebas. Sin embargo, explicó que la cifra de 232,388 se apoya en estimados de hogares que reciben beneficios públicos y que tienen al menos un extranjero en la familia.

“Este estimado supone una tasa del 2,5% en el número de personas que abandonaría los programas de beneficios públicos en los que ya participan y que ahora están incluidos en el reglamento”, agregó.

Pero activistas consultados hoy por Noticias Telemundo coincidieron en que las cifras oficiales ocultan el verdadero impacto del reglamento que, a su juicio, es un instrumento para discriminar a gente pobre y dar preferencia a inmigrantes blancos y ricos.

“Esto es parte de los esfuerzos de la Administración para ensañarse con los inmigrantes, intimidarlos y criminalizarlos… Texas ya tiene una de las tasas más altas de personas sin seguro médico en EEUU, y me preocupa que este reglamento profundizará la crisis de cuidado médico que tenemos“, dijo Cheasty Anderson, analista sénior del grupo “Children´s Defense Fund” en Austin (Texas).

Tan sólo en “ECHOS”, un centro que ofrece acceso a servicios médicos y sociales a familias inmigrantes en Houston (Texas), las autoridades han registrado un descenso del 31% respecto a 2017 en los niños inscritos en “Medicaid” y el programa de cobertura médica “CHIP”, señaló.

Aunque la regla no aplicará para quienes soliciten ayudas para hijos nacidos en EEUU, sí perjudicará a quienes soliciten la “green card” o inicien trámites migratorios para sus familiares, por lo que su alcance será mayor, advirtió Anderson.

La norma no se aplicará de forma retroactiva, por lo que no afectará a quienes ya tenían solicitudes migratorias pendientes antes del 15 de octubre, y tampoco afectará a ciudadanos estadounidenses, o a personas con estatus de refugiados o asilados.

Un “muro invisible”

Sin embargo, según expertos, la Administración Trump ha venido construyendo desde 2017 un “muro invisible” con medidas para restringir la inmigración legal, y con este reglamento estaría imponiendo un sistema con base a “méritos” que no ha podido lograr por la vía legislativa.

En ese sentido, la abogada Shelby Gonzáles, directora de política migratoria del “Centro para Prioridades Presupuestarias y Políticas (CBPP, por su sigla en inglés), dijo a la prensa que el reglamento “prácticamente le pone un precio a la obtención de la residencia permanente”, girando de un sistema que se apoya en vínculos familiares a uno limitado al ingreso de gente “rica o con altas destrezas laborales”.

La sugerencia del director interino de USCIS, Ken Cuccinelli, de que los inmigrantes de antaño trabajaban duro y eran luchadores y que los de ahora sólo quieren vivir del gobierno es “ofensiva”, contradice la realidad y desvirtúa su trabajo y contribuciones, según Gonzáles.

El CBPP publicó un informe hoy que ataca la “errónea” idea de la Administración de que los inmigrantes de bajos recursos perjudican al país y su economía, porque ignora el ascenso social de las familias inmigrantes y sus contribuciones más allá de la fuerza laboral.

Pánico, hambre y enfermedades

La Administración Trump estudió la regla desde 2017 y recabó centenares de miles de comentarios públicos antes de que Cuccinelli develara la versión final el lunes pasado.

Ya antes de entrar en vigor, sin embargo, ha sembrado temor incluso entre quienes tienen derecho a los beneficios públicos, porque el gobierno los pone a escoger entre aguantar hambre y enfermedades o poner en riesgo sus trámites migratorios.

“Si aumenta la tasa de personas sin seguro, veremos una caída en la tasa de inmunización y un aumento en enfermedades prevenibles; niños que llegarán con hambre o enfermos a los colegios, que no irán al médico a atenderse, más uso de salas de emergencias”, observó Anderson.

Es la misma advertencia de María Gómez, presidenta y principal ejecutivo de “Mary´s Center”, que ofrece servicios de salud preventiva para inmigrantes de bajos recursos en el área de la capital estadounidense.

“Esta bomba de relojería va a explotar en octubre… pero nosotros queremos que la gente entienda que no todos los beneficios están afectados y que pueden solicitar beneficios para sus hijos nacidos en EEUU”, dijo Gómez.

El programa de nutrición para mujeres embarazadas y sus bebés, conocido por su sigla en inglés “WIC”, por ejemplo, no está incluido en el reglamento pero, según Gómez, su clínica tiene varios casos de pacientes “que no quieren la ayuda”.

“Nosotros vamos a mantener nuestras puertas abiertas para la gente que necesita servicios. No podemos hacer nada por la gente que quiere entrar, pero a la gente que está aquí les decimos que no dejen de buscar ayuda, de enviar a sus hijos a la escuela. Necesitamos estar saludables, fuertes y unidos para defendernos contra estas políticas que crean pánico y ansiedad”, afirmó Gómez.

Un estudio reciente del Instituto Urbano, hecho en 2018 con base a una encuesta entre 1,950 adultos extranjeros o que viven con familiares extranjeros, destacó que uno de cada siete inmigrantes, o el 13,7%, se negaron a solicitar beneficios públicos o los rechazaron después de recibirlos, para no perjudicar sus trámites para la residencia permanente.

Entre los adultos de muy bajos ingresos, el porcentaje fue del 20.7%, o uno de cada cinco inmigrantes.

Esto se traduce a precarios escenarios en los que familias inmigrantes, incluso las que no serán afectadas por el reglamento, temen recibir almuerzos escolares o cuidado médico para sus hijos, o compran “comida basura” para no depender de cupones de comida del gobierno federal.

Anderson condenó a Cuccinelli por pintar un panorama en el que los inmigrantes vienen a EEUU “a pedir limosna en las esquinas”, cuando ella ha visto una realidad distinta: “vienen a trabajar, y trabajan duro, muchas veces en sitios sin seguro médico”.

“Pueden hablar hasta el cansancio de que esto no es racial sino económico. Hay muchas formas astutas de ocultar el racismo en lenguaje como ´productividad económica´, pero vemos que los inmigrantes en trabajos de bajos ingresos vienen de países subdesarrollados y son gente negra o trigueña”, observó la experta.

El argumento de Cuccinelli “es deshonesto” porque no admite que el reglamento “impone una prueba de riqueza” y conlleva el mensaje de que “no eres bienvenido si no eres rico”, puntualizó Anderson.

(Por María Peña / Noticias Telemundo)