Familias que viven en casetas se resguardan de huracán, ¿y después?

Familias que viven en casetas se resguardan de huracán, ¿y después?
Harry Pecunia y el pastor Marcos Díaz, junto a las casetas en las que viven personas sin hogar. (Roxana de la Riva / La Prensa)
Foto: Roxana de la Riva / La Prensa

Desde hace mucho tiempo varías familias con niños viven en casetas instaladas en un terreno al este de Orlando que es propiedad de un pastor. Debido al alto costo de renta de apartamentos y a que los programas de vivienda social son escasos, muchas familias viven en la calle o en sus automóviles. Por eso el pastor Marcos Díaz y su esposa albergan a personas indigentes y familias sin hogar que llegan a la iglesia Kaleo Ministries. Este esfuerzo lo vienen realizando desde hace casi tres años con sus propios recursos y con donaciones de la comunidad.

Pero esta vez la petición de ayuda a la comunidad se convirtió en una emergencia ya que más de 40 personas que viven en casetas rotas y desgastadas corrían el peligro de enfrentar a la intemperie al huracán Dorian, que se pronosticaba de proporciones catastróficas para el centro de Florida. Entonces el pueblo se activó empezando por Harry Pecunia, voluntario altruista que convocó a la comunidad a donar ropa, comida y casetas nuevas.

Después de publicar un video en las redes sociales de La Prensa, muchas personas acudieron al llamado. Y fue Maribel Gómez Cordero, comisionada del Condado de Orange, quien proporcionó ayuda a estas familias y les consiguió hospedaje en un hotel mientras pasaba la contingencia del huracán.

“Estamos trabajando con los niños y un plan para resolver esto a largo plazo”, dijo Gómez Cordero quien aunque no es comisionada del distrito donde está la iglesia Kaleo visitó las instalaciones y habló con el jefe de personal del Condado de Orange. “Vamos a ver en qué se puede ayudar. Ahora mismo van a estar en un refugio, pero vamos a ver qué hacemos unidos con otras organizaciones”.

Igualmente Gómez Cordero se fue a los bosques a buscar a deambulantes que viven allí para ubicarlos en un refugio mientras pasaba el huracán Dorian. Allí se encontraba Edwin Báez, quien vive en el monte y a quien se le ayudó a conseguir un sitio mientras pasa la emergencia. “Ella es buena, me compró comida y me ha ayudado en todo. Yo estoy en la calle porque me divorcié y me dejaron en la calle. Tengo diabetes, epilepsia y depresión”, dijo Báez, de 54 años.

Por su parte Karen Díaz de Suárez, quien es voluntaria comunitaria, acompañó a Cordero y donó $200 en cobijas, toallas y sábanas para la iglesia Kaleo. “Traje cuatro paletas de agua y estoy en busca de grupos militares para pedirles casetas más resistentes para las personas que viven en la iglesia, porque ellos van a regresar cuando pase el huracán”, afirmó la activista.

Como la había reseñado La Prensa, desde diciembre del año pasado más de 40 personas, entre niños, mujeres y hombres, se hospedan en casetas acondicionadas con colchones inflables y sábanas en un terreno de ocho cuerdas, propiedad del pastor.

Mary Rivera vive junto con su hijo Lexavian en casetas en un terreno contiguo a la iglesia Kaleo Ministries.

Mary Rivera continúa viviendo con su hijo Lexavian en el albergue improvisado con casetas. Ellos son procedentes de Puerto Rico. Ella llegó a Orlando a vivir con su hermano para buscar ayuda neurológica para su hijo de 11 años que sufre de epilepsia. Pero perdió su trabajo y no le pudo seguir pagando renta a su hermano y la echó. Ella estuvo por tres semanas en la calle con su hijo, pero a través de pastores llegó con Díaz, quien le dio un hogar.

La iglesia Kaleo Ministries, localizada en el este Orlando, se ha convertido en un refugio donde no se hace papeleo burocrático ni hay lista de espera. Solo se indican las reglas del sitio y si las personas sin hogar están de acuerdo, comienzan a vivir allí. El lugar se mantiene limpio y ordenado, mientras en la iglesia se dan servicios y estudios religiosos toda la semana.

“El pastor me ha dicho que necesitan bolsas para dormir, casetas, almohadas y sábanas. También colchones inflables, botellas de agua y carne, porque aquí cocinan para los residentes a diario”, dijo Pecunia, filántropo puertorriqueño que convocó a donar y logró la respuesta de varias organizaciones.

Usted puede ayudar

Si desea entregar donaciones llame al 321-299-2390 o visite la iglesia Kaleo Ministries en 1717 Harrell Road, Orlando.